espectaculos

Sábado, 20 de noviembre de 2010

MUSICA › HOY TOCAN SCOTT HENDERSON, JEFF BERLIN Y DENNIS CHAMBERS, EN EL ND ATENEO

Trío de fusión, virtuosismo y melodía

Aunque nunca grabaron juntos, estos tres iconos conforman un grupo que evita el derroche de velocidad para dar su impronta a Wayne Shorter y Billy Cobham, entre otros.

 Por Santiago Giordano

Jeff Berlin es uno de los precursores del virtuosismo en el bajo y un pionero en el empleo de técnicas como el slap y el tapping; músico sensible y versátil, hace tiempo que sus colegas –Jaco Pastorius y Marcus Miller, por ejemplo– lo reconocieron como “el mejor”. Dennis Chambers es considerado una de las más potentes máquinas de ritmo, sostenida en una técnica sólida sobre la que, de todas maneras, prevalece el instinto feroz de un baterista capaz de moverse en cualquier terreno sin de-sequilibrar la ecuación velocidad-precisión. Scott Henderson es uno de los héroes de la guitarra moderna; intérprete de técnica solvente, en su figura podrían conjugarse la mística del blues, el asombro del jazz y la energía del rock. Con proyectos y proyecciones diversas, los tres ya dieron varias vueltas a los amplios circuitos del jazz rock, del funk, del blues, de la fusión y los etcéteras pertinentes. Todos tocaron con todos y alrededor del mundo cada uno es referencia insustituible de su instrumento para músicos y aspirantes. No grabaron en trío, pero se los puede ver y escuchar en YouTube, en tomas de la gira que el año pasado los llevó por Asia. Este año son parte del Jazz World Circuit Latinoamérica, por lo que será posible verlos y escucharlos ya no a través de la computadora, sino en vivo: esta noche, a las 21 y a las 23, Henderson-Berlin-Chambers tocará en el ND Ateneo (Paraguay 918).

“La verdad es que no sé bien cuándo se formó este trío. Ellos me llamaron”, dice Henderson a Página/12 y enseguida prolonga el tono de broma: “Hacía mucho que Jeff y Dennis planeaban tocar juntos y parece que necesitaban un guitarrista”. El encuentro de tres instrumentistas de grueso calibre técnico y temperamental inevitablemente lleva a pensar en las posibilidades de un derroche de virtuosismo, de hazañas gimnásticas y records de velocidad. Sin embargo, el mismo Henderson advierte que tocan en trío para servir a un repertorio bien conocido, equilibrando gusto por la melodía e improvisación. Páginas de las que Wayne Shorter escribió para Weather Report, como “Mysterious Traveller”, o “Stratus”, de Billy Cobham, serán algunas de las palestras para el despliegue del trío. “No creo que toquemos cosas nuestras –anticipa el guitarrista–, sólo temas de otros compositores que nos gustan y se prestan para un buen desarrollo instrumental.” A partir de ese repertorio conocido arriba y abajo del escenario se establece la complicidad entre músicos y público. “Tocar músicas de otros es también una buena oportunidad para que cada uno pueda agregar su propia voz a esas músicas”, agrega el guitarrista, que además asegura que con este trío no fue difícil lograr las proporciones necesarias entre performance individual y trabajo colectivo.

–¿Siente que más allá de las individualidades el trío logra un sonido personal?

–Suena lo que somos. Cada uno de nosotros tocó diferentes estilos de música y eso se nota en el sonido del trío. Personalmente, me siento muy cómodo cuando puedo escuchar en distintas direcciones y sentir que para los muchachos es fácil ir hacia donde voy, del mismo modo que puedo escuchar hacia dónde se dirigen ellos.

–Habla de diferentes estilos. ¿Qué música escucha un músico de fusión?

–En general, siempre escuché de todo, desde las bandas de sonido de Walt Disney que empecé a reconocer a los 6 años. No soy un purista de los estilos, para nada. La fusión puede ser simplemente la mezcla de dos o más estilos, no mucho más. Con este trío tocamos una fusión entre el jazz, el rock, el blues y el funk. En este contexto son evidentes las influencias. Mi grupo favorito es Weather Report y creo que eso se nota. También admiro a Jimi Hendrix y a muchos más.

–¿Hubo un disco que le cambió la vida?

–Sí, claro, Led Zeppelin II. Ese disco me impulsó a ser músico.

–¿Es posible que tanta música poco consistente que suena en los medios de comunicación masivos haya deteriorado la capacidad de escucha del público en general?

–Siempre hubo música aburrida, imagino que para gente aburrida. Estoy seguro de que mientras haya músicos que hagan cosas de calidad, habrá un público para ellos.

–¿Cree en una música global?

–Creer o no creer en algo tiene que ver con la religión o la política, no con la música. Si yo dijese “creo en el jazz” tal vez estaría reconociendo una especie de poder espiritual en esa música, o en todo caso que podré ganar unos pesos con mi actuación de esta noche. No lo sé, no podría responder a esa pregunta.

Compartir: 

Twitter
 

Henderson conjuga lo mejor del blues, el jazz y el rock.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared