espectaculos

Miércoles, 24 de mayo de 2006

MUSICA › HOY EMPIEZA LA TEMPORADA 2006 DEL CETC

Experimentación y riesgo en el centro de la escena

Infinito nero, de Salvatore Sciarrino, abre la programación de este año, que se realizará en el Margarita Xirgu y que incluye visitas como la del genial compositor Mauricio Kagel.

 Por Diego Fischerman

Maria Maddalena de’Pazzi tenía visiones. Ocho novicias que la rodeaban día y noche escuchaban sus relatos, siempre ambiguos y angustiantes, y los transmitían oralmente. Sobre esos extraños textos, dejados por una mística de comienzos del siglo XVII, el notable compositor Salvatore Sciarrino compuso la obra Infinito nero. “Ella no producía palabras en sí, sino una corriente, un flujo lingüístico”, dice el compositor. “Flujo en el sentido de drenaje, pero también de influencia. La asombrosa historia de Maria Maddalena de’Pazzi, sus dictados en grupo, sus palabras y sus transcripciones poseían algo magníficamente teatral que bien podía configurar el tema de una ópera, una película o un documental. Esta escisión entre la más rápida declamación y el más completo mutismo, sumada a la transición espontánea hacia el silencio, son también características de mi música”, explica. La obra, encargada por el Festival de Witten, en Alemania, donde se estrenó en 1998, abrirá hoy a las 20.30, en el Teatro Margarita Xirgu (Chacabuco 875), la temporada 2006 del Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC). La mudanza de sala, que abarcará toda la programación de este año, se debe a las reformas que se están realizando en la sala del centro, como parte de las obras de restauración del Teatro Colón.

Con nuevas funciones el viernes 26 y el sábado 27, en el mismo horario, y el próximo domingo 28 a las 17, Infinito nero se presentará con dirección musical de Guy Vandromme –que trabajó con el compositor–, puesta de Martín Bauer –con colaboración de Eloy González–, proyecciones de video de Benton Bainbridge, dirección de arte de Minou Maguna e iluminación de Gabriel Caputo. La protagonista será la mezzosoprano belga Mireille Capelle y junto a ella participará un ensamble de músicos argentinos, conformado por Patricia García (flauta), Marcelo Baus (oboe), Federico Landaburu (clarinete), Marta Roca (violín), Mariano Malamud (viola), Martín Devoto (cello), Gabriel Spiller (percusión) y Lucas Urdampilleta (piano). El espectáculo se completará con otras dos obras: ¿Cómo puedo notar la diferencia?, con diseño de sonido de Martín Chikar y versión de Martín Bauer sobre la obra How can I tell the difference (1972/3), de Robert Ashley, y Calme étendue (Spinoza) (1996/7), de Antoine Beuger. La primera de ellas está basada en la grabación de los sonidos reverberantes de los túneles de la bahía de San Francisco y el de una motocicleta que se introduce en uno de ellos, mientras que la segunda se basa en la recolección de los monosílabos que figuran en Etica, de Baruch Spinoza, en el orden en que van apareciendo en ese texto y recitados suave y pausadamente.

La programación del CETC continuará el mes próximo con Monólogos tecnológicos, una propuesta de teatro musical, danza y performance, relacionados con el uso de tecnología, de la que participarán el coreógrafo argentino Carlos Casella, la cantante española Fátima Miranda, el compositor y pianista suizo Jacques Demièrre y el contrabajista y compositor italiano Stefano Scodanibio. Casella, quien trabajará junto al músico Diego Vainer, presentará Rodeo los días 8, 9, 10 y 11 de junio. Diapasón, de Miranda, subirá a escena el 15, 16, 17 y 18 de ese mes; Air comprimé et autres airs, de Demièrre, para piano, globos y dispositivo electrónico, será presentado el 22, 23, 24 y 25, y Oltracuidansa, de Scodanibbio, los días 29 y 30 de junio y 1° y 2 de julio. En ese mes, el CETC tendrá un protagonista absoluto, Mauricio Kagel, uno de los compositores más importantes entre los surgidos en la segunda mitad del siglo XX. Integrante de la Agrupación Nueva Música y maestro interno del Colón en los sesenta, emigró a Colonia, Alemania, donde se convirtió en uno de los referentes de las nuevas vanguardias musicales, junto a Boulez, Stockhausen, Berio, Nono, Ligeti, Takemitsu y Xenakis. Su nombre resulta inevitable cuando se habla de teatro musical y en esta ocasión regresa oficialmente a la Argentina por primera vez desde su partida. En el marco de la conmemoración de su septuagésimo quinto cumpleaños, el CETC programó, además de una clase magistral del compositor, Eine Brise –una obra para más de cien ciclistas que deben realizar acciones musicales desde sus bicicletas–, un concierto con tres obras suyas (Ocho marchas para perder la victoria, 24 de diciembre de 1931 y Kammersymphonie) por el Ensamble Süden y la Compañía Oblicua, dirigidos por Marcelo Delgado, Mare Nostrum –una obra que cuenta la conquista de Europa por una tribu amazónica, que se presentará con puesta del propio Kagel y de la que participará el Ensemble Divertimento, que la estrenó en la Bienal de Venecia– y la versión integral de La Rosa de los Vientos, superpuesta a ocho films de danza encargados a ocho videastas y ocho coreógrafos.

En agosto se estrenará La selva interior, obra de teatro musical encargada al compositor argentino Marcelo Toledo, basada en cartas y cuentos de Horacio Quiroga. La obra cuenta con textos de Martínez Estrada, Noé Jitrik, Enrique Amorin, Abelardo Castillo y textos originales de María Negroni, María Rosa Pfeiffer y el mismo Toledo. La selva interior tiene concepción, música, sonidos electrónicos y diseño sonoro de Marcelo Toledo y la dirección musical será de Santiago Santero. Eterna flotación: Los Monstruito’, proyecto operístico que une al compositor Oscar Edelstein con el escritor Rodolfo Enrique Fogwill, será estrenado en septiembre, y en octubre se presentarán las obras Light Music y Tippeke, del compositor belga Thierry de Mey, en colaboración con el Grame (Centre National de Création Musicale-Lyon, Francia). La primera, con percusión de Jean Geoffoy, es un espectáculo que explora un lenguaje gestual en un punto límite entre la danza y la música a través de las tecnologías emergentes de captación del movimiento, y la segunda es un film de música y danza, con coreografía de Anne Thèrese de Keersmarker. Este programa funcionará como introducción a las Residencias para compositores y coreógrafos que se desarrollan en el CETC desde hace tres años y que se presentarán a partir del 14 de diciembre. Esta vez con coordinación general del compositor José Halac, incluirán a los coreógrafos Anna Veijalainen (Finlandia), Jimena Paz (Argentina-EE.UU.) y Luis Garay (Argentina) y los compositores argentinos Laura Andel, Yamil Burguener y Alejandro Iglesias Rossi.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Kagel regresa después de más de tres décadas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.