espectaculos

Lunes, 17 de diciembre de 2012

MUSICA › JOAQUíN SABINA Y JOAN MANUEL SERRAT CERRARON SU GIRA EN LA CANCHA DE BOCA

Y el Titanic no se hundió

Los cantautores españoles renovaron su pacto de idolatría con el público argentino: 32 canciones –algunas pertenecientes a su último disco y una mayoría de clásicos– aptas para encendedores y diálogos hilarantes entre ambos marcaron el pulso del concierto.

 Por Cristian Vitale

A cielo abierto y espeso, ante una multitud –la cifra oficial cantó 35 mil almas– y con el tacto popular intacto, Serrat y Sabina coronaron anteanoche, en Boca Juniors, la gira cuyo nombre los define en pleno y maduro vuelo: Dos pájaros contraatacan. Fue el supuesto final. Al menos los últimos acordes, emotivos y relajados, de una extensa tournée que empezó el 12 de octubre en el Distrito Federal de México y que, 22 funciones mediante –Guadalajara, Santo Domingo, Bogotá, Medellín, Lima y Viña del Mar, entre otras varias plazas del continente–, acabó por cumplir el objetivo en ese espacio que los vio explotar, cerca del Riachuelo, cuando el dúo empezó a transformarse en uno de los fenómenos populares más importantes de la canción de autor, allá por el 2007. Sombrero y ambo negro a corbata desatada para Serrat, look similar para Sabina, 32 canciones aptas para encendedores –algunas del reciente disco La orquesta del Titanic–, diálogos irónicos e hilarantes entre ambos y el recuerdo fresco de aquellos 18

Luna Park repletos que ocurrieron en marzo, concentran la data gruesa de un concierto que duró tres horas, varios corazones y un par de lágrimas anónimas.

Data gruesa cuyo despligue central, claro, se manifestó a través de un repertorio que estos viejos y mañeros pájaros tienen atado. Esa juntura entre voces de lija y terciopelo, entre dulzura y picardía, que comenzó con un presagio de buen augurio partido en dos (“Ocupen su localidad”/ “Hoy puede ser un gran día”) y devino en su concreción a través de un mix entre canciones –casi– de estreno y viejos clásicos infaltables. Entre las primeras, un recorte que recorrió casi la mitad de las piezas que componen el último disco (“Acuerdate de mí”, “La orquesta del Titanic”, “Cuenta conmigo”, “Martínez”, “Hoy por ti, mañana por mí”), y entre las segundas, aquellos clásicos intocables. “Algo personal”, por caso; o la tríada “Y sin embargo”-“Eclipse de mar”-“19 días y 500 noches”, largamente festejada por un público que transformó la cancha de Boca prácticamente en un karaoke. Los cantautores, cuya experiencia, oficio y memoria hacen olvidar –casi– los tonos a los que ya no llega Serrat o las notas que desafina su copiloto, también recrearon “Mediterráneo”, “Pueblo blanco”, “Tu nombre me sabe a yerba”, “Para la libertad”, “Cantares”, “Esos locos bajitos”, “Con la frente marchita” y “Aquellas pequeñas cosas”, entre ellos, y dedicaron especialmente dos temas: “Por el boulevard de los sueños rotos”, a esa gran referente de la música latinoamericana vista desde México que fue Chavela Vargas y “Brindis con Champagne”, tema que ambos dedicaron a diversas figuras de la cultura popular argentina que ya no están: Caloi, Roberto Fontanarrosa, el “petiso” Guinzburg, Juan Alberto Badía y Castelo. La complicidad que Serrat y Sabina suelen transladar a un público que los admira casi al punto de idolatrarlos, no sólo está relacionada con canciones largamente instaladas en el imaginario. También pasa por palabras, chistes y diálogos internos. Por situaciones presentes en tiempo y espacio, como el show de Mado-nna en River, por caso. Fue Sabina quien le cayó duro a la diva imbiricándola en una referencia a la Bombonera: “Tal vez éste es el lugar donde mi primo y yo preferimos cantar. Tal vez por eso quisimos que éste sea el lugar para hacer el último show de esta gira. Es algo melancólico y no queremos que se acabe. Muchas gracias por estar aquí y haber dejado a Mado-nna” para luego repetir, no sin sarcasmo, “Esto Madonna no lo sabe”, ante el inicio de algunas canciones. También hubo conversaciones del mismo tono, pero políticas. Ambos, en tal sentido, no esquivaron referirise a la candente cuestión de la ley de medios en Argentina. Antes de encarar “Algo personal”, Serrat le preguntó a su alter ego si la constitucionalidad de la ley lo afectaba en algo, y siguió: “¿Estás más cerca de Canal 13 o de 6,7,8?”, a lo que Sabina contestó: “Ni que sí ni que no... se me ocurre que si Clarín dice que hay dos cojonudos haciendo un concierto entonces no miente”, contestó entre risas e ironía, y motivó una devolución simpática, por parte del catalán. “Estos son sus principios, si no les gustan, tienen otros”, lanzó Serrat, recordando al gran Groucho Marx.

7-Sabina-Serrat

Artista: Sabina / Serrat.

Estadio: Boca Juniors.

Duración: 3 horas.

Público: 35 mil personas.

Compartir: 

Twitter
 

Durante tres horas, Serrat y Sabina volvieron a cautivar a sus fans.
Imagen: Dafne Gentinetta
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.