espectaculos

Sábado, 26 de enero de 2013

MUSICA › HOMENAJE A HAMLET LIMA QUINTANA, EN EL MARCO DEL COSQUIN CULTURAL

Un títere para contar mil historias

En manos de Mariano Lima Quintana (hijo de Hamlet), el muñeco Don Ventura echa a volar las palabras del poeta. El espectáculo forma parte de las actividades “satélite” de lo que sucede en la Próspero Molina, que hoy y mañana cierra su edición 2013.

 Por Cristian Vitale

Desde Cosquín

Se abre una maleta y un pequeño retablo se despliega hacia afuera. Sentado, y con un bandoneón entre manos, aparece el personaje que dará vida a la vida de Hamlet Lima Quintana, el poeta. Una marioneta que se llama Don Ventura y que cobra palabras y movimientos a través de su constructor: Mariano Lima, escritor, titiritero, hijo de Hamlet. “Construí todo esto buscando objetos perdidos en las calles”, dice él, e informa: la columna vertebral del muñeco es del tubo de una aspiradora, el pelo es una barba de Papá Noel que encontró hurgando en la basura; el traje es de su hijo cuando era chico; el bandoneón, una concertina pequeña; y la partitura es –nada menos– que la de “Zamba para no morir”. Me creé mi propio trono para recordar el sitio donde nací, y así me defendí”, sigue él, que se fue del país hace 35 años, pero nunca olvidó su tierra. Ventura –un contador de historias– dirá cosas que piensa Lima hijo a través de cinco monólogos cortos, entrelazados con poemas de Hamlet, que recita la actriz Michelle Bonnefoux. Ambos hablarán de las torcazas, gorriones y golondrinas que poblaron las poesías del Hamlet campero (“El octavo pájaro” o “Informe de los pájaros”, por nombrar dos bien explícitas). Recreará al vate, en suma, desde un retablo melancólico y ensoñado. “Cuando vino Silvia Majul, la curadora de la muestra, a la casa de mi padre a buscar fotos y esas cosas, yo había escrito un texto cortito, a ella le gustó, y le dije ‘si querés, lo puede decir Ventura’, pero me pareció corto y me pregunté qué constante tenía mi padre en su poesía y, claro, eran los pájaros, entonces empecé a escribir textos con el Hamlet de campo, el Hamlet de Saladillo, el hombre de la llanura”, cuenta Lima hijo sobre una puesta que se llama, precisamente, Los pájaros de Hamlet. “Así era mi padre, libre y mágico, como su pueblo”, es la suma de Mariano, que transmite a través de su muñeco.

Y se imbrica, en un marco mayor: el Cosquín cultural que además incluye –en un recuadro “reflexivo” y pedagógico del festival– talleres sobre tejido wichí, cerámica, teatro, murga, platería, cuero, y danzas de todas las regiones del país. También exposiciones permanentes sobre pintura, fotografía, escultura y afiches, entre las que se destaca Rompiendo el silencio, muestra sobre los desaparecidos cordobeses. “Los afiches muestran nuestro camino en más de 35 años de lucha, en unidad con los organismos de DD.HH. de Córdoba”, explican sus organizadores, los integrantes de la agrupación de desaparecidos y detenidos políticos de la provincia. En sintonía, el homenaje a Hamlet sigue en la sala 4. Bajo el nombre de Para no morir, y fogoneado por la Dirección de Arte de la Secretaría de Cultura de la Nación –en el programa Yo tengo tantos hermanos– la exposición presenta fotos, dibujos y pinturas del poeta nacido en Morón –muchas inéditas– recopiladas por la Majul, tozuda militante del folklore argento.

“La idea fue rescatar de la forma más completa posible todo su legado, porque él fue un escritor que superó la cuestión ‘poeta musical’”, dice ella a Página/12, mientras indica lo más significativo de la iconografía expuesta: fotos de Hamlet junto a figuras como Silvio Rodríguez, Daniel Viglietti, Oscar Alem, su amigazo Armando Tejada Gómez y Omar Moreno Palacios, entre otros; retratos caricaturescos, frases extraídas de su rico y prolífico mundo poético, una foto de cuando trabajó en Clarín hasta que renunció porque le habían cajoneado su Crónica de un semejante, y la tapa del disco Che, Diario del Regreso, inédita en Argentina, que hizo junto a Oscar Cardozo en música y arreglos y Jairo en voz.

La duodécima edición del Encuentro Nacional de Poetas con la Gente, que también ofreció homenajes a Glauce Baldovin, Romilio Ribero, Ariel Ferraro y Manuel J. Castilla, prosigue hoy en el mismo lugar (Escuela Fiscal, San Martín y Corrientes, a las 20) con la evocación de Juan Carlos Bustriazo Ortiz, mediante una mesa redonda de poetas que integrará al santiagueño Carlos Artayer, al bonaerense Alfredo Luna y a la catamarqueña Hilda Angélica García. Luego, Rafael Amor dará un breve concierto bajo el nombre de Un trovador sin fronteras y, cuando Mariana Carrizo, la Bruja Salguero y Arbolito estén iniciando la octava luna en la Próspero Molina, Lázaro Moreno –payador santiagueño– presentará lo suyo, bajo el nombre de La palabra naciendo. Para mañana, fecha epílogo del Festival y sus actividades satélite, está previsto un homenaje de la abuela Irma Ramacciotti, a cargo de Abuelas de Plaza de Mayo y Familiares de Detenidos Desaparecidos, y Los Dolorenses, grupo de música y poesía de Traslasierra.

Compartir: 

Twitter
 

“La idea fue rescatar de la forma más completa su legado”, dice Silvia Majul, curadora de la muestra Para no morir.
Imagen: Dafne Gentinetta
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.