espectaculos

Domingo, 4 de agosto de 2013

MUSICA › LUCY PATANE, MARINA FAGES Y SU DISCO EL PODER OCULTO

El pulso musical de la época

El dúo publicó su álbum a través de Internet. Y su propuesta artística, atravesada por sonoridades folklóricas no convencionales, se enmarca en una búsqueda experimental. Actuará hoy en Ladran Sancho y próximamente hará una gira autogestiva por Europa.

 Por Sergio Sánchez

“Largar un disco online para que lo escuchen todos suma a morir”, sentencia la multiintrumentista Lucy Patané a Página/12. Su enunciado refleja claramente el pulso de la época. Se refiere, puntualmente, al disco que acaba de publicar a dúo junto a la también inquieta Marina Fages. Se hicieron amigas por el gusto común por el hardcore y punk melódico y pronto se convirtieron en socias creativas en varios proyectos, como la disquería (¡sí, una disquería!) Mercurio. Un bastión de la música independiente que aún apuesta al disco físico. “Los discos que se pueden escuchar online a veces son los que más se venden en Mercurio. Al principio cuesta entenderlo, porque cuando subís un disco pensás en todo el esfuerzo que te costó hacerlo, pero es lindo que todo el mundo pueda escucharlo”, amplía Patané. El poder oculto se llama su primer disco a dúo que liberaron hace algunos meses en http://patanefages.bandcamp.com/album/el-poder-oculto y que presentarán junto a Las Taradas hoy a las 20 en Ladran Sancho (Guardia Vieja 3811). Y, no, no tiene nada de hardcore ni de punk. O, tal vez, conserva cierta actitud punk. Porque se trata de un disco mayormente instrumental –salvo por tres canciones cantadas– con sonoridad folklórica y una búsqueda lúdica y experimental.

Sin embargo, aclaran que no se trata de folklore argentino o latinoamericano. De hecho, no suena así. Pero la instrumentación lleva para ese lado: hay una base fuerte de charangos, bombo legüero, guitarra criolla y pinkullo. Pero también hay banjo y clarinete. “Tomamos un montón de instrumentos y los mezclamos. Obviamente que el instrumento folklórico va a sonar folklórico, pero nuestra manera de tocarlo no lo es”, aclara Fages. Es que ciertamente no abordan ritmos folklóricos, sino ciertos colores y elementos de esa raíz. Patané explica la esencia del disco: “Marina tenía una idea de hacer un EP de sus temas con charango. Entonces se nos ocurrió hacer el disco con dos charangos. La idea era probar nuevas combinaciones. Hay un tema, por ejemplo, con charango y banjo. Y otro con charango y clarinete. Sabemos que no tocamos folklore. Igual, nos resulta interesante cómo pueden recibir estos sonidos en Europa. Habría que ver qué pasa en el norte de Argentina (risas).” Patané alude a la gira europea que emprenderán a partir del próximo martes y que las llevará por Alemania, Dinamarca, Noruega, Inglaterra y Francia. Una gira totalmente autogestiva que armaron a partir de una suma de contactos.

–¿Se podría decir que el disco fue motivado por la gira o ya venían con ganas de grabar algo en dupla?

M. F.: –Es un camino orgánico, porque venimos trabajando juntas en distintos proyectos, como El Tronador, Mercurio y mi disco solista (Madera metal). Se nos ocurrió hacer una gira y estaba bueno tener un material conjunto para llevar. Teníamos temas de cada una y surgieron cosas entre las dos e improvisaciones. También queríamos hacer cosas nuevas, porque en las otras formaciones que tenemos está todo más estructurado.

L. P.: –En todo el disco estuvo el concepto de la experimentación. Estaba claro que no queríamos hacer un disco en formato pop. Nos gusta eso, pero estábamos buscando otro tipo de relato. Aprovechamos toda la casa (N. d. R.: se refiere a la casona antigua de San Telmo en donde vive Fages) como un instrumento a la hora de grabar. Usamos los pasillos y el cuarto de la casa. Y en las canciones aparecen ruidos del ambiente y sonidos hasta de las gatas.

Para la gira, están preparando un repertorio que no sólo incluirá las canciones del disco nuevo, sino también de El Tronador, de Madera metal y hasta versiones personales de “La pomeña” y “Zamba para no morir”. La gira juntas durará un mes y luego Fages hará fechas solista en España y Alemania, donde estará acompañada por el guitarrista Fernando Kabusacki. “Con las fechas que tenemos, por suerte, nos bancamos toda la gira”, se entusiasman. El nombre del disco, El poder oculto, es cuanto menos llamativo. En la tapa, sorprende una foto de sus madres en una suerte de picnic otoñal. ¿Qué quiere decir todo eso? “El poder oculto tiene un poco que ver con la familia –revela Fages–. En nuestras casas se escuchaba mucha música. Y, por otro lado, la formación de todas las personas tiene que ver con su historia, con generaciones pasadas. También hay un concepto que nos interesa y que es la siesta. De hecho, hicimos un ciclo para financiar el disco que se llamó Siestas Botánicas. Hay poderes que desarrollamos durmiendo. A veces te despertás y de la nada surge una canción completa. Creo que hay otro nivel de trabajo en el inconsciente y ése es “el poder oculto”. En realidad, en lo invisible se construyen cosas increíbles y el lenguaje del arte tiene que ver con eso.”

Compartir: 

Twitter
 

Patané y Fages son amigas y socias: comparten una disquería y un disco.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.