espectaculos

Jueves, 22 de agosto de 2013

MUSICA › ONDA VAGA TUVO SU NOCHE CONSAGRATORIA EN UN LUNA PARK LLENO Y FERVOROSO

Esas voces que dan ganas de cantar

Con instrumentistas que agregaron matices a la propuesta e invitados de peso como Fito Páez, Palo Pandolfo y Adrián Dárgelos, el grupo no sólo mostró las canciones de su nuevo disco Magma elemental: la noche sirvió como repaso de todos estos años de canciones.

 Por Sergio Sánchez

De Cabo Polonio al Luna Park. El primer alunizaje de Onda Vaga tuvo un gustito a sueño cumplido, a consagración. “No queremos despertar de este sueño”, repitieron a lo largo de toda la noche. Es que el camino ascendente de Onda Vaga se logró a fuerza de canciones y sin el respaldo de grandes sellos discográficos. A lo largo de siete años, entendieron que la autogestión era una vía posible. Aunque la cantidad no siempre se traduce en honestidad artística, éste no fue el caso: miles de personas dieron su apoyo a una propuesta que trajo aires desprejuiciados a ese vasto movimiento que llaman rock argentino o bien música popular argentina. Las etiquetas no son lo fundamental. La banda que se formó en playas uruguayas y que pasó de tocar para un puñado de personas en el Nacional de San Telmo a llenar repetidas veces el patio del Konex tuvo el martes, sin duda, su concierto más importante. La presentación de Magma elemental (2013), su tercer disco, fue la excusa para repasar su repertorio y compartir escena con compañeros de ruta como Pablo Dacal y Alfonso Barbieri, y referentes como Fito Páez, Palo Pandolfo y Adrián Dárgelos.

¿Cómo trasladar el espíritu de fogón a un estadio multitudinario? Para conservar la instrumentación acústica no sólo hubo que amplificar sino que fue necesario sumar músicos. Además de los ya casi estables Alvy Singer (bajo) y Faca Flores (percusión), aportaron lo suyo Santiago Castellani (tuba), y Hernán Tonelli y Juan Suárez en trompetas. Y, en varios pasajes, Las Guitarras del Tiempo: Nicolás Pascuzzo y Julio Sleiman. De esa forma, su particular combinación de rumba, reggae, cumbia, rock, salsa, flamenco, bossa, candombe y cuanto ritmo festivo sea necesario se activó al servicio de la celebración. La primera en sonar fue “Tararalí”, canción pegadiza con aires de hit. Debajo, un público predominantemente joven bailó, cantó y hasta se animó al pogo. Claro, las más festejadas fueron las del primer disco, Fuerte y caliente (2008), que ya son clásicos para sus seguidores: “Mambeado” (o “Cántale”), “Ir al baile”, “Como que no” de El Príncipe (con Alfonso Barbieri y su acordeón como invitado), “Parque”, “Sequía de amor”, “Rayada”, “Va al Oeste”, entre otras.

“La ronda”, una canción nueva, que contó con Pablo Dacal como invitado, pareció definir la esencia de la banda. “Estás en la ronda, ella es la madre de todos / La que nos va a encontrar / Como una llama, funde tu voz en el coro / Para dejarnos ver la unidad”, cantaron arriba y abajo. Eso sí: la ronda es cada vez más grande y menos íntima. Pero ése no fue el único momento convidado con amigos. Un enérgico Palo Pandolfo sumó su inconfundible voz en “Me pega fuerte” y Julián “Cuca” Srabstein hizo lo propio en “Forma de mujer”. Pero la algarabía aumentó cuando apareció Adrián Dárgelos y sedujo –sobre todo a las pibas– con sus movimientos de cadera. El líder de Babasónicos cantó junto a los “vagos” “El fantasma”, como en el nuevo disco, y se apropió de “Lolita”. Sin embargo, quedaba un invitado más. Fito Páez, quien se alegró por “el crecimiento de los chicos”, irrumpió sorpresivamente en el escenario para cantar en “Gilda” y hacer una versión colectiva y guitarrera de “Sasha, Sissí y el círculo de baba”. “Fito es como un padrino”, dijo luego Nacho Rodríguez.

Onda Vaga se dio a conocer con una propuesta descontracturada y horizontal: todos cantan, todos tocan, todos componen. Y, a simple vista, no parece haber líderes. Si bien la popularidad de la banda tuvo algo de casual y espontáneo, supieron madurar sus canciones y profesionalizarse como músicos. De hecho, Magma elemental es un disco con composiciones más elaboradas y arregladas. El mes que viene planean presentarlo en una gira por Japón, Marruecos y España, entre otros países. Ahora están subidos a las tablas del Luna y la lista de temas ya alcanza los 33. Ya estalló “Mambeado” y es el momento de los bises. Entonces suenan “Vaguisenial”, “Te quiero”, “A la mierda” y “El experimento”. El reloj marca las 23.40 y el último tema se estira como si no quisieran que el show terminara. No es el fin. Es el comienzo de otra etapa.

8-ONDA VAGA

Músicos: Nacho Rodríguez (cuatro venezolano), Marcelo Blanco (trompeta), Marcos Orellana (cajón peruano), Tomás Gaggero (guitarra) y Germán Cohen (trombón).

Público: 5500 personas.

Duración: 150 minutos.

Estadio Luna Park, martes 20.

Compartir: 

Twitter
 

“No queremos despertar de este sueño”, repitieron los “vagos” a lo largo de toda la noche.
Imagen: Joaquin Salguero
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared