espectaculos

Domingo, 21 de septiembre de 2014

MUSICA › NOA ACTUO EN LA ARGENTINA COMO INVITADA DEL ESPAÑOL, A QUIEN CONOCIO EN ISRAEL

Mucho más que la telonera de Sabina

La música de esta cantante, compositora y percusionista israelí de 45 años pisa fuerte en su país, Italia y España. “Me gustan mucho los idiomas y las culturas. No soy una artista genérica, no se me puede poner una etiqueta”, afirma.

 Por Sergio Sánchez

Noa cuenta que a los 4 años ya se pasaba todo el día cantando. Al parecer, no le resultó muy difícil decidir qué rumbo iba a tomar su vida. “Yo no elegí la música, la música me eligió a mí”, dice ella, con una sonrisa de oreja a oreja. Noa, cuyo verdadero nombre es Ajinoam Nini, nació en Tel Aviv, Israel, hace 45 años, pero cuando apenas tenía un año sus padres emigraron a Estados Unidos. “Me crié en Nueva York, hablando inglés y escuchando música norteamericana; pero también música israelí que escuchaban mis padres y música yemení de mis abuelos”, recuerda Noa. Sin embargo, a los 17 años regresó a su país de origen y se metió de lleno a estudiar jazz y música contemporánea. Aunque no es muy conocida en la Argentina, su música pisa fuerte en Israel, Italia y España. La cantante, compositora y percusionista estuvo de visita en nuestro país para acompañar a Joaquín Sabina en los dos primeros conciertos de la gira “500 noches para una crisis”, que culminará el 20, 21, 23, 24 y 27, en el Luna Park. A ambos los une una gran amistad. En junio pasado, Noa invitó a Sabina a la presentación de su último disco, Love Medicine (2014), que se realizó en Tel Aviv. Y el español devolvió la gentileza.

“Con Joaquín nos conocimos en Israel cuando vino con Serrat, hace dos años –cuenta Noa–. No había tenido acceso a su música hasta entonces. Cuando vino, hubo química entre nosotros y por eso le escribí una canción. Mi amistad con Sabina es un gran regalo que me dio la vida. Lo admiro no sólo como artista, sino porque es una combinación de un intelectual increíble, un gran poeta y un artista en todos los sentidos. Es además una persona muy generosa y eso es algo que no hay que dar por sentado.” En el último disco de Noa, grabaron juntos una bella canción llamada “You-tú”, que se pudo escuchar en el Luna Park. Al igual que sus discos anteriores, la música israelí tiende un puente con el jazz, el rock y el pop. “Mi música se dio de modo natural. Me gustan mucho los idiomas y las culturas. No soy una artista genérica, no se me puede poner una etiqueta”, resalta ella. Además de su faceta artística, Noa es una activa militante en pos de la paz entre Palestina e Israel.

–¿La música puede ser un puente de diálogo para resolver los conflictos?

–Sí, la música puede ayudar, pero no puede cambiar el mundo por sí misma. La música tiene el poder de elevarse por arriba de la vida mundana, como un pájaro se eleva en el cielo y ve el paisaje más hermoso, y no ve los colores, las razas y las fronteras. La música puede darle una perspectiva diferente a la gente. El mundo de hoy es extremadamente combustible y me parece que todos los que quieren la paz en el mundo tienen que asumir esa responsabilidad. La gente está adormecida, focalizada en sus compras, en su celular y en el fitness para “estar bien”. Pero la tragedia le puede tocar a la puerta cualquier día. Es una sociedad global y todos nos vemos afectados. Especialmente la gente que tiene algún tipo de poder tiene que hacer algo. La música puede ayudar, pero también tienen que estar la diplomacia, las políticas, la comunidad financiera. Todos tenemos que contribuir para llevar al mundo a otro lugar.

–¿Ve una solución pacífica entre Palestina e Israel?

–Sí. Creo que la única solución posible es la de los dos estados: Israel y Palestina, como dos estados libres e independientes que coexisten. No hay otra solución para la región, porque todas las otras soluciones condenan a una guerra eterna. ¿Cuándo? No lo sé, pero creo que es la única opción. Mucha gente se olvida de que el conflicto israelí-palestino no es el mayor conflicto en el mundo actualmente. Me parece que hay que abrir un poco el lente, mirar el contexto global y entender que no estamos solos en el vacío. Incluso si estuviéramos en el vacío, aislados, podríamos resolver nuestros conflictos más rápidamente. Pero estamos inmersos en una red de fuerzas que nos llevan a un lado y a otro, y que ni siquiera están interesadas en la paz entre Israel y Palestina.

Compartir: 

Twitter
 

“La música puede ayudar, pero no puede cambiar el mundo por sí misma”, afirma Noa.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared