espectaculos

Miércoles, 15 de octubre de 2014

MUSICA › ENTREVISTA A DANA COLLEY, SAXOFONISTA DE VAPORS OF MORPHINE

“Esta banda es como una continuación”

El trío, del que forman parte los dos sobrevivientes de Morphine, se presentará mañana en el ND Teatro. Junto a Jeremy Lyons, llevan varios años reinterpretando las canciones que tocaban con el fallecido Mark Sandman, pero también crean material nuevo.

 Por María Zentner

Durante su primera visita a la Argentina con Morphine, en junio de 1997, Dana Colley, saxofonista y uno de los fundadores de la banda, comió orejas de cerdo. Salía muerto de hambre del show, entró en un restaurante y, como no sabía castellano y no entendía la carta, simplemente señaló algo con el dedo en el menú. Ese algo eran orejas de cerdo. El músico recuerda la anécdota y se ríe del otro lado del teléfono: “Afortunadamente, con el tiempo fui aprendiendo a ordenar, y la comida en las giras fue mejorando”, asegura. Afortunadamente, sí, porque se prepara para emprender el camino nuevamente. Un camino que lo traerá al país para tocar, este jueves, en el ND Teatro (Paraguay 918). Esta vez con Vapors of Morphine, formación que se completa con Jerome Dupree, el baterista original de Morphine, y Jeremy Lyons en guitarra slide y bajo de dos cuerdas, con la difícil tarea de ocupar el lugar de Mark Sandman.

Difícil pero ya incorporada, porque los músicos tocan juntos desde 2009, cuando los miembros sobrevivientes de Morphine convocaron a Lyons para un concierto homenaje por el décimo aniversario de la muerte de Sandman (quien falleció durante un show en Palestrina, Italia). Desde ese momento, siguieron tocando juntos. Temas de Morphine, claro, pero pasados por un nuevo prisma, reinterpretados, reinventados. La ausencia de Sandman manifiesta como una presencia en la música: “Somos músicos. Es lo que sabemos, queremos y tenemos que hacer. Venimos del mismo lugar que Mark, de las mismas visiones, de lo que hicimos siempre. Supongo que es parte de crecer, tratar de lograr expresar un mensaje de una manera relevante a pesar de la pérdida”, aclara Colley.

–El proyecto actual primero se llamó Members of Morphine and Jeremy Lyons, después Ever Expanding Elastic Waste Band y ahora Vapors of Morphine. ¿Por qué Vapors?

–La realidad es que nosotros no buscamos el nombre: él nos encontró a nosotros. Habíamos estado oscilando entre varios y éste empezó como un chiste. Un amigo dijo en broma que iba a ver a Vapors of Morphine y cuando lo oímos nos pareció perfecto. Lo cambiamos esa misma noche.

–Ustedes aseguraron que Morphine murió con Mark Sandman y que este proyecto es un tributo a la banda. ¿Qué se siente formar parte del propio tributo?

–Bueno, yo no lo veo necesariamente de esa manera. Es más como una continuación. Diría que son reinterpretaciones de las canciones que hicimos con Mark, pasadas por un nuevo filtro. Como cualquier otra banda que se te ocurra, como Count Basie, que ha tocado música de artistas perdidos para que su música continuara. Hacer honor a un legado: el de alguien que cantó o tocó música, compartir su visión.

–La improvisación es una parte muy importante de su trabajo. ¿Es posible entrenarla?

–Claro. Uno puede prepararse, abrirse a ella. Cuanto más sea uno capaz de abrirse, de aceptar lo desconocido, mejor va a poder manejarse en situaciones que requieren improvisación. Es como lo que estamos haciendo nosotros: una conversación. Uno pregunta y el otro responde. Cada pregunta y cada respuesta se va elaborando a medida que charlamos, espontáneamente.

–¿Y ese diálogo funciona de la misma manera si se trata del escenario, una sala de ensayo o el estudio de grabación?

–Cambia sutilmente dependiendo de la situación, porque si uno está en el estudio, por ejemplo, el foco va a ser diferente. Uno va a estar atento a ciertas cosas como cuál es el objetivo de esa grabación. Cambia la dinámica en cada ambiente. Pero, así y todo, la idea es siempre estar accesible y abierto a lo desconocido, aun en una sesión de grabación. Lo importante es reconocer, detectar cuando surge un momento espontáneo valioso. Tal vez no sea lo que se había planeado y no por eso hay que borrarlo; puede llegar a ser mejor que la idea original o más especial, por su espontaneidad.

–La canción “Different”, del álbum The Ever Expanding Elastic Waste Band, puede leerse como una declaración de intenciones o como una despedida, tanto musical como líricamente. ¿Tiene esto algo que ver con la idea de avanzar fuera del estilo de Morphine?

–Eso sugeriría que tenemos un plan maestro, lo cual definitivamente no es el caso. Tocamos juntos varias canciones que disfrutamos, para toda la gente que sea posible. Somos muy afortunados de tener esta oportunidad de hacer lo que queremos hacer y de que, por ejemplo, vos estés llamando y haciéndome esta pregunta. Nadie sabe qué va a pasar en el futuro.

–¿Tienen pensado editar un álbum con canciones nuevas?

–Tenemos varias grabaciones que venimos haciendo estos últimos años. El último CD tiene un par de años, así que sí, nos gustaría lanzar algo pronto.

–¿Como Vapors of Morphine o bajo un nuevo nombre?

–(Se ríe) Nunca se sabe.

Compartir: 

Twitter
 

“Tratamos de expresar un mensaje a pesar de la pérdida”, dicen los Vapors of Morphine.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.