espectaculos

Sábado, 6 de diciembre de 2014

MUSICA › BUENOS AIRES EN CANCIONES LE PONE MUSICA A BEATRIZ FERRO

Poesías que dan ganas de cantar

El músico y compositor Sergio García musicalizó poemas de la escritora emblemática de la literatura infantil argentina, que serán presentados por Violeta Hemsy de Gainza. El concierto será hoy a las 17 en el Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional.

 Por Karina Micheletto

Poesía vuelta canción, música y letra sin fronteras de edades para sus destinatarios. Un homenaje a una escritora emblemática de la literatura infantil argentina, Beatriz Ferro. También, la oportunidad de escuchar a un destacado quinteto de sólidos músicos, con varios invitados, interpretando músicas y arreglos originales sobre la obra de la homenajeada. De todo esto se trata Buenos Aires en canciones, el espectáculo en el que el compositor, cantante, guitarrista y pianista Sergio García le pone música y voz a los textos de Beatriz Ferro y en el que la pianista y pedagoga musical Violeta Hemsy de Gainza –quien fuera amiga cercana de la escritora– le pondrá palabras a la introducción. El concierto tendrá lugar hoy a las 17 en el Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional, Agüero 2502, con entrada gratuita, organizado por la Fundación Letra y Música y con el auspicio de Página/12. Y estará abierto a orejas atentas, sin distinción de edades de sus portadores.

García y Hemsy de Gainza cuentan que fue esta última quien presentó a Ferro a quien luego musicalizaría sus poemas y que entonces la relación de amistad se extendió. La escritora dio su permiso para que sus poemas se volviesen canciones y llegó a escuchar, antes de su muerte, en 2012, conciertos con sus poemas. Escuchó canciones, tangos, milongas, baladas, canciones que esta vez sonarán con un aire rioplatense más marcado por el bandoneón del suizo Alain Ray. Junto a Sergio García, encargado de ponerles voz, guitarra y piano a las letras de Ferro, actuarán también Eugenia Gullace en violín y Emilio Astolfi en viola –ambos integrantes de la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón–, Mariano Leiva en bajo y varios músicos invitados: Lilofee Bittrich, Enrique Garrido, Myriam Blasberg, Agustín y Francisco Leiva, Sandra Rennis y Juan Cordone.

“Parque Chas es como el mar: quien no sepa navegar, no se aventure jamás por Parque Chas”, dice el tanguito que va dedicado a este particular barrio porteño. “Que la brújula te guíe, mejor dicho Dios te ampare, navegante de los mares de Buenos Aires, perderás la ruta, el seso, por laberintos aviesos de asfalto, cemento y cal.” En otro –“Función de gala”–, el Himno Nacional Argentino, con la armonía cambiada, suena de fondo para narrar la historia de Vicente López y Planes, huérfano de Mariquita Sánchez de Thompson y Blas Parera, que deja de ser estatua y pide inútilmente que le franqueen la puerta para asistir a la función de gala del día de la asunción presidencial. Está también la “Milonga de las sillas”, la descripción de un museo vacío, en el que sólo quedan las sillas. O un poema dedicado a un objeto tan específico como “Bolso de vacaciones”. O “La mosca”, pensado para ese ser que orbita insistente. O ese jardín que se empecina en hacer crecer otra cosa, diferente de la plantada, “Mi jardín hizo lo que quiso”. En ese fresco toque de humor, y esa mirada particular del mundo y de los que lo habitan, está el sello de la escritora, editora y creadora de hitos perdurables de la literatura infantil argentina, como aquella colección Cuentos de Polidoro, que en los ’60 dirigió en el Centro Editor.

“Lo primero que me atrajo para musicalizar fue el poema a Parque Chas, enseguida lo imaginé un tango. Después, le cantaba a Beatriz por teléfono cómo iban quedando sus poesías y con el tiempo fuimos trabando una relación de amistad. Iba a su casa a mostrarle lo que iba saliendo, comíamos juntos, y un día le hice un comentario sobre Parque Chas, dando por sentado que ella lo conocía muy bien, por lo que había escrito. ‘¿Te digo algo? No lo conozco’, me dijo ella. Así que otro día la llevé de prepo a dar vueltas por Parque Chas, porque a ella no le gustaba mucho salir de su casa. Fue lindo descubrir el barrio junto a ella”, recuerda el músico, cuya carrera transcurre entre la Argentina y Suiza, donde se formó y donde también muestra algunos temas con letra de Beatriz Ferro, junto a un quinteto de tango. “Encontré mucha musicalidad en los textos de Ferro, y una riqueza muy grande en su poesía, una gran originalidad. Hay cosas que no sé explicar, pero por algún motivo, yo leía esas poesías y me daban ganas de cantarlas. Fue entonces que las hice mías, porque cuando uno canta las palabras de otra persona, las está volviendo propias”, define el músico.

“Estamos haciendo el homenaje a una gran amiga, a una persona muy especial y a un personaje de la cultura”, sintetiza Violeta Hemsy de Gainza el espíritu del evento. “Gracias a que nos reencontramos hace alrededor de veinte años, con este asunto de transformar sus poemas en canciones, surgió también la amistad y el intercambio, y ella ha sido una persona importantísima para mí –cuenta–. Ha sido, además, un gran personaje de la cultura, una pionera total, de esa gente que en tiempos de dictadura salvó al país luchando desde la cultura. Su trabajo junto a Boris Spivacow fue decisivo. Ella era un personaje del Di Tella, se definía como una ‘especialista en ideas’ y su producción, además de ser original, tenía una calidad extraordinaria. Si no trascendió más fue, en parte, por su bajo perfil, y también tal vez porque los editores no supieron reconocerla en su momento. Estoy feliz de saber que aunque ella ya no está, estamos recordándola en este homenaje, que seguramente en algún momento vamos a publicar.”

Compartir: 

Twitter
 

“En algún momento vamos a publicar las canciones de este homenaje”, dicen García y De Gainza.
Imagen: Sandra Cartasso
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.