espectaculos

Viernes, 17 de abril de 2015

MUSICA › EL QUINTETO NEGRO LA BOCA PRESENTA TANGOS LIBERTARIOS

Anarquismo argentino en dos por cuatro

“Tango y anarquía, música para los ideales (...) el canto y el baile como protesta... tangos anarquistas”, prologa Osvaldo Bayer, y marca el terreno. De ahí en más fluye un disco. Empieza por “Patagonia Rebelde”, cuya letra le pertenece a él, naturalmente, y dos voces aguerridas: la aguardentosa de Limón García y la rapera de Malena D’Alessio. Sigue por “Gaucho Facón Grande”, también de la misma pluma pero en la voz más acompasada de Hernán Fernández. Y continúa mediante un puñado de nombres, tangos, operitas, voces, orquestaciones, milongas y letras jugaditas, que encuentra a Bayer con la Orquesta Típica Pedro Láurenz, Pablo Agri, el Raúl “Tinta Brava” Castro y el Quinteto Negro La Boca. “Todo empezó en 2010, cuando le pedí a Bayer una letra sobre Severino Di Giovanni. Por supuesto que, charlas sobre tango y anarquismo de por medio, él se enganchó, y fuimos por más”, enmarca Pablo Bernaba, bandoneonista, compositor y director del QNLB, que no sólo motorizó el flamante Tangos libertarios, sino que lo presentará por tres: hoy y sábado 16 de mayo en el CAFF (Bustamante 764) y el miércoles 29 de abril en el Torquato Tasso (Defensa 1575), con la presencia del mismo Bayer, que hará lo mismo que en el disco: contextualizar cada pieza.

“El disco explora el anarquismo en la Argentina, los albores del movimiento obrero nacional y sus figuras más prominentes. Y fue un arduo trabajo, claro. No fue fácil, porque no nos quedamos con el hecho ‘gestual’ de lo histórico-político, sino que buscamos una realización artística total”, señala el inquebrantable Bernaba, acerca de un aura que alcanza altos clímax musicales en “Las putas de San Julián”, que habla sobre las laburantes sexuales de ese puerto sureño que rechazaron a las huestes del teniente coronel Varela tras los fusilamientos de la Patagonia, impecablemente cantado por Natalí Di Vincenzo y Dema De Mattei, o la maravilla instrumental que la Típica Láurenz, más Bernaba y el violín de Agri le dedican al mismo Bayer. “‘A Osvaldo Bayer’ es un homenaje que escribí junto a Agustín Guerrero pensando en una obra contemporánea que por momentos vira hacia el atonalismo y en el medio tiene un adagio solemne, que contrasta con lo irreverente del resto”, explica Bernaba, y luego va hacia el vals dedicado a las putas: “La idea surgió de un vals, porque era un ritmo que iba a calzar muy bien. Es un tema irreverente, nada solemne, y para eso contamos con la dupla Dema y Natalí, quien en la coda despliega gritos épicos al mejor estilo Janis Joplin”.

La saga de tangos libertarios no se agota en la Patagonia Rebelde. Están las milongas a Severino (una instrumental y otra cantada), una evocación a Simón Radowitzky (el picaresco “Chau Falcón, Gracias Simón”), la murguera “Mano abierta” (junto a la Falta y Resto de Raúl Castro) y “Cara Mía”, el tango “más dulce” del disco, según Bernaba. “Es un homenaje a América Scarfó, que Osvaldo hizo basándose en las cartas de amor de Severino hacia ella. Este tango tiene una estructura de bossa nova pero con ‘marcatos’ típicos del tango”, comenta Bernaba, y vuelve sobre el sentido holístico de la obra: “Tangos libertarios es un disco temático, conceptual, porque el conceptualismo es una herramienta muy poco transitada en el tango... De hecho, hay mucho terreno fértil para explorar en este sentido”, finaliza.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.