espectaculos

Martes, 2 de febrero de 2016

MUSICA › UXIA SENLE Y FRAN PEREZ TRAEN A LA ARGENTINA SUS BALADAS DA GALIZIA IMAXINARIA

Un puente musical para cruzar el océano

No es la primera vez que desembarcan en estas tierras, donde ya han formalizado fértiles contactos que unen la cultura gallega con sonidos de este país. “Hay un espacio emocional, más allá del territorio físico, donde uno puede soñar”, dicen.

 Por Karina Micheletto

Llegan desde Galicia y traen música gallega, pero lo suyo no se ajusta a la tradición que suele sonar puertas afuera como “música de raíz”. La juntada nació aquí en la Argentina, y la conexión local es lo suficientemente fuerte como para que este año hayan sonado también en la tradicional Fiesta del Chamamé. Los cantautores Uxía y Narf presentan ahora en Buenos Aires su proyecto Baladas da Galizia imaxinaria, acompañados por jóvenes artistas con los que compartieron escenarios en Argentina y Galicia: Lucas Caballero y Federico Baldus de Guauchos, Florencia Paz, Casiana Torres y Martín Castro. Después de actuar ayer como invitados de La Bomba de Tiempo, sonarán este jueves a las 21 en La Biblioteca Café (Marcelo T. de Alvear 1155).

Uxía Senle y Fran Pérez, Narf, son dos representantes de la música tradicional de Galicia, pero con marcas muy personales. Ella es toda una madrina para las nuevas figuras que asoman en el panorama de la música gallega. Narf tiene una marca más rockera en su trabajo, y cruces e influencias con músicas y músicos de latitudes tan lejanas como Mozambique. Algo hubo que los llevó a encontrarse en la Argentina, dos años atrás, y a consolidar el encuentro ya de regreso en sus tierras. Eso que tienen en común, dicen ellos con feliz convicción, es en buena parte un alma musical viajera, y por ende aventurera. “Vinimos aquí por primera vez con Atlánticos, un proyecto que presentamos en Mar del Plata y luego en Buenos Aires. Luego esa alma viajera y aventurera nos llevó a quedarnos para hacer algunos conciertos en Chile, Argentina, Uruguay, descubriendo un poco las sonoridades, tratando de establecer conexiones locales con otros músicos”, cuenta Uxía el origen de la juntada. “Hicimos un repertorio buscando unir los temas más emblemáticos de ambos, y ahí descubrimos muchas afinidades. Fran viene más del rock, con influencias bien interesantes como las que maduró con la música africana; yo de la música más tradicional y contemporánea, son caminos diferentes, pero sin embargo descubrimos que conectábamos muy bien y que había una sonoridad común.”

–¿Por dónde pasa esa sonoridad común, y cómo se contruyen esas Baladas da Galizia imaxinaria?

Uxía: –Descubrimos un hilo conductor interesante, que es justamente ese concepto de la Galicia imaginaria: un espacio emocional, más allá del territorio físico, el lugar en que uno puede soñar, compartir con otras personas, aunque no sean gallegos, esa posibilidad de comunicación emocional. Esa posibilidad de conectarnos y emocionarnos con las mismas cosas. Trabajamos ese concepto y las canciones que trajimos tienen mucho que ver con ese territorio. También los poetas que elegimos para versionar: desde García Lorca hasta Manuel Curros Enríquez o Rosalía de Castro, hicimos una nueva versión de un poema de esta poetisa gallega fundamental del siglo XIX.

Narf: –Si bien somos artistas que hemos tomado caminos musicales distintos –y cada uno sigue adelante con esos caminos en sus proyectos personales–, encontramos que tenemos algunos puntos en común, y que esos puntos son relevantes para nosotros. Es cierto que yo me he dedicado más a la música del rock, y curiosamente empecé a hacer viajes a Mozambique y a estar en contacto con músicos africanos desde el rock. De allí conecté con Brasil, y se me abrió todo otro panorama. Y ocurre que Uxía es una gran defensora de la lusofonía, trabaja mucho por ese encuentro. Así que allí conectamos, como también conectamos en esas ansias por viajar y por expandirnos, experimentar, encontrarnos con los otros, que son diferentes. ¡Tanto, que esas ansias hasta nos han traído al festival del chamamé! (risas).

–¿Y cómo fue esa conexión con el chamamé, y con un escenario tan identitario como el de ese festival?

Uxía: –¡Genial! Fue interesantísimo. Ahí descubrimos todo lo que tenemos en común, hay una conexión gallega con el chamamé. A través de ritmos comunes pudimos construir un repertorio que nos acercó al público correntino y a todo el mundo, porque esa fiesta tiene una repercusión enorme. Nos sedujo ese ambiente y esa energía, descubrimos que tenemos muchas cosas en común. Además tuvimos la suerte de contar con una banda maravillosa, de músicos de Corrientes y litoraleños en general, que conocen mucho de los ritmos de su región, como Lucas Monzón, o los chicos de Guauchos. Luego nos fuimos a Formosa a grabar el resultado de toda esta fusión. Fueron días muy interesantes para profundizar y ver hasta dónde podíamos llegar a experimentar.

Narf: –No es casual que hayamos conectado con los Guauchos, artistas formoseños que hacen folklore argentino, pero fusionado con el rock. Al final, queda claro que es mucho más lo que tenemos en común, que lo que nos hace diferentes.

Compartir: 

Twitter
 

Lo del dúo no se ajusta a la tradición que suele sonar puertas afuera como “música de raíz”.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.