espectaculos

Domingo, 22 de mayo de 2016

MUSICA › FERNANDO KABUSACKI HABLA DE THE ELECTRIC GAUCHOS, QUE TOCARAN MAÑANA EN LA USINA

“Queremos lograr un sonido colectivo”

El grupo que lidera el rosarino, que aborda un repertorio ligado con Robert Fripp, se presentará en el marco de un ciclo que tiene a la guitarra como centro. “Intentamos que la gente no se dé cuenta de quién está tocando qué cosa”, afirma.

 Por Cristian Vitale

Estaba Fernando Kabusacki en Tokio cuando lo desorientó un encuentro bizarro. Al enterarse de que era argentino, un japonés le dijo algo que el guitarrista entendió como “you punky”, entonces respondió que más o menos, que sí, que le gustaban los Sex Pistols y los Clash, pero no era lo que se dice “un punk”. Pero el japonés insistió con la pregunta y tardaron unos minutos en entenderse: el hombre hablaba de “yu panqui”, Atahualpa Yupanqui. “Fue muy graciosa la secuencia... Y, de última, no estaba tan pifiado el japonés, porque a veces hacemos una versión de ‘La pura verdad’, de Atahualpa, y tal vez la hagamos si Agustina Cicchetti, que es quien la canta, se recupera. También vamos a tocar ‘El camino de las tropas’, de Carlos Moscardini”, anticipa el guitarrista rosarino acerca de los covers criollos del concierto que dará con uno de sus grupos, The Electric Gauchos, este domingo a las 19 en La Usina (Caffarena 1). El show estará centrado, más allá de tales “versiones excepcionales”, en un acabado repertorio con la impronta de Robert Fripp. Básicamente, a través de las piezas que pueblan Blue Orb, el disco que grabaron en vivo, entre Seattle y Buenos Aires, cuando Los Gauchos Alemanes mutaron en Electric Gauchos, más algunas piezas de Red Road, sexto disco de una serie de nueve que acaba de publicar Steve Ball –otro “gaucho” de la primera hora– en Estados Unidos.

“La idea es rescatar lo que venimos haciendo hace mucho tiempo, más tres temas de The League of Gentleman, un grupo con bases medio disco y ritmos derechos que tenía Fripp, y que terminó siendo la base del formidable Discipline, y otra parte del show la vamos a hacer con el Círculo de Guitarras de Buenos Aires”, introduce Kabusacki, que estuvo una semana grabando los nueve discos de Ball en Nueva York. “Quedó tanto material que al final terminó en la edición de toda esa música improvisada que se fue transformando en algo concreto, y Ball decidió editarla, obviamente de manera independiente, porque ninguna compañía se animaría hoy a publicar un box set así”, cuenta “Kabu” que acaba de llegar de una gira por Japón, y también está tocando en Sumo por Pettinato. “Quiero hacer especial hincapié en los temas de The League of Gentleman, que para mí es una de las mejores bandas de la historia y que poca gente escuchó, porque la mayoría se centra en Crimson o en Fripp solista”, enfatiza él. “Y me resulta una lástima que la gente no pueda conocer ese material. Estamos tratando de difundir una música que está buenísima, como diciendo ‘Che, escuchen esto que es increíble’: ésa es la idea”, insiste Kabusacki en representación del resto de los Gauchos de ahora: Nathy Cabrera en bajo, Fernando Samalea en batería, Horacio Pozzo en guitarra y teclados, y la tríada de guitarras eléctricas que completan Ball y Alex Faide.

–Idea complicada la suya, si se tiene en cuenta la superabundancia de ofertas musicales que circulan por el mundo…

–Totalmente. A veces, cuando tocamos el tema “Dardos”, de Fripp, que es increíble, decimos “Pensar que con sólo una de las partecitas de este tema, hoy un grupo te hace un tema entero”. Sí, hay mucha oferta, y ésta no contempla la música instrumental, porque la gente no le está dando importancia como en otros tiempos.

–¿Continúa su vínculo con Fripp?

–Sí. De hecho, en una semana me voy a Estados Unidos para girar con él por Chicago, Detroit, Miniápolis y Madison, y antes de grabar el box set también estuve tocando con él. Es un vínculo fuerte.

–El enlace de guitarras con Faide, Pozzo y Ball y su afinación “a lo Fripp” son claves, en este sentido.

–Intentamos que haya un sonido similar entre las tres para provocar una densidad en la interrelación entre las guitarras. Que haya tramas, que la gente no se dé cuenta de quién está tocando qué cosa, como si fuera una sola guitarra tocada por tres personas. Buscamos un sonido colectivo, sí.

–Qué en esta oportunidad se ampliará significativamente con las treinta guitarras acústicas del Círculo de Guitarras…

–Ellos tocan desenchufados, porque la sala tiene una acústica buenísima, y nosotros vamos a tocar con ellos en los momentos totalmente acústicos. Después va a haber momentos eléctricos moderados, y momentos bien al palo.

–¿Cuál es la diferencia puntual entre Los Gauchos Alemanes y The Electric Gauchos? Porque acaba de decir que los eléctricos también mutan en acústicos...

–Por un lado, la ausencia de Hernán Núñez, uno de los guitarristas con quien fundamos Los Gauchos Alemanes, y por otro la cosa acústica. Es cierto que los eléctricos también la tenemos, pero le sumamos la batería de Fernando Samalea, que es tremenda, porque tiene mucha influencia de Mahavishnu, Génesis, Crimson, y le da su toque, y por supuesto el bajo.

–Los Gauchos Alemanes “fueron”, entonces.

–No sé. Alguna vez nos juntaremos con Núñez, pero él vive en Alemania y se complica bastante. Igual, no está cerrada la posibilidad.

Compartir: 

Twitter
 

Cabrera, Ball, Pozzo, Samalea, Faide y Kabusacki son los integrantes de The Electric Gauchos.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.