espectaculos

Domingo, 22 de mayo de 2016

CINE › EL 2º NUMERO DE REVISTA DE CINE ENRIQUECE LA MIRADA SOBRE EL SEPTIMO ARTE

La imagen se discute en papel

Un año y medio después del primer número fue editado el opus dos de la revista-libro dirigida por Rafael Filippeli. El eclecticismo de los artículos intenta tomar una fotografía del estado del cine contemporáneo a partir de algunos films y cineastas.

 Por Diego Brodersen

Ernst Lubitsch es desmenuzado por Mariano Llinás y el portugués Pedro Costa es analizado por Hernán Roselli.

Le llevó un año y medio llegar a las bateas desde el lanzamiento del volumen seminal, pero el nuevo número de Revista de cine ya está disponible en librerías selectas desde hace algunas semanas. El opus dos de la revista-libro (128 páginas y lomo) dirigida por el cineasta Rafael Filippeli mantiene el mismo diseño minimalista y un equipo de firmas casi idéntico al del debut, aunque en esta ocasión las imágenes de fenómenos meteorológicos y astronómicos ha sido reemplazada por fotografías de monumentos, calles y edificios de diversas ciudades (el concepto es, en esencia, correrse de la imagen como mera ilustración de los textos). Nuevamente, el eclecticismo de los artículos intenta tomar una fotografía del estado del cine contemporáneo a partir de algunos films y cineastas, tanto actuales como del pasado, y abrir la discusión en un medio –el de la revista de cine en papel– que ha perdido varias batallas contra la guerra de la digitalización. Que muchos de los que escriben en “Revista de cine” sean, al mismo tiempo, cineastas en actividad y/o docentes en diversas carreras ligadas al que hacer cinematográfico (con una mayoría de profesores de la Universidad del Cine - FUC) permite a su vez enriquecer la mirada con aportes diferentes al de la crítica de cine tradicional.

La nota que abre el número, por caso, firmada por los realizadores Rodrigo Moreno y Juan Villegas, problematiza algunas cuestiones ligadas a la idea de puesta en escena y montaje, como el “realismo” o la “objetividad de la mirada”, a partir de algunas anécdotas personales ocurridas en clase. El documentalista y crítico Sergio Wolf, miembro del comité de dirección de la publicación, cree que este nuevo número confirma las intenciones originales: “Es una revista horizontal, donde se debaten todos los artículos y cada uno sabe lo que está escribiendo su compañero. En esta ocasión, decidimos no hacer la mesa redonda que abría el número 1 y dejar que sean las mismas notas las que habiliten un potencial de discusión. No es una revista sobre la contemporaneidad; en todo caso lo contemporáneo son los temas que las notas discuten”. Precisamente, a partir de una película reciente –y muy exitosa–, Relatos salvajes, Beatriz Sarlo intenta un análisis casi sociológico sobre el impacto del film en el público argentino. En “Un cine catártico”, la ensayista afirma que “A diferencia de El clan, donde el personaje principal impide cualquier intento de identificación, y Francella se convierte en lo que nunca fue: una pantalla repelente, en Relatos salvajes todos somos Darín o cualquier otra de las estrellas locales; y, cuando no somos Darín, despreciamos o desconfiamos del personaje con el que, sin duda, no hay identificación posible: es uno de los ‘otros’ (ricos o poderosos), de los que está bien sentirse lejos”.

Unas páginas más adelante, Hernán Roselli (el director del largometraje Mauro), hace un recorrido por la evolución estética del cine del portugués Pedro Costa y se anima a relacionar el estilo de rodaje y montaje de sus últimos films con el de Charles Chaplin en el período mudo, afirmando que Costa recupera su legado “sin necesidad del blanco y negro ni los intertítulos o prescindir del sonido. Lo hace simplemente apropiándose de su epistemología: filma como si estuviera descubriendo la historia del cine”. Ciertos films del pasado les sirven también a Mariano Llinás y, nuevamente, a Moreno, para discutir algunas ideas que resultan clave en el cine contemporáneo. Mientras que el primero desmenuza minuciosamente el estilo del gran realizador alemán Ernst Lubitsch (“El suyo es un cine utópico. Es un cine de subversiones exitosas y de anarquistas triunfantes”, afirma sobre el final) para discutir ideas de guión y puesta en escena, el director de El custodio recorre las películas de Roberto Rossellini que pudieron verse el año pasado, en copias restauradas, en la Sala Lugones, para poner en tensión ideas sobre el documental y la ficción y la relación íntima entre ambos que se establece en cualquier largometraje.

Wolf propone en otro artículo una serie de ideas sobre el concepto de cine político, partiendo de una escena puntual del último largometraje de Nanni Moretti, Mia madre. Sin saberlo, esas líneas entran en conversación con el mencionado texto de Roselli. “Escribí sin saber qué había volcado en su texto Hernán y no estaba previsto que fueran notas complementarias. Pero, justamente, esa es la idea de Revista de cine: dejar que surja un diálogo sobre diversas cosas. En ese sentido, es una revista rara, porque no es una publicación académica pero tampoco de actualidad”, aclara Wolf. “Todo el tiempo se está buscando un diálogo entre nosotros, los que la hacemos, pero también con ciertos ‘afuera’, donde se mezclan el campo de la reflexión y el de la práctica”. Otras notas discurren por temáticas como el cine clásico de Hollywood y los géneros cinematográficos (Nicolás Zukerfeld) o las diferencias entre críticos de fuste como Sarris, Sontag y Kael (David Oubiña), al tiempo que “Recordando Mala Época” recupera el film colectivo argentino estrenado en el Festival de Mar del Plata en 1998. Las plumas extranjeras “invitadas” de este número –buena costumbre iniciada en la primera entrega– son el crítico de arte británico John Berger y el francés Vincent Jacques.

Para el mes de junio, los responsables de “Revista de cine” preparan la primera de una serie de mesas o encuentros de discusión “donde estarán presentes los integrantes de la revista, pero también invitados. Vamos a arrancar con una charla sobre el Bafici, donde estará presente su nuevo director, Javier Porta Fouz. La idea a futuro es realizar un encuentro por mes y correrse de los contenidos de la revista, abrir el juego a otros temas y enriquecer el debate intelectual en general y acerca del estado del cine en particular”.

* Revista de cine puede adquirirse en Librería Hernández, Libros del Pasaje, Prometeo Palermo, Teresa Otero, El mundo del libro y otras librerías de Buenos Aires y el interior del país. Precio: $ 180.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.