espectaculos

Viernes, 4 de mayo de 2012

LITERATURA › NORBERTO GALASSO RECIBIRA EL PREMIO AMIGO DE LAS BIBLIOTECAS POPULARES

“La cultura tiene por destino el pueblo”

El historiador y ensayista, que acaba de presentar el libro Jorge Luis Borges. Un intelectual en el laberinto semicolonial, será distinguido por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares por sus aportes al pensamiento nacional y latinoamericano.

 Por Silvina Friera

El encanto del encuentro ensancha el horizonte de intereses. La escena crea y mantiene vivo el sentido de la empatía: carritos, bolsos, valijas y changuitos, repletos de libros. Como un calidoscopio inagotable que gira, pero nunca repetirá la misma imagen. La Feria del Libro, por séptimo año consecutivo, tendrá como protagonista a una pandilla libresca en movimiento; infatigables hormigas que arrasarán con los stands de los expositores en la recta final de esta 38ª edición. Más de 2000 bibliotecarios de todo el país comprarán durante el fin de semana libros al 50 por ciento de su valor, gracias al “Programa Libro” que impulsa y subsidia la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares). Cada una de las bibliotecas populares recibirá una suma que asciende a los 3800 pesos por cabeza –un 27 por ciento más que en 2011 y 322 por ciento más desde su puesta en marcha, en 2006– para incrementar sus fondos bibliográficos. El historiador y ensayista Norberto Galasso recibirá el premio Amigo de las Bibliotecas Populares por sus aportes al pensamiento nacional y latinoamericano, hoy a las 19 en el Pabellón Rojo, durante un acto en el que participará Angela Signes, presidenta de la Conabip. El cierre estará a cargo de Chango Spasiuk.

Galasso se suma a la galería de amigos de las Bibliotecas Populares junto a Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Bayer, Mercedes Sosa, Adrián Paenza, León Gieco y Alejandro Dolina. El autor de Jorge Luis Borges. Un intelectual en el laberinto semicolonial (Colihue), libro que acaba de presentar en La Rural, dice que esta distinción “es una gratificación muy importante”. “Especialmente porque me la otorga la red de bibliotecas a las cuales acude el ciudadano común para resolver sus problemas. Que de ese mundo venga un reconocimiento me alegra muchísimo. La cultura tiene por destino el pueblo: nace en el pueblo y va al pueblo.” En la casa del historiador y ensayista siempre hubo muchos libros. “Pertenezco a una familia de maestros; mis tíos tenían una biblioteca muy completa, mi papá también”, cuenta. Por las curiosas peripecias de la vida, Galasso necesitó de una biblioteca popular para investigar la vida del general San Martín, antes de que publicara la biografía Seamos libres y lo demás no importa nada. “¡Mirá lo que son las cosas! –se sorprende asaltado por un recuerdo no tan lejano–. Mi actividad más intensa en una biblioteca la viví en la Miguel Cané, de la calle Carlos Calvo, donde Borges fue empleado. En esa biblioteca estaba la correspondencia de San Martín; iba todos los días para leer sus cartas.”

Las frases de Galasso se deslizan por el tobogán de una argumentación de la que emana la voluta de una polémica, un debate que pocos se animan a poner sobre la mesa. “Las bibliotecas populares son fundamentales porque resuelven el problema de los libros. Nosotros tenemos una enseñanza gratuita y laica desde 1884. Pero cuando digo ‘problema’ me refiero a que los libros están bastante caros”, advierte. “Veo a los chicos de Parque Chacabuco, acá cerquita de mi casa, que concurren a las bibliotecas cuando las maestras les dan una tarea vinculada con la lectura de un libro. La enseñanza es gratuita, pero los libros son caros. A mi editor no le va a gustar mucho lo que digo, pero es así. Un libro cuesta 50, 60, 70 pesos, más o menos. Y para muchas familias esa cifra es un obstáculo; por eso las bibliotecas populares son tan importantes.” No es un detalle menor señalar que la Conabip –organismo que depende de la Secretaría de Cultura de la Nación– fue creada en 1870 para apoyar y fomentar el desarrollo de las bibliotecas populares en todo el país.

Los ecos, resonancias y confusiones que circundan lo popular ameritan una reflexión del historiador. “El malentendido lo ha generado el mundo universitario cuando creó la palabra populismo para descalificar lo popular”, plantea Galasso. “La historia de América latina es la historia de los movimientos populares, los movimientos nacionales de liberación, desde la Revolución de Mayo, el yrigoyenismo, el peronismo o el kirchnerismo hoy. Los que quieren la revolución pura, perfecta, total, han desvalorizado lo popular, como si el pueblo fuera un rebaño, como dicen siempre los liberales conservadores; entonces el populismo es la demagogia, el engaño de los líderes. Pero creo que, por el contrario, el populismo es la expresión de los países coloniales o semicoloniales; por eso también se dio en Egipto, en la India, en China.” Confeso y sufrido hincha de San Lorenzo, el historiador está por publicar La compañera Evita (Colihue), una biografía que llegará a las librerías poco antes de los 60 años de la muerte de Eva Perón, el próximo 26 de julio. “Encontré algunos datos interesantes sobre la adolescencia de Evita, como la vinculación que tuvo con el anarquismo de Junín. Ella iba a las reuniones del anarquismo cuando tenía 15 años, lo que revela que cuando conoció a Perón sabía algunas cosas sobre la injusticia social”, anticipa el “Amigo de las Bibliotecas Populares”.

Compartir: 

Twitter
 

Galasso publicará próximamente una biografía de Eva Perón llamada La compañera Evita.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.