espectaculos

Sábado, 3 de mayo de 2008

LITERATURA › EL ESCRITOR ESTADOUNIDENSE TOM WOLFE ESTA EN BUENOS AIRES

“A los escritores talentosos ya no les interesa la novela”

El autor de La hoguera de las vanidades dice que le gustaría escribir para Los Simpson, despotrica contra la ficción y explica por qué, según su criterio, la política en los Estados Unidos nunca se correrá del centro.

 Por Silvina Friera

El dandy americano luce perfecto con su trajecito color crema, casi blanco, ceñido al cuerpo, realzando su extrema delgadez; su camisa azul marino a rayas, su corbata también azul, para cortar tanto blanco que impresiona un poco, pero que no viene nada mal, por cierto, en el lúgubre salón del Faena Hotel, donde el escritor norteamericano recibe a los periodistas en su primera conferencia de prensa. Si la imagen es lo que vale, Tom Wolfe se esfuerza por interpretar el papel de Tom Wolfe. Y lo hace muy bien. Llega una hora más tarde de lo previsto, pero desparrama cordialidad y simpatía para compensar la demora. Se acomoda en un mini trono blanco, detalle del hotel para agasajar a este fanático de los colores claros, de ojos azules, ágiles y pícaros y piel tan tersa –¿se habrá hecho alguna cirugía?– que no parece tener 78 años. El hombre que revolucionó el periodismo en los sesenta y se convirtió en una de las grandes voces de la narrativa norteamericana nunca ha dejado de ser un provocador y un gran ironista. “¿No fueron contratados como extras?”, pregunta no bien saluda a los cinco periodistas que lo esperan. “Estoy encantado de verlos, no tengo ningún anuncio para hacer. La vida es una hoja en blanco”, dice el autor de La hoguera de las vanidades, que hoy se presenta a las 18 en la Feria del Libro y mañana a las 16 en el Malba.

Como si estuviera jugando el juego que mejor sabe jugar, con astucia, Wolfe responde las preguntas oblicuamente, se explaya, cuenta historias, gesticula, cambia el tono de la voz en los diálogos, se va por las ramas de sus anécdotas, regresa y se vuelve a ir. “El gobierno norteamericano es como un tren: hay gente a la izquierda y a la derecha que le está gritando al tren. Pero el tren no tiene opciones, tiene que seguir una vía. No puede ir a la derecha, no puede ir a la izquierda, simplemente sigue adelante”, responde el escritor sobre el panorama electoral en los Estados Unidos. “Cuando a Richard Nixon lo forzaron a renunciar en 1974 no hubo una sola manifestación ni un solo militar que haya emitido palabras al respecto. Yo pensé que algún republicano borracho le iba tirar un ladrillo a una ventana de un salón –bromea Wolfe–. Es por eso que a mí nunca me interesó cubrir la política en Estados Unidos porque es muy aburrida.” El escritor recuerda que cuando estuvo trabajando en Cuba, en 1960, un año después de la asunción de Fidel Castro, había mucha pasión, mucha gente había perdido la vida, se fugaban del país o estaban encarcelados. “Eso era un drama y desde el punto de vista periodístico estamos buscando constantemente el drama”, subraya.

En un tono zumbón sugiere que se necesita mucha creatividad de los periodistas para transformar las elecciones actuales de los Estados Unidos en un drama. “Estos candidatos pueden decir lo que se les antoje, pueden sonar como socialistas, pero aun cuando lo creyeran, el político va a ser nuevamente llevado hacia el centro independientemente de los demás. Y creo que es algo bueno”, afirma, con énfasis, Wolfe. “Nunca me voy a dormir a la noche preocupado por la política en Estados Unidos. El tren va a seguir allí, la próxima elección realmente no importa.” Atizando el fuego de la provocación con sus ideas, su arma preferida, revela que el secreto de la estabilidad en su país es el respeto universal que “tenemos los unos por los otros”. Wolfe hace pausas breves y busca ejemplos, como si estuviera escribiendo una crónica de sus propias respuestas. “El desprecio por un grupo étnico o racial puede existir en el corazón de las personas, pero ya no se expresa públicamente y eso es más valioso que salarios más altos o viviendas mejores. Y el creador de este sentir fue Thomas Jefferson, que organizó una campaña extremadamente deliberada para eliminar todo el simbolismo de la aristocracia.” El autor de Soy Charlotte Simmons y Todo un hombre recuerda una frase de Jefferson: “En este país le asignamos los asientos a la gente por orden de llegada: el primero que llega, es el primero que se sienta”.

Wolfe se ilumina cuando habla de la moda y dice que en las calles de Nueva York no se puede diferenciar por la vestimenta a los ricos de los pobres porque “hoy está de moda entre los ricos vestirse con trapos”. Y pasa a describir la flora y fauna del corazón neoyorquino. “En Park Avenue, con edificios que cuestan entre 5 y 25 millones de dólares, un dueño sale con campera de motoquero, jeans, tal vez hasta alguna zapatilla Puma, y aunque es viejo parecería miembro de una pandilla. A él lo saluda un portero, que está vestido como un coronel del ejército austríaco de 1870 –detalla el escritor–. No sé cómo será acá la cosa, pero a nosotros nos encanta que nuestros sirvientes estén vestidos como personas eminentes del pasado.” Es cómico por el modo de narrar, cierra los ojitos, y repone la escena de un modo tan nítido que pareciera que estuviera transcurriendo ahí, en el salón del Hotel Faena, aunque lo que cuenta pasó en Palo Alto, California. “Se me acercó un señor y me dijo que necesitaba una mesa, y fui al maitre y le dije que la gente estaba apurada y necesitaba conseguir un lugar. Entonces el maitre les dio una mesa y cuando el señor pasó al lado mío me dio 20 dólares de propina.”

–¿Saben qué hice? Me guardé el billete en el bolsillo –dice Wolfe.

Wolfe, se sabe, apareció en dos capítulos de los Simpson. “Fue muy importante que me hayan elegido para hacerlo. Me gusta mucho los Simpson, es el único show que miro regularmente”, confiesa. “Muchos de los mejores escritores de la universidad hoy en día quieren escribir para la televisión. Mi número uno en la lista es escribir para los Simpson.” Cuando estaba preparando la novela Soy Charlotte Wolfe le preguntó al director de una revista qué ambicionaba hacer después de Harvard, y él le dijo que quería escribir para la televisión. “¿No te das cuenta de que nunca vas a llegar a ser famoso? Decime el nombre de una persona que escriba para televisión, uno solo. Bueno... si esta persona realmente puede satisfacer su ambición de esta manera, tal vez el mundo después de todo sea un mejor lugar. Pero yo nunca lo podría hacer”, admite el escritor. Pero piensa unos segundos y agrega: “Tal vez sea bueno escribir para televisión”.

Wolfe reincide en su cruzada contra la ficción. “La novela ya no le interesa a los jóvenes escritores talentosos. La novela, salvo en casos excepcionales, va a terminar como la poesía épica, viviendo en la cima de un pico cubierto de hielo, de manera que va a resultar mucho más fácil alabarla que visitarla”, plantea. “En los Estados Unidos los jóvenes escritores por lo general son graduados de los llamados programas de escritura creativa, y estos programas son como aguas estancadas donde se crían los mosquitos, y estos mosquitos vienen de Francia y tienen nombres como realismo mágico, fabulismo, minimalismo, deconstructivismo... Están de moda dentro de la academia y círculos universitarios, pero el público en términos generales no está interesado de la manera en que estuvieron interesados en Hemingway o Steinbeck”, cuestiona el escritor.

“Cuando era joven pensaba que para la creación se necesitaba un 95 por ciento talento y 5 por ciento de material. Ahora creo que es 75 por ciento de contenido y el 25 por ciento de talento. Es una lástima que los jóvenes escritores no vean esto”, opina. “¿Acá Paris Hilton es conocida? No creo que haya un solo escritor de ficción que hubiera podido soñar que a esta joven mujer le ofrecieron 10 millones de dólares para un show en televisión porque la atraparon en la película pornográfica. Y así es la vida”, señala. “La ficción tiene que ser plausible, ninguna otra cosa en el mundo tiene que ser plausible. No vivimos en un mundo plausible.” El tiempo se acaba. Wolfe, agudo, demoledor, contradictorio, no quiere llegar tarde a la función de María de Buenos Aires, en el teatro Cervantes, quiere escuchar la música de su admirado Astor Piazzolla, “el mayor compositor del siglo XXI”.

Compartir: 

Twitter
 

A los 78 años, Tom Wolfe sigue siendo un dandy. Hoy se presentará en la Feria y mañana en el Malba.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.