espectaculos

Domingo, 24 de julio de 2011

CINE › WOODY ALLEN FILMA EN ROMA SU NUEVA PELICULA, BOP DECAMERON

De la Gran Manzana a la Ciudad Eterna

Poco trascendió del guión hasta ahora, aunque se sabe que se trata de una comedia romántica inspirada en Boccaccio y con un elenco internacional encabezado por Penélope Cruz, Jesse Eisenberg y Alec Baldwin, acompañados por un rosario de intérpretes italianos, entre quienes están Roberto Benigni y Ornella Muti. El propio Woody también se reservó un personaje.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Después de Londres, París y Barcelona, Woody Allen ha decidido ambientar su nueva película en los magníficos escenarios de la Ciudad Eterna, donde comenzó a filmar hace pocos días. Todo parece indicar que Bop Decameron, según el nombre de la película, serán varias historias de amor que tendrán como protagonistas a algunos actores anglosajones e italianos, además de una española. La película será filmada originalmente en inglés y en italiano.

La española Penélope Cruz, que ya protagonizó Vicky, Cristina, Barcelona bajo la dirección de Woody Allen, llegó a Roma hace poco más de una semana, acompañada de su marido, el actor español Javier Bardem. Junto a ella trabajarán actores italianos como Riccardo Scamarcio –el super divo que ha enamorado a las jovencitas de media Italia y protagonista de Mio fratello e... un figlio unico–, Roberto Benigni (La vida es bella) y Ornella Muti (I nuovi mostri), además de los estadounidenses Alec Baldwin (Los infiltrados) y Jesse Eisenberg (Red social) y la canadiense Ellen Page, distinguida con el Golden Globe de la prensa estadounidense por su rol en La joven vida de Juno.

Poco se conoce del guión hasta ahora aunque se sabe que se trata de una comedia romántica inspirada en El Decamerón, de Giovanni Boccaccio, un clásico de la literatura italiana ambientado en el siglo XIV. Este libro habla de 100 cuentos de amor relatados en diez días por siete mujeres y tres hombres jóvenes que se reúnen en una gruta en las colinas fuera de Florencia, para escapar de la epidemia de peste. La versión de Allen, claro, está adaptada a los tiempos que corren y costará unos 25 millones de dólares. El propio director protagonizará uno de estos roles (cosa que no había hecho desde que filmó Scoop en 2006), interpretando a un marido que con su esposa viaja a Roma para conocer la familia del joven italiano con quien la hija de ambos se está por casar.

El elenco de actores italianos es más bien abultado. Además de Scamarcio, Benigni y Muti, han sido incluidos otros actores menos conocidos en el plano internacional pero de gran prestigio en Italia, como Antonio Albanese, Isabella Ferrari, Sergio Rubini, Vinicio Marchioni, Massimo Ghini y Rocco Papaleo. “Me gustan todos –comentó Allen sobre los actores italianos–. Cuando los vi en los videos que me mandaron a Nueva York, me encantaron.” Y agregó sobre el director y actor cómico Roberto Benigni, premiado con el Oscar por su película La vita e’ bella: “No podía hacer un filme en Italia sin Roberto Benigni”.

La que aparentemente quedó afuera del cast en cambio fue Ruby Rubacuori, la joven marroquí que se ha hecho famosa por el escándalo y el proceso en el que está implicado el primer ministro italiano Silvio Berlusconi. Il Cavaliere está acusado en ese juicio de incitación a la prostitución de menores y de abuso de poder, por haber pagado supuestamente una prestación sexual de Ruby cuando era menor de edad y haber hecho presión sobre una comisaría para que ella fuera liberada luego de haber sido arrestada por un presunto robo.

Entrevistado por periodistas en el Festival de Cannes, Woody Allen dijo no conocer a la joven Ruby pero haber escuchado hablar de ella y no descartó que pudiera ser una buena actriz. Acto seguido Ruby, ni lerda ni perezosa, le escribió una carta ofreciéndose como una posible protagonista de Bop Decameron.

La filmación de las primeras escenas de Bop Decameron, ambientadas en los años ’50 en la plaza Augusto Imperatore, cerca de la famosa Via del Corso, provocó un caos en el centro de Roma donde hace falta poco para bloquear el tráfico en las estrechas calles renacentistas y donde dos vías paralelas son casi un sueño. Al parecer, Woody Allen, cuyo filme Medianoche en París está recogiendo un gran éxito en Europa, ha querido cuidar hasta los más mínimos detalles de esta nueva película, llegando incluso a hacer fabricar platos y vasos iguales a los que se usaban en la época en la que están ambientadas las historias, en una fábrica de Grottaglie, en la Apulia, al sur del país.

Ninguno de los actores quiere revelar las características del personaje que le toca en la película. “Es top secret”, comentó Scamarcio a los periodistas. “Hacía años que quería hacer una película en Roma. Estoy muy contento de tener esta oportunidad. Les mostraré una Roma romántica, en 69 lugares diferentes”, dijo el cineasta al recibir la estatua de la Loba de Roma con Rómulo y Remo, símbolo de la Ciudad Eterna, de manos del alcalde romano, Gianni Alemanno. El alcalde lo recibió en el palacio del Municipio, el Campidoglio, un grupo de edificios y una plaza diseñada por Miguel Angel y construidas en el siglo XV y desde donde se tiene una vista única de la Roma Antigua, el Foro Romano y el Coliseo especialmente.

Tímido y sonriente, con un sombrerito de pescador calado hasta las orejas y sus infaltables anteojos de aumento, Allen se presenta cada mañana puntual en el set de filmación. “Espero que sea una película divertida. Sin duda recordaré siempre esta experiencia”, afirmó. Es posible pero no seguro –depende de lo que decida la producción, habría comentado– que la película inaugure la edición 2012 del Festival de Cine de Roma, que se hace cada año en octubre.

El director de Match Point y de las más viejas pero no por eso menos fantásticas Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se animó a preguntar, Radio Days o Hannah y sus hermanas no viajó solo a Roma. En efecto, en un hotel de cinco estrellas frente al más céntrico parque de Roma, Villa Borghese, Allen se aloja con su esposa Soon Yi y las hijas Manzie y Bechet, en una suite de 350 metros cuadrados con cocina privada y terraza.

Este verano, en el que se ha visto caminando por Roma o cenando en las más típicas trattorie a personajes como Melanie Griffith y su amiga Katy Saunders o a Robert De Niro además de la familia Allen, hay quienes no han podido menos que recordar los años brillantes de la Hollywood italiana, Cinecittá, que en los últimos años ha pasado casi al olvido. En los años ’60 por Cinecittá pasaron figuras como Richard Burton y Liz Taylor, Charlton Heston, Robert Taylor y Deborah Kerr, Audrey Hepburn, Gregory Peck y Anita Eckberg, que filmaron allí algunas de las películas que han pasado a integrar la historia del cine como Cleopatra, Ben Hur, Quo vadis?, Vacaciones en Roma y La dolce vita. Ellos y muchos otros frecuentaban los locales de moda de Via Veneto dándole a Roma un toque cinematográfico internacional que hasta ahora le había faltado.

Compartir: 

Twitter
 

Woody Allen ensaya una escena en los alrededores de Piazza Venezia, con un policía italiano.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared