espectaculos

Viernes, 7 de diciembre de 2012

CINE › DAñOS COLATERALES, A BENEFICIO DE LA FUNDACIóN HUéSPED

Otra forma de concientizar

El ya clásico ciclo de ficciones que se ofrece luego del 1º de diciembre busca este año llamar la atención de un grupo etario que, según marcan las estadísticas, se siente fuera de todo riesgo de contagio. Pero evita cuidadosamente el dedo acusador.

 Por Emanuel Respighi

En la Argentina viven más de 110 mil personas con VIH, según el último informe epidemiológico del Ministerio de Salud. Del total, el 90 por ciento de infectados contrajeron el virus a través de relaciones sexuales. A su vez, se calcula que alrededor del 40 por ciento de quienes viven con HIV ni siquiera lo saben. Esos datos, detrás de los cuales hay historias personales y familiares, son los que hacen que aún hoy la difusión de campañas de comunicación con respecto a la concientización y prevención de la enfermedad resulte mucho más necesaria de lo que se cree. Es que si bien las tasas de diagnóstico de VIH (12 por 100 mil), de mortalidad por sida (3,3 por 100 mil) y de transmisión perinatal (5 por ciento) se mantienen estables respecto del año pasado, aún permanecen en la población conceptos equívocos sobre los riesgos de transmisión. Ese es el eje que abordará el especial de ficción que El Trece emite a beneficio de la Fundación Huésped, y que bajo el nombre de Daños colaterales estrenará hoy a las 21.30.

Los especiales televisivos de la Fundación Huésped por el Día Mundial de Lucha contra el Sida ya se transformaron en un clásico de la pantalla. Cada año, el viernes siguiente al 1º de diciembre, el canal del Grupo Clarín emite un telefilm que aborda con calidad y atracción televisiva una problemática que sigue siendo una epidemia en el mundo actual. Como desde hace once años, la producción se realiza al costo, los actores trabajan ad honorem y el canal dona lo recaudado por venta publicitaria a la Fundación Huésped. Y lo más importante: el programa es una buena oportunidad para que muchos tomen conciencia de los métodos de prevención, de los tratamientos existentes y de los mitos excluyentes que rodean a la enfermedad.

Protagonizado por Diego Torres y Carola Reyna, junto a un elenco conformado por Eleonora Wexler, Hugo Arana, Juan Pablo Varsky y Ailín Salas, Daños colaterales cuenta la historia de Julia (Reyna), una mujer casada desde hace quince años que sufre la repentina muerte de su marido en un accidente automovilístico. En el entierro ella descubre que su compañero de toda la vida tenía una amante. Con la ayuda de Mariano (Torres) –su estilista gay y mejor amigo– y de su hija adolescente Rosario (Salas), Julia desandará el camino en busca de la supuesta mujer que acompañaba a su marido al momento del choque. En este recorrido, los tres personajes transitarán las complejidades que existen alrededor de la sexualidad (ya sea de la población gay, de los adolescentes o en las relaciones heterosexuales), entendiendo que toda la sociedad está expuesta al VIH si no se toma conciencia de la importancia de los cuidados preventivos. La producción corrió por cuenta de Kocawa y la dirección a cargo de Gabriel Nesci (Todos contra Juan).

“Después de más de una década de especiales, uno puede creer que ya se habían abordado todas las miradas respecto del HIV”, cuenta a Página/12 la guionista Marta Betoldi. “Sin embargo, la gente de Fundación Huésped tiene muy claras las necesidades por las que atraviesa la enfermedad a nivel social y, en consecuencia, dónde poner el foco. En este caso, la pauta fue que trabajara sobre la generación de cuarenta y pico para arriba, de clase media y media alta, porque se trata de un grupo etario y socioeconómico que tiene una idea falsa acerca del contagio y de las posibilidades de contraer la enfermedad. Por eso me interesó trabajar la ficción sin que hubiera nadie infectado con HIV, como para presentarlo como una amenaza latente, como una posibilidad a la que todos estamos expuestos”, explica la autora de ciclos como Socias y Ciega a citas.

La búsqueda de apuntalar a la generación que hoy supera los cuarenta y pico, según se desprende de los testeos que realiza la Fundación Huésped, es porque se trata de un grupo en el que existen muchos y muchas que tienen un pensamiento distorsionado sobre el sida. “Cuando el sida irrumpió, en 1982, tenía 22 años”, confiesa Betoldi, que forma parte del grupo etario al que apunta el especial. “No teníamos muy claro de qué se trataba: se le decía ‘peste rosa’ y se repetía que era una enfermedad que atacaba a los homosexuales y drogadictos. En ese contexto crecimos sexualmente. No fue una generación que se crió con el uso del preservativo como cuidado vital, como las que nos siguieron. Hay cierta negación, en cierta casta, que cree que por tener relaciones con su marido o mujer no hace falta cuidarse. Y hay que subrayar que no es verdad que se contagia sólo aquel o aquella que tuvo una vida promiscua”, subraya.

Actriz y autora de ficción, Betoldi sostiene que la TV argentina debería dedicarles mucho más espacio a las diferentes problemáticas sociales que forman parte de la vida social. “Lo que tiene de bueno este tipo de ficción –como lo fueron TV por la identidad o TV por la inclusión– es que en las historias aparece un mensaje para concientizar que penetra más que un documental. Esto es un telefilm en comedia. No es un capítulo educativo: hubo mucho cuidado en no levantar el dedito sobre lo que se tiene que hacer sino que se puso el tema en la mesa para que la familia lo discuta”, comenta la autora. “Ojalá la TV comercial también pueda incorporar estos mensajes, que un protagonista de una tira familiar agarre un preservativo antes de la escena de sexo. De la misma manera que el alcohol y el cigarrillo dejaron de ser sinónimo de éxito en la tele, hay otras problemáticas en las que el medio debe involucrarse”, exige Betoldi.

Este es el undécimo año consecutivo que El Trece emite un programa especial de la Fundación Huésped por el Día Mundial de Lucha del Sida, con el fin de ayudar a reflexionar sobre los prejuicios y la discriminación alrededor del VIH/sida. Entre los años 2002 y 2005, la emisora brindó espacio al “Backstage” del Calendario de Fundación Huésped realizado por la fotógrafa Gaby Herbstein, del que participaron reconocidos personajes de la cultura y el espectáculo argentinos. En 2006, El Trece y Fundación Huésped fueron pioneros en exhibir, por primera vez en la TV abierta local, un programa de ficción dedicado exclusivamente al VIH/sida: Hoy me desperté, dirigido por Bruno Stagnaro y Darío Lanis. En 2007, el unitario se llamó Reparaciones y fue protagonizado por Pablo Echarri y Erica Rivas. En 2008 fue el turno de Oportunidades, dirigido por Daniel Barone y protagonizado por Celeste Cid y Damián de Santo. En 2009 se emitió Revelaciones, con Diego Peretti y Andrea Pietra; en 2010, Sutiles diferencias con el Puma Goity y Araceli González. Y en 2011 se realizó Volver al ruedo, protagonizado por Soledad Silveyra, Jorge Suárez, Eleonora Wexler, Luciano Cáceres, Mónica Ayos, Boy Olmi y Miguel Angel Rodríguez, entre otros.

Compartir: 

Twitter
 

Dirigida por Gabriel Nesci y escrita por Marta Betoldi, la ficción se verá hoy a las 21.30 en El Trece.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.