espectaculos

Jueves, 13 de diciembre de 2012

CINE › EL ROMANCE DEL SIGLO, CON DIRECCIóN DE MADONNA

La Chica Material también sabe ser convencional

 Por Ezequiel Boetti

Lo primero que debe hacer el potencial espectador es mesurar las expectativas. Es verdad que el segundo film de Madonna como directora y guionista tiene más defectos que virtudes, pero nada justifica la saña con la que críticos estadounidenses y británicos le saltaron a la yugular durante el estreno en el Festival de Venecia 2011. Por otro lado, la firma de una artista siempre propensa a lo imprevisible, la controversia, la provocación y lo visualmente bombástico invita a esperar una historia al menos arriesgada y políticamente incorrecta. Pero a la hora de la verdad, en la oscuridad de la sala, la Chica Material se despacha con un melodrama romántico tan correcto en su factura como trillado y llevadero en su desarrollo, con buenas ideas formales diluyéndose progresivamente a lo largo de casi dos horas, y con reminiscencias a los productos del ya fenecido Hallmark Channel.

Desde la primera escena queda claro que El romance del siglo propondrá una narración en dos temporalidades distintas (los ’30 y ’40 y la actualidad) unidas mediante un montaje paralelo. En la primera está la historia de Wallis Simpson (Andrea Riseborough), aquella plebeya norteamericana dos veces divorciada por la que Eduardo VIII abdicó al trono británico, abriéndole las puertas a su hermano tartamudo Jorge VI, personaje central de El discurso del rey. La segunda sigue a Wally (Abbie Cornish, una Charlize Theron morocha y mofletuda). Nieta e hija de mujeres fanáticas de aquel romance palaciego, encuentra en una exposición de los objetos de su casi homónima, y en un guardia de seguridad que la flirtea con sutileza y perseverancia, una válvula de escape al infeliz matrimonio con un psicólogo al que cuesta entender qué le vio: el tipo es mal educado, descortés, infiel y, por si fuera poco, golpeador.

Lejos de las barrabasadas vaticinadas por los colegas del Norte, los primeros minutos prometen. Allí se establece la relación dialógica entre ambas historias sin apremios, manejando la cámara con solvencia y dándoles a sus mujeres el tiempo necesario para que parezcan de carne y hueso. Hasta aquí, entonces, la película parece rumbear hacia la insatisfacción, el apego a las normas sociales y la imposibilidad casi ontológica de los hombres de comprender a las mujeres en su total magnitud. Pero Madonna parece relajarse después de los primeros cincuenta minutos, olvidándose de que todavía hay más de una hora por delante. Así, El romance del siglo vira progresivamente hacia la obviedad y el preciosismo, y el montaje paralelo deja de ser eficaz para volverse insoportable, con planos cada vez más cortos y pegados a reglamento. Lo que no deja de ser una lástima: al fin y al cabo, la cosa pintaba mejor.

5-EL ROMANCE DEL SIGLO

W. E.; Gran Bretaña, 2011.

Dirección: Madonna.

Guión: Madonna y Alek Keshishian.

Intérpretes: Abbie Cornish, James D’Arcy, Andrea Riseborough, James Fox, James D’Arcy.

Compartir: 

Twitter
 

Los protagonistas del siglo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.