espectaculos

Martes, 15 de enero de 2013

CINE › ARGO, DIRIGIDA POR BEN AFFLECK, ELEGIDA MEJOR PELíCULA DRAMáTICA EN LOS GLOBOS DE ORO

Voto patriótico de la prensa estadounidense

El film apologético del trabajo de la CIA en Irán también fue galardonado en el rubro Dirección. En cuanto a cantidad de distinciones, la más premiada fue Los miserables, con tres. Django sin cadenas, la nueva de Quentin Tarantino, se llevó dos Globos.

 Por Horacio Bernades

Transmitida en directo la noche del domingo, la entrega de los Globos de Oro a la producción 2012 valió más como show de stand-up que como pronóstico o pálpito para los próximos Oscar, que se entregarán el 24 de febrero. La razón de la repercusión de los Golden Globe Awards –que se entregan desde mediados de los años ‘40– es muy sencilla: estratégicamente ubicados entre el anuncio y la entrega de los premios de la Academia, hasta hace algún tiempo eran tomados como una especie de barómetro de lo que podría suceder en el Kodak Theatre a fines del invierno boreal. Aunque después los académicos votaran por cualquier otra cosa.

Pero incluso ese espejismo se evaporó unos años atrás, a partir del momento en que desde fines de diciembre hasta fines de febrero quedó informalmente instituida lo que podría llamarse “temporada de premios”, integrada por los que entregan todas las asociaciones vinculadas con la industria del cine: las de directores, productores, actores, críticos, etcétera. Muchas de ellas sí permiten prever en cierta medida qué puede llegar a pasar en los Oscar, ya que son integradas por los mismos votantes.

Primer síntoma de que el gusto de los periodistas extranjeros (que en su enorme mayoría no son críticos de cine sino cronistas del espectáculo) tiene escasa relación con el de los académicos es la cosecha de Lincoln, que como se sabe domina el cómputo de estatuillas para la ceremonia del 24F (ahora que todas las fechas se representan así, habrá que aludir a ella de esta manera). Doce nominaciones al Oscar tiene la película de Steven Spielberg, con siete llegó a los Globos y se llevó... uno. Uno bastante colateral, además, como que fue para Daniel-Day Lewis, por su caracterización del viejo Abe. Gobernada por la política del reparto generalizado, la 70ª entrega de los Globos tuvo por mayor ganadora a Los miserables, que se llevó tres (Mejor Musical o Comedia, Mejor Actor de Comedia y Mejor Actriz Secundaria). Elección supercoherente tratándose de una asociación de cronistas del espectáculo, en tanto Los miserables es la versión cinematográfica de un musical de Broadway.

Impulsada por un par de globos grossos levantó vuelo Argo, apología de la heroica CIA en Irán consumada por Ben Affleck (Mejor Drama y Dirección), y otros dos fueron a manos de Django sin cadenas, la nueva de Quentin Tarantino (Guión y Actor Secundario). De ahí en más, la entrega –llevada a cabo en el hotel Beverly Hilton de Los Angeles– se pareció a un cumpleaños, con un Globo para cada concurrente. Trátese de Zero Dark Thirty, la noche más oscura (Mejor Protagonista Dramática), El lado luminoso de la vida (Mejor Protagonista de Musical o Comedia), Una aventura extraordinaria (Banda de Sonido), Operación Skyfall (Mejor Canción), Amour, de Michael Haneke (Mejor Película Extranjera) y Valiente (Mejor Film de Animación). Más familiarizados con el ámbito de la televisión que con el del cine, donde sí la pegaron en forma los organizadores fue en convocar como conductoras a la morocha Tina Fey y la rubia Amy Poehler. Que no sólo son amigas sino que durante años fueron compañeras de elenco del mítico Saturday Night Live.

Del mismo programa provienen Will Ferrell y Kristen Wiig, responsables de presentar el premio a Mejor Protagonista de Comedia o Musical. Memorable el número de ambos, desde el momento mismo en que subieron al escenario, boquiabiertos como pajueranos, y sobre todo cuando se pusieron a sanatear sobre las distintas películas nominadas, que se suponía debían haber visto y actuaron como que no. “Eh... sí”, titubeaban, pisándose, mientras relojeaban “disimuladamente” los papelitos, tratando de hallar inspiración en los títulos de los films. “Ah, sí, Emily Blunt por Salmon Fishing in the Yemen. ¡Qué hermosos los salmones, cómo saltaban! Y en Yemen...”, papeloneaban ambos ante una platea tan encantada con su número que hasta Jennifer López se reía, aun a riesgo de que se le corriera el maquillaje.

“Judi Dench... sí...”, volvieron a dudar Will & Kristen. “Qué maravilla. De dónde habrá salido esta mujer”, se preguntaba, absorto, el gran Ferrell. “Meryl... ¿qué dice acá?”, le pidió ayuda a su partenaire. “Mery... Meryl Streep”, leyó Wiig, como quien dice María Pérez. Ni aun así lograron arrancarle una sonrisa a Tommy Lee Jones, compañero de elenco de Streep en ¿Qué hago con mi marido?, la comedia del montón por la cual estaba nominada. No se habrán hecho mucho problema: se sabe que hacer sonreír a TLJ es una tarea más ímproba que mejorar el gusto de los votantes de los Golden Globes.

Compartir: 

Twitter
 

Affleck celebró en el Beverly Hilton de Los Angeles. Pero para los Oscar no está nominado como director.
Imagen: EFE
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.