espectaculos

Martes, 15 de enero de 2013

TELEVISION › GLOBOS DE ORO > HOMELAND FUE LA GRAN GANADORA DE LA PANTALLA CHICA

La oportunidad del recambio artístico

 Por Emanuel Respighi

Los Globos de Oro con los que la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood reconoció a lo mejor de la pantalla chica en 2012 condensa con contundencia el recambio artístico que atraviesa la industria televisiva estadounidense, tras los finales de series emblemáticas y la decadencia de otras. Los tres galardones dramáticos a manos de Homeland (FX), que ya va camino a estrenar su tercera temporada, y los dos que cosechó en comedia Girls (HBO) son la más clara expresión de que series como Mad men, Game of thrones, Modern family y 30 rock, entre otros ciclos triunfadores en años anteriores, muestran claros signos de agotamiento. Lo que no hay dudas es en dónde se sigue produciendo el recambio artístico en la TV de EE.UU.: nuevamente las producciones de la TV paga, a través de HBO (cinco premios) y Showtime (cuatro) fueron las ganadoras de una velada en la que ninguna de las cadenas comerciales de TV abierta (NBC, ABC, CBS y Fox) se alzó siquiera con una estatuilla. La única emisora de aire que no se fue con las manos vacías fue PBS, el sistema público de TV.

La gran ganadora de la noche fue Homeland, el thriller de acción que renovó el género a partir de una historia no idílica –más bien todo lo contrario– de su protagonista, que se alzó con tres premios. La ficción que aquí emite FX fue elegida como mejor serie dramática por segundo año consecutivo, imponiéndose a programas con mucho más “ruido”, como The Newsroom, Breaking Bad, Boardwalk Empire y Downton Abbey. Seguramente Homeland no hubiera podido destacarse entre sus competidoras si no tuviese como protagonista a la genial Claire Danes, la rubia que interpreta a Carrie Mathison, la agente de la CIA que sufre un severo trastorno bipolar, y que le otorgó una dimensión humana a la típica serie de espías. Resultó merecido, entonces, que Danes haya sido reconocida por segundo año como la mejor actriz en drama, venciendo a figuras de peso como Glenn Close (Damages). El otro premio de la serie fue para Damian Lewis, que en la piel del frío sargento Nicholas Brody hace de buen contrapunto de la rubia. Tampoco la tenía fácil (compartía terna con Jeff Daniels, Jon Hamm, Steve Buscemi y Bryan Cranston).

En comedia, Girls resultó la ganadora sorpresa de la noche, desbancando en su género a Modern family. La serie que emite HBO, cuya trama recorre la vida cotidiana de cuatro amigas ventiañeras que intentan encauzar sus vidas profesionales y sentimentales en Nueva York, también ganó un Globo de Oro en el rubro actriz de reparto, que recayó en manos de la joven Lena Dunham, que además es la creadora del programa. En miniserie, la ceremonia fue dominada por Game Change, la ficción que recorrió el ascenso político de Sarah Palin hasta que en 2008 llegó a ser candidata a la vicepresidencia estadounidense. Además de haberse impuesto como mejor miniserie o película para TV, Game Change logró ser una de las ganadoras de la noche, a partir de su laureado reparto: Julianne Moore como actriz protagónica y el inefable Ed Harris como interpretación secundaria. La categoría actor en comedia fue para Don Cheadle (House of Lies) y la de actor en miniserie se lo llevó el ya veterano Kevin Costner (Hatfields & McCoys, que desde ayer se puede ver por Space). Por su parte, Downton Abbey, la serie de época que la PBS emite en Estados Unidos y aquí da Films&Arts, se alzó con un Globo de Oro por la interpretación secundaria de la experimentada Maggie Smith, a partir de su brillante encarnación de la condesa de Grantham Violet Crawley.

Compartir: 

Twitter
 

Claire Danes, de Homeland.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.