espectaculos

Lunes, 25 de febrero de 2013

CINE › ANOCHE SE ENTREGABAN LOS PREMIOS OSCAR

Bailes, canciones y no pocas sorpresas

Christoph Waltz se impuso a Robert De Niro como mejor actor secundario. Anne Hathaway ganó como actriz de reparto. Y Amour, de Michael Haneke, se consagró como mejor film extranjero.

Al cierre de esta edición, continuaba abierta la incógnita de los premios mayores del Oscar, con Lincoln, Argo y Una aventura extraordinaria disputándose el tramo final de la ceremonia más impredecible de los últimos años. La primera sorpresa de la noche fue cuando el austríaco Christoph Waltz fue elegido como mejor actor secundario, por su trabajo en Django sin cadenas, de Quentin Tarantino. Todas las apuestas estaban puestas en Robert De Niro, por su padre maniático obsesivo de El lado luminoso de la vida. “Esta es tu noche, Bob”, le decían los periodistas en la alfombra roja, antes del ingreso al Dolby Theater de Los Angeles. Pero los 5900 miembros de la Academia de Hollywood, en una votación que seguramente fue muy peleada, le dieron el Oscar a Waltz, que no bien subió al escenario, con la misma alambicada retórica de su personaje en Django, presentó “sus respetos” a sus compañeros perdedores de rubro, empezando por De Niro, por supuesto. En el rubro actriz de reparto, Anne Hathaway fue premiada por Los miserables.

Más previsible fue el Oscar al mejor film extranjero para Amour, la película del austríaco-alemán Michael Haneke, protagonizada por Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, esta última presente también en la platea, en la que fue la noche de su cumpleaños número 86. “Les agradezco a mis actores porque sin ellos no estaría aquí arriba con este premio en mis manos”, dijo Haneke con una sobriedad acorde con la de su cine.

La ceremonia había empezado a las 22.30 en punto hora argentina con un protagonismo absoluto del nuevo maestro de ceremonias del evento, Seth MacFarlane, que no tardó en demostrar sus múltiples dotes como comediante, guionista, bailarín y cantante. “No lo puedo creer, hay mil millones de espectadores esta noche en todo el mundo, y tengo la titánica tarea de hacer reír a Tommy Lee Jones”, fue su primer dardo, dirigido a uno de los actores más serios de Hollywood, a quien no le quedó más remedio que esbozar una sonrisa para la cámara.

Inmediatamente después, tecnología mediante, se trenzó en un diálogo bizarro con William Shatner enfundado en su clásico uniforme del Comandante Kirk, de Viaje a las estrellas, que lo acicateaba desde su puesto de control en la nave Enterprise pidiéndole que levantara el nivel del show. A lo que MacFarlane no tardó en responder con una impactante seguidilla de números musicales, entre ellos uno bailado por Charlize Theron, y otro cantado por el mismo anfitrión, en el que hizo referencia a todas las “boobs” (tetas) que en diferentes películas habían exhibido muchas de las actrices presentes en la platea.

En una velada dedicada oficialmente a la música en el cine, ésta tuvo un protagonismo mayor de lo habitual, lo que no es decir poco. Y la primera de las muchas estrellas en lucirse, al punto de poner de pie a la platea para aplaudirla, fue la cantante británica Shirley Bassey, que entonó con la misma energía y potencia vocal de 1964 el tema central de la película Dedos de oro. Fue también la oportunidad de celebrar el 50 aniversario de la saga James Bond, con una colección de escenas con los distintos actores que encarnaron al agente secreto, presentadas por Halle Berry, que fue una de las más recordadas “chicas Bond”.

Todo el elenco de Los miserables, encabezado por Hugh Jackman, Anne Hathaway y Russell Crowe, cantó a pleno uno de los números de la película, para una platea en la que no faltaban figuras de renombre, entre ellos Jack Nicholson, que volvió como espectador a la ceremonia después de varios años de ausencia.

Compartir: 

Twitter
 

El presentador Seth MacFarlane hegemonizó toda la primera media hora del show.
Imagen: AFP
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.