espectaculos

Jueves, 18 de abril de 2013

CINE › TU AMOR, MI PERDICION, DE LOUIS-DO DE LENCQUESAING

El discreto encanto de la burguesía

 Por Luciano Monteagudo

Director de teatro, actor y autor de tres cortometrajes, Louis-Do de Lencquesaing parece haber utilizado no sólo su abundante experiencia artística para su primer largometraje como realizador. Atravesado por un sentido de lo romántico y de lo novelesco heredado de Mia Hansen-Love, Olivier Assayas e incluso de Arnaud Desplechin, cineastas todos de primer nivel con quienes trabajó como actor, Tu amor, mi perdición intenta hacer un cine un poco en esa huella, pero más leve, más superficial, como si este francés de apellido versallesco finalmente no pudiera sino poner el acento en su propia imagen como galán romántico y melancólico.

Paul (Louis-Do de Lencquesaing) es un escritor como se tiene la impresión de haber visto tantos en el cine francés: talentoso, algo desencantado de la vida y del arte y separado sin apuro, siempre listo como predador sexual. Vive con su hija adolescente (Alice de Lencquesaing, obviamente la hija del director), con quien mantiene una excelente relación. Y no deja de sentir la sombra, el peso de su madre (Marthe Keller), tan invasiva como dispersa, pero justamente preocupada por la salud del padre de Paul, cada vez más deteriorada. Una visita a la gran casona familiar, donde Paul pasó su infancia, da cuenta de su origen: cuna de oro, formación clásica, herencia en puerta. En la descripción de esa familia se percibe la influencia del cine de Desplechin, retrato de la gran burguesía francesa a la que Reyes y reina y El primer día del resto de nuestras vidas miraban con cierto vitriolo (nunca demasiado ácido) y que aquí directamente ha perdido sus cualidades corrosivas.

Es que la ópera prima de Louis-Do de Lencquesaing pasa por otro lado: se trata de una historia de amor, la que Paul encuentra en la bella Ada (la italiana Valentina Cervi), una empleada de la editorial en la que él publica sus novelas y a quien no tarda en llevarse a la cama. Habrá más que una noche juntos para ambos, que ven cómo sus vidas, hasta ese momento rutinarias, se ven sacudidas con sentimientos que creían tener adormecidos. Allí empiezan para ambos también ciertas complicaciones familiares (la hija de Paul es la niñera de la hija de Ada), que van dándole a Tu amor, mi perdición cierto aire de comedia, que si no fuera por su carácter quintaesencialmente francés, se diría influida por una neurosis urbana a la manera de Woody Allen.

Prolija y profesional en todos sus rubros, la película de Louis-Do de Lencquesaing es un poco como los personajes que retrata: amable, burguesa, complaciente, insustancial. Sólo la gran Marthe Keller es capaz de darle algo de verdadera energía al film con su composición de esa mujer que se sabe viuda antes de serlo y que se toma la vida y la muerte como si fuera una copa de champán.

6-TU AMOR, MI PERDICION

Au galop, Francia/2012

Guión y dirección: Louis-Do de Lencquesaing.

Fotografía: Jean-René Duveau.

Música: Emmanuel Deruty.

Edición: Marion Monnier.

Intérpretes: Louis-Do de Lencquesaing, Valentina Cervi, Marthe Keller, Alice de Lencquesaing, Bernard Verley, Xavier Beauvois y Denis Podalydès.

Compartir: 

Twitter
 

Tu amor, mi perdición, un film romántico y novelesco.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared