espectaculos

Miércoles, 13 de agosto de 2014

CINE › PREMIOS CONDOR DE PLATA A LO MEJOR DE LA PRODUCCION CINEMATOGRAFICA 2013

Una noche de festejos y emociones

La gran ganadora fue Wakolda, de Lucía Puenzo, que obtuvo siete galardones. En la fiesta organizada por la Asociación de Cronistas Cinematográficos se exhibió un fragmento de Verdades verdaderas. La vida de Estela y la presidenta de Abuelas subió al escenario.

 Por Oscar Ranzani

La fiesta del cine argentino se celebró el lunes por la noche en el Teatro Avenida, donde se entregaron los Premios Cóndor de Plata a lo mejor de la producción 2013, que otorga la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina desde hace 62 años. La gran ganadora de la noche fue Wakolda, tercera producción de Lucía Puenzo, que obtuvo siete galardones: Película, Director, Actriz (Natalia Oreiro), Guión Adaptado (Puenzo), Actor de Reparto (Guillermo Pfening), Revelación Femenina (Florencia Bado) y Fotografía (Nicolás Puenzo). De esta manera, el film que, en clave de ficción, narra la estadía del criminal nazi Josef Mengele en Bariloche y la relación que entabla con una familia argentina, cierra un camino exitoso que se inició el 21 mayo de 2013 cuando se presentó en la prestigiosa sección Un Certain Regard del Festival de Cannes. Luego llegó su estreno en la Argentina (fue el quinto largometraje nacional de mayor convocatoria durante el año pasado con casi 420 mil espectadores). Y continuaron los reconocimientos para Wakolda con la elección para competir como la representante del cine argentino en la disputa por alcanzar una nominación en los premios Oscar y Goya, que finalmente no obtuvo. Wakolda también había ganado diez premios Sur –entre ellos, Película y Dirección– que otorgó la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, la misma entidad que la eligió para la precompetencia por el Oscar y el Goya.

Pero antes de que se supieran los ganadores, no bien empezó la ceremonia de los Cóndor de Plata, se vivió uno de esos momentos que quedarán grabados en la memoria de quienes estuvieron presentes en el Teatro Avenida. Es que se exhibió una parte de Verdades verdaderas. La vida de Estela, el film que refleja la historia de Estela de Carlotto, dirigido por Nicolás Gil Lavedra y protagonizado por Susú Pecoraro. El fragmento elegido fue el que Estela le escribe a su nieto Guido. Acompañada por la actriz y el cineasta, Carlotto subió al escenario y se ganó el mayor aplauso de la noche. “Esto para mí es nuevo, es algo maravilloso compartir un ratito con ustedes en estos días de felicidad absoluta”, confesó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, que logró recuperar a su nieto Guido (Ignacio). “Tengo la sonrisa pegada que no se me va a ir nunca. Y tengo que decir gracias, gracias a todos ustedes, los artistas, los cineastas, la gente de teatro, porque mediante esos gestos de su arte, de su intelecto, de su sabiduría, siempre nos han acompañado. Guido es mi nieto, pero Guido es de todos. Muchas gracias”, completó Carlotto para intensificar las emociones colectivas antes de la entrega de premios. Luego hablaron el titular de Cronistas, Claudio Minghetti, y la presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Lucrecia Cardoso.

Al momento de subir a recibir el Cóndor de Plata a la Mejor Dirección, Lucía Puenzo se acordó de quienes habían sido homenajeados previamente. “Quiero aprovechar este momento para agradecer en esta noche de tantos homenajes y de tantos grandísimos maestros que pasaron por acá como Sergio Renán, Adolfo Aristarain, para pensar también que estamos filmando y el Nuevo Cine Argentino no nació de la nada”, señaló Puenzo. “Nace porque un montón de grandes maestros como los que mencioné y también mi viejo se arremangaron, hicieron una Ley de Cine, pelearon por ella, hicieron comprender que el cine necesita ser protegido. Y hoy tenemos un gobierno que también entiende que la cultura tiene que ser protegida y la defiende.” Unos minutos antes, Oreiro había subido a recibir su galardón y recordó la experiencia de su primer casting en la Argentina a los 16 años con un director de cine, a quien no mencionó. “Cuando terminó el casting, él se acercó muy amablemente y me dijo: ‘Vos sos uruguaya. ¿Y dónde vivís?’. Le contesté: ‘Quiero vivir en la Argentina’. Y él me preguntó: ‘¿De qué vas a vivir?’. ‘Quiero ser actriz’, respondí. ‘Buscate otro trabajo’, me dijo. Es muy difícil crecer sin confianza. Así que yo les quiero agradecer a todos los directores que vinieron después del primero y que sí confiaron en mí. Y esta noche especialmente a Lucía por confiar en mí para un personaje tan difícil que tenía un idioma completamente distinto al mío.”

Diego Peretti fue elegido como Mejor Actor por su brillante composición de un hombre en ruina emocional tras una pérdida en La reconstrucción, de Juan Taratuto. En su discurso fue escueto: “La reconstrucción es una película que desde que Juan (Taratuto) me entregó el guión la quise”, comentó el actor. Cuando Taratuto recibió el Cóndor al Mejor Guión Original fue bastante irónico: “A los 15 o 16 años se disparó en mí la idea de hacer películas. Tuve la suerte de hacer varias. Primero, algunas comedias. La crítica las caratuló como películas un poco pasatistas, televisivas, con algunos momentos risueños. Y dije: ‘Bueno, vamos a hacer una en serio’. En pleno auge del Nuevo Cine Argentino, también dije: ‘Esta la hago con poco diálogo’. Y dijeron: ‘Qué lástima que el director abandonó la comedia’”. Fue un momento de humor pero luego el director dijo en tono más serio: “Las películas nacen del corazón, de ideas, de padeceres y de alegrías”.

Con tres Cóndor de Plata se alzó Puerta de Hierro, el exilio de Perón: Victoria Carreras (actriz de reparto), Adriana Maestri (dirección de arte) y Marcela Variño (vestuario). Cronistas también consideró que la Mejor Opera Prima fue Por un tiempo, de Gustavo Garzón. “Quiero agradecer vivir en un país que tiene unas políticas audiovisuales que permiten sostener este tipo de subsidios para que tantos artistas podamos concretar nuestros sueños, nuestras ilusiones, a pesar del resultado de taquilla”, expresó el actor y flamante cineasta.

El film animado Metegol, de Juan José Campanella, que aspiraba a ocho Cóndor, se anotó en apenas dos categorías: Montaje (Campanella) y Sonido (José Luis Díaz). Menos suerte tuvieron largometrajes que llegaron con varias nominaciones, como Tesis sobre un homicidio, de Hernán Goldfrid (diez); Corazón de León, de Marcos Carnevale (ocho), y Vino para robar, de Ariel Winograd (siete), que terminaron con las manos vacías. Entre los documentales hubo premio compartido entre La chica del sur, de José Luis García, y Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica, de Rodrigo Vila. Otro rubro con empate fue el de la Revelación Masculina, que conquistaron Diego Veggezi (María y El Araña) y Pablo Pinto (De martes a martes).

Otros momentos emotivos de la ceremonia tuvieron lugar durante el reconocimiento a la trayectoria de Adolfo Aristarain, quien no filma desde hace una década. “Muchas gracias, quiero agradecer a Cronistas y fundamentalmente compartir este premio con alguien que está en todas las películas detrás, que es Kathy Saavedra. Yo hice lo que pude y lo mejor que pude y espero poder seguir haciéndolo”, expresó Aristarain frente a un auditorio que aplaudió con ganas. Las mismas que demostró en el homenaje a Cipe Lincovsky. “Yo lo único que quiero decir es gracias, muchas gracias porque este premio a mi trayectoria, no es a mí sola sino a todo el público que vino a verme y que creía en lo que yo hacía”, dijo la gran actriz. Que en la misma noche en que fueron homenajeados estos dos grandes del cine argentino haya sido reconocida también Susana Giménez, a casi cuarenta años del estreno de La Mary, marca una incongruencia por parte de la institución de cronistas a la hora de pensar qué significa una trayectoria. También fue homenajeado el director Sergio Renán, quien fue muy aplaudido. Y hubo reconocimientos al canal Incaa TV (que agradeció su director, Eduardo Raspo), a la Televisión Digital Abierta y a la programación de cine de la Televisión Pública. En ese momento, subieron al escenario Carlos Morelli (El cine que nos mira) y Fernando Martín Peña (Filmoteca), acompañados por el presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), Tristán Bauer, quien resaltó “la importancia del cine como expresión cultural, como generador de trabajo argentino” y aseguró recibir la distinción “con el compromiso de seguir adelante en este camino”.

Compartir: 

Twitter
 

“El Nuevo Cine Argentino no nació de la nada”, señaló Lucía Puenzo al recibir una de las distinciones.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared