espectaculos

Viernes, 21 de agosto de 2015

CINE › CON DERECHO A ROCE, CON CHRIS EVANS Y MICHELLE MONAGHAN

Cómo pifiarla 90 minutos seguidos

 Por Ezequiel Boetti

Estrenada a fines de junio y con un paso injustamente discreto por la cartelera comercial, Escribiendo de amor mostraba a un guionista atrapado en un laberinto artístico y personal del que salía gracias al redescubrimiento de las bondades de la reciprocidad sentimental. La premisa era simplísima, más bien una excusa para desplegar sus cartas ganadoras: personas en lugar de personajes, secundarios justísimos, gracia, timing, inteligencia, sofisticación, reflexión sin caer en dramatismo ni muchos aspirar a la trascendencia. Todas cualidades que Con derecho a roce, comedia romántica centrada en los avatares emocionales de un guionista, retacea con alarmante perfección hasta convertirse en noventa minutos redondos de fallas, una tras otra. Que se extienden incluso al título de estreno local, que deforma cualquier sentido del original.

Playing it Cool podría traducirse como “jugar callado”, y ésa es la estrategia adoptada por el protagonista para levantarse a la chica de turno, quien quiere –alega querer– cualquier cosa menos rozarse con él. El, vale aclararlo, no tiene nombre, pero sí una voz en off que machaca una y otra vez el “yo” para referirse a sí mismo, siempre con tonito canchero y suficiente. Esta falta de identidad es el primero de varios vacíos de una película que no hace otra cosa que mirarse su propio ombligo desde el evidente paralelismo entre el flirteo y las situaciones de la comedia romántica que él, como guionista, está escribiendo.

¿Ejercicio metadiscursivo sobre los límites entre realidad y ficción, entre arte y locura, al estilo Charlie Kaufman? Ojalá. El guión de Chris Shafer y Paul Vicknair se contenta con proponer una serie de encuentros y desencuentros en bares, fiestas, playas, calles y restaurantes amplios y luminosos, dignos de afiche de agencia de turismo, siempre para decirse cosas que sólo para ellos parecen ocurrentes.

Directo de un afiche también provienen la belleza inhumana de Michelle Monaghan, que sigue pifiándola feo con sus elecciones actorales, y el porte de galancete de Chris “Capitán América” Evans. La pareja será muy linda y dará bárbaro en cámara, pero para sostener solita una película le falta bastante.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.