espectaculos

Jueves, 29 de octubre de 2015

CINE › UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD, DE LA DANESA SUSANNE BIER

Innecesario ejercicio de crueldad

 Por Juan Pablo Cinelli

Para encarar de manera crítica un film como Una segunda oportunidad es imposible no comenzar por preguntarse por qué filmar esto, por qué así. Si algo demanda esta película son respuestas que den cuenta de la cantidad de maldades que la directora y su guionista son capaces de acopiar en la hora cuarenta que les toma contar su historia. Andreas es un policía que acude a una denuncia de violencia doméstica. Allí se encuentra con que la casa pertenece a un delincuente al que conoce, que vive junto a una mujer con signos de abuso. El tipo es un violento, el lugar un asco y la chica intenta impedir que Andreas abra un ropero, usando su propio cuerpo maltrecho como barrera. Dentro del mueble la pareja oculta un bebé de meses en claro estado de abandono, famélico y embadurnado con sus propios excrementos. La película no sólo no disimula su carácter trágico, sino que parece disfrutar de la posibilidad de convertirse en una excursión por el abismo de las peores miserias y miedos humanos. Todo siempre en primer plano y sin escatimar escabrosos detalles hiper realistas.

Toda película (toda obra de arte) es en sí un mecanismo de manipulación, en tanto el artista la compone en busca de lograr algunos efectos calculados. Pero hay dos formas de asumir esa condición: con nobleza o sin ella; con o sin inteligencia; con arte o sin arte alguno. En Una segunda oportunidad, Bier alcanza el dudoso éxito de hacer confluir todos esos “sin” (y varios más) en un relato que, con la excusa de poner en escena un drama, no sólo se aprovecha de la sensibilidad de su público, sino que llega al extremo de trasladar ese abuso a sus propios personajes. Su excusa es convertir la realidad en un espectáculo del espanto, que se va volviendo más insoportable e indigno a medida que las escenas se suceden sin mostrar compasión por nadie.

A aquel perturbador escenario inicial Bier le opone la vida perfecta de Andreas. Pero enseguida le arrebata la única garantía de su felicidad (como si ésta fuera una culpa que debe castigarse), para de inmediato clausurarle todas las salidas posibles. Para empujarlo al infierno de su propio dolor y una vez en el fondo, también quitarle el suelo bajo los pies, demostrando que siempre se puede caer más profundo. Igual que la película, que tras humillar a sus personajes acaba sintiendo lástima por ellos, cerrando un círculo abyecto. Eso sí, las actuaciones son notables y la narración hace gala de una admirable precisión. Lejos de ser un mérito, en manos de Bier esos logros se convierten en herramientas de tortura, medios con los cuales se gana la confianza del público para poder abusar de él. Así consigue su gran maldad final: le niega al espectador hasta la última esperanza, la de al menos no creer en lo que se está viendo.

3-UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

En chance til, Dinamarca/Suecia, 2014.

Dirección: Susanne Bier.

Guión: Anders Thomas Jensen.

Duración: 102 minutos.

Intérpretes: Nikolaj Coster-Waldau, Ulrich Tomsen, Nikolaj Lie Kaas, Maria Bonnevie, May Andersen y otros.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.