espectaculos

Sábado, 23 de septiembre de 2006

CINE › TANDIL

Un festival entre rejas

En un hecho inédito en el país, los presos de la Unidad Penitenciaria 37, ubicada a unos 60 kilómetros de la ciudad bonaerense de Tandil, serán los encargados de juzgar y premiar los mejores films que integran la Sección Barker, inaugurada en el marco del sexto Festival de Cine de Tandil. La novedosa experiencia, que partió de una iniciativa del Ministerio de Justicia bonaerense y cuenta con el auspicio de la Dirección de Cultura de Tandil y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), se extiende hasta hoy, cuando los internos del penal entreguen el premio “Sombrerito” a la que ellos consideren la mejor película de la sección. Sin embargo, fuentes del ministerio y el propio director del Festival de Tandil, Silvio Fischbein, adelantaron que avanzan en un proyecto para que, de aquí en adelante, los presos no sólo puedan disfrutar de la proyección de películas dentro de la cárcel, sino que también comiencen a hacer sus propios films. En ese sentido se inscribe un convenio firmado por el ministro de Justicia, Eduardo Di Rocco, y la Universidad Nacional del Centro, a partir del cual la Facultad de Arte dictará cursos y talleres sobre oficios ligados al cine, para abrirles a los internos la posibilidad de una salida laboral.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.