espectaculos

Martes, 18 de octubre de 2016

CINE › SE ACERCA EL FESTIVAL INTERNACIONAL ASTERISCO

Trastocando la subjetividad

El festival dirigido por Albertina Carri se presentó ayer nuevamente en sociedad, anunció su tercera edición a partir del 1º de noviembre y reiteró las intenciones del encuentro: la posibilidad de reflexionar sobre la diversidad sexual y la(s) comunidad(es) lgbtiq a partir del cine.

 Por Andrés Valenzuela

“Apostamos a incentivar y promover las películas lgbtiq”, sostienen Carri y el programador Diego Trerotola. Foto: Rafael Yohai

“Si lo piensa bien, cine es ese que realmente puede trastocar algo de nuestra subjetividad, y ese movimiento lo encuentro profundamente erótico”, leyó ayer Cristina Banegas durante el anuncio de la tercera edición del Festival Internacional de Cine Asterisco, enfocado en la temática de diversidad sexual. Este año se realizará del 1º al 6 de noviembre en seis salas y otros tantos espacios de actividades especiales. El pasaje interpretado por la actriz es parte del prólogo del catálogo del festival dirigido por Albertina Carri y refleja buena parte de las intenciones del encuentro: la posibilidad de reflexionar sobre la diversidad sexual y la(s) comunidad(es) lgbtiq a partir del cine.

Tanto Carri como Diego Trerotola, uno de los programadores del festival, insistieron en destacar el crecimiento de las producciones argentinas que retratan la temática. Trerotola señaló a Página/12 que en años anteriores les costaba encontrar films locales para la competencia internacional pero, en parte, fruto del espacio que el festival brindo en sus work-in-progress de 2014 y 2015, para esta edición había ocho películas nacionales de buena factura. Ideal, pues, para que tuvieran su propia competencia. “Apostamos a incentivar, a promover estas películas y tenemos la satisfacción de verlas ahora hechas, yendo a festivales extranjeros y recorriendo el mundo, eso nos reconforta”, celebra el programador, mientras Carri apunta a la variedad de tonos y géneros que recorren estas películas.

Además de las competencias nacional e internacional, el Festival Asterisco vuelve a presentar sus habituales secciones como “La piel que habito”, que oficia de panorama mundial, con focos incluidos, o “Cuenta conmigo”, en torno a las diversidades sexuales en los tumultuosos años adolescentes. Pero en esta tercera edición aparecen secciones como “Glam Soviético”, “Pioneros Queer”, “Trasnoches musicales” y “Suburbania”. También se multiplicaron las actividades especiales que ofrece Asterisco, con acercamientos desde la plástica, la fotografía, la performance y la música, incluyendo la proyección al aire libre de un film mudo musicalizado para la ocasión por Daniel Melero (4 de noviembre a las 21.30).

“Dentro de La piel que habito repetimos ‘Monstruos homoeróticos’ porque nos identifica mucho, porque pensamos esta diversidad incluso desde lo monstruoso, como el panorama absolutamente ecléctico que es ‘La piel’...”, reflexiona Trerotola. Y si de eclecticismo, diversidad y variedad se trata, basta ver las incorporaciones de este año. La sección “Glam Soviético” llama instantáneamente la atención. Se trata de una invención-descubrimiento del propio Trerotola, contó Carri. “Él siempre nos encuentra los detalles más extraños de la cinematografía”, aplaudió la directora. El aludido aseguró que la sección está pensada como “una apuesta política” y pretende interpelar al presente legal ruso, donde la homosexualidad está penada con la cárcel, con su propio pasado. “Lo que esto nos permite ver es cómo incluso en el pasado hubo una resistencia contra la rigidez histórica rusa respecto de la diversidad sexual”, afirmó el programador. En la sección descubrimos que el glam rock, contra cuanto podía creerse, sí pasó a través de la cortina de hierro (y no se despeinó, como podría creerse).

“También salimos de las ciudades y pensamos el mundo de lo lgbt desde los suburbios, los alrededores, donde toda la representación de ese mundo cambia”. Albertina Carri se refiere a Suburbania, otra de las secciones que aparecen por primera vez en el Asterisco. “Son películas exclusivamente argentinas”, señaló Trerotola. En otros festivales similares, es un tópico ya transitado, pero faltaba desarrollarse en Asterisco. Esa mirada de la periferia Trerotola la propone desde dos enfoques y películas: Vil romance que se acerca a la violencia y la opresión “incluso al interior de las relaciones” con un relato lésbico, y Ronda nocturna, donde el viaje no es al interior, sino la salida de allí, con el protagonista yéndose de la calle de tierra hacia la gran ciudad “donde funciona otra lógica”.

Además, habrá un foco dedicado a Andrea Weiss. O, para decirlo con mayor propiedad, a la cineasta y su colega y pareja Greta Schiller, pues ambas alternaron sucesivamente los roles de productora y directora en distintos proyectos. “Es particularmente interesante porque busca en la cultura estadounidense modos de resistencia y se sale de los hitos de la cultura gay y busca otras maneras de ser e incluso de hacer documentales”, analizó Trerotola. Para el programador, ver el intercambio de roles cinematográficos entre ambas permite pensar analogías y juegos entre los roles artísticos y los roles sexuales que operaban en la pareja.

Las actividades especiales completarán la grilla. Serán todas con entrada libre y gratuita. Por ejemplo, la exposición Microfilms, de Martín Sichetti con videos y dibujos en torno a la obra de Alfred Hitchcock resalta la faceta “queer políticamente incorrecta”, al decir de Trerotola, del legendario cineasta norteamericano. También habrá una exposición de la Fresh Galería, un referente del circuito madrileño con la presencia de Topacio, trans y curadora del espacio, radicada en España. Además, este año habrá un buen espacio dedicado a la música, con películas que comparten eje en ella. Además habrá una proyección al aire libre de Salomé (Charles Bryant y Alla Nazimova, 1923) con música compuesta específicamente para la ocasión por Daniel Melero (“le propusimos improvisar, pero él quiso componer todo”, contaron a Página/12 desde Cultura Nación). También se publicará el primer libro del festival (Por ese palpitar) dedicado a letras de canciones argentinas de todas las épocas y distintos géneros que aluden o se insertan dentro de la tradición lgbtiq. Una tradición de la cual Asterisco ya es parte imprescindible.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.