espectaculos

Domingo, 15 de abril de 2007

CINE › EL CIERRE Y TODOS LOS PREMIOS DE LA NOVENA EDICION

Corea y Canadá, triunfo en el sur

In Between Days, filmada en el país norteamericano por la coreana So Yong-kim, ganó los premios a Mejor Película y Mejor Actriz en la Selección Internacional, donde hubo premios para dos argentinas. En la Selección Argentina la ganadora fue UPA!

 Por Horacio Bernades

Con una premiación bastante sorprendente se cerró la 9ª edición del Bafici, que tuvo su ceremonia de clausura anoche en el Teatro Coliseo. Allí se anunció el palmarés del festival y como cierre se proyectó La antena, nueva película de Esteban Sapir (el director de Picado fino), en lo que de hecho constituyó la avant extraoficial de esa película, que se estrenará el jueves próximo en varias salas de Capital. Como los festivales de cine suelen ser contradictorios en este punto, el Bafici continúa hoy a toda vela, aunque se clausuró oficialmente ayer. Habrá funciones regulares en todas las salas, desde la mañana hasta la madrugada, y en varios horarios se presentarán las ganadoras, como “películas sorpresa”. Tanto como para cerrar el evento con el mismo empacho de películas que lo signó desde su apertura, el pasado 3 de abril.

Al asignarle dos premios a la misma película (In Between Days, filmada en Canadá por la realizadora coreana So Yong-kim, consagrada Mejor Película y galardonada también con el de Mejor Actriz), el jurado de la Selección Oficial Internacional estrechó aún más una gama de premios de por sí escueta, como la que suele ofrecer el Bafici. Dos películas argentinas fueron reconocidas por ese jurado, integrado entre otros por Pablo Trapero y el realizador catalán Marc Recha. Estrellas, documental sobre el curioso grupo de teatro constituido en la Villa 21 de Barracas, se llevó el Premio Especial, mientras que el notable Arturo Goetz, conocido por su papel de padre en Derecho de familia, fue consagrado Mejor Actor por su protagónico en El asaltante, muy buena ópera prima de Pablo Fendrik. Codirigida por el teatrista Federico León y el realizador de documentales Marcos Martínez, la primera de ellas ganó otros dos premios, concedidos por jurados paralelos: el de Feisal (la asociación que agrupa a las escuelas de cine latinoamericanas) y el de Argentores (la Sociedad de Autores de la Argentina). Y además una mención otorgada por la asociación ecuménica Signis.

Película que parecería haber sido filmada en estado estuporoso, el de Body Rice (Premio a la Mejor Dirección para el portugués Hugo Vieira da Silva) puede ser considerado el aporte más sorprendente del Palmarés Oficial del Bafici. Con las manos vacías quedaron algunos muy buenos títulos de la Selección Oficial Internacional, como la excelente película catalana La línea recta, el muy interesante film chino How Is Your Fish Today?, la rumana Bucarest 12:08, la francesa L’Année Suivante, la noruega Reprise, la estadounidense Old Joy, la danesa AFR... Como premios consuelo pueden computarse el de la crítica internacional agrupada en Fipresci para El telón de azúcar (magnífico documental sobre Cuba), el de Signis para la muy buena película alemana The Unpolished y el de la Asociación de Directores de Fotografía para la argentina El desierto negro, cuyo mayor aporte es, sin duda, el de ese rubro técnico.

Por el lado de la otra Selección Oficial del 9º Bafici, la Argentina, la más premiada resultó UPA! Una película argentina (codirigida por Santiago Giralt, Camila Toker y Tamae Garateguy), que además de obtener el del Jurado Oficial de esa sección como Mejor Película se llevó también el de la Asociación de Cronistas Cinematográficos. La León (ópera prima de Santiago Otheguy) recibió una mención especial del Jurado Oficial de su sección, que consideró que tanto Rafael Fillippeli como Raúl Perrone merecían compartir, ex aequo, el premio a la Mejor Dirección, el primero por Música nocturna y el segundo por Canadá. Nada por aquí, nada por allá para Pulqui, un instante en la patria de la felicidad, el documental de Alejandro Fernández Mouján sobre el artista plástico Daniel Santoro y su intento de poner a volar un simulacro a escala de cierto legendario avión peronista. Documental que para buena cantidad de los asistentes al Bafici (el cronista de Página/12 incluido, por cierto) fue una de las grandes revelaciones de todo el festival. En cuanto al Premio del Público, al cierre de esta edición pintaban como ganadoras El telón de azúcar, por el lado de la Selección Internacional, y Estrellas, en su par argentina. Pero teniendo en cuenta que en ese cómputo aún no había ingresado la rumana Bucarest 12:08, que puede presuponerse como fuerte candidata a este premio, convendría no tomar como definitiva la primera de esas proyecciones.

Al margen de los premios, debe recordarse que esta novena edición del Bafici se abrió en medio de confusas versiones sobre una quita de apoyo al festival por parte del Incaa, sucesivamente desmentidas y reconfirmadas en lo que se conoció como “la guerra de los comunicados”. El vertiginoso intercambio tuvo lugar días antes del comienzo del evento y fueron sus protagonistas Fernando Martín Peña, director del Bafici, y las autoridades del Instituto de Cine. El intríngulis se resolvió casi en tiempo de descuento, con un comunicado emitido por la Secretaría de Cultura de la ciudad... el mismo día del comienzo del festival. Allí se aseguraba que el Incaa aportaría finalmente la misma suma que viene destinando para sostener al Bafici, desde la primera edición de un festival que siempre funcionó como plataforma de lanzamiento para el cine argentino en el mundo. El comunicado emitido por Cultura de la ciudad parece haber zanjado, por el momento, al menos, el conflicto entre las partes.

Si algo está claro es que en su novena edición el festival porteño hizo honor a ese carácter, programando 35 largos y 39 cortos de producción reciente, que volvieron a desplegar la diversidad que siempre se le reconoció al Nuevo Cine Argentino. El nervio de El asaltante, en tiempo real y largos planos-secuencia; las infinitas variantes de documental abiertas por Pulqui, Estrellas, M y Fotografías; el drástico contraste que ofrecen la urgente UPA! y las elaboradísimas El desierto negro y La León; el rigor formal de El otro y el fantasismo desatado de La antena; el regreso a la nouvelle vague representado por Música nocturna y El hombre robado, son prueba más que suficiente de ello, más allá del agua cenagosa de las opiniones personales.

Compartir: 

Twitter
 

In Between Days consagró también a su actriz protagonista, Ji Seon-kim.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.