espectaculos

Jueves, 6 de diciembre de 2007

CINE › “JUSTICIA POR MANO PROPIA”, CON RICHARD GERE COMO PROTAGONISTA

Una violencia con glamour de videoclip

 Por Horacio Bernades

Desgraciado debut hollywoodense del hongkonés Andrew Lau (director de la muy buena trilogía Infernal Affairs, cuya primera parte reversionó Martin Scorsese en Los infiltrados), Justicia por mano propia empieza como drama social de máxima seriedad y termina comportándose como lo hacen los abusadores: manipulando a la víctima (el público) y usando la violencia en su beneficio. Llena de inauditas vueltas de tuerca, dejando un tendal de cuestiones cruciales sin resolver y glorificando al mismo personaje que en un comienzo presentó como neurótico y más tarde como psicópata liso y llano, esta película protagonizada por Richard Gere confirma que, si bien se ha vuelto un actor mucho más aceptable de lo que supo ser, a la hora de elegir proyectos, el galán de cabello cada vez más canoso sigue mal rumbeado (recordar las recientes ¿Bailamos? y Bee Season).

Gere es Errol Babbage, empleado del Departamento de Seguridad Pública y encargado, como tal, de cuidar que los abusadores sexuales no recaigan en el vicio. El guión presenta a Babbage como un tipo que se comporta con su “rebaño” (eso significa el título original, The Flock) como un cazador con su presa: esperando que cometan el más mínimo error para atraparlos, poniéndoles trampas si no lo hacen. El carácter de borderline en armas lleva a sus jefes a jubilarlo antes de tiempo, obligándolo además a entrenar, durante un par de semanas, a quien será su sucesora. Se trata de Allison Lowry (Claire Danes), una de esas novatas que parecerían recién salidas del cascarón. Lo cual no hace más que potenciar el estado de violencia interna en el que Babbage se encuentra. Violencia que aflorará, claro, cuando al tipo se le meta en la cabeza que alguna de las ovejas del rebaño tiene que ser responsable de la desaparición y presunta violación, tortura y muerte de una chica de las inmediaciones.

Justicia a cualquier precio es una de esas películas que, en tren de usar todo lo que tienen a mano (los antecedentes más destacados de sus autores son Anaconda y Anaconda 2), cambian de disfraz a cada paso. Empieza como alegato social, denuncia a su protagonista como un monstruo idéntico a aquello que quiere combatir (por las dudas que esto no quede claro, se lo explicita en off, de entrada y por duplicado), borra después con el codo lo que escribió con la mano, apela a una intriga del tipo “quién es el criminal”, abarata una temática difícil recurriendo a truquitos de suspenso, se mimetiza con el cine de torturas (estilo Hostel o El juego del miedo), demoniza a las víctimas y, finalmente, juega con la justicia por mano propia como solución a todos los males. Un tratamiento visual y narrativo de videoclip, lleno de artificios absolutamente fuera de lugar (flashazos visuales, inserts velocísimos, fotografía glamorizadora), termina por convertir al espectador en víctima de los peores abusos: los de guión y puesta en escena.

3-JUSTICIA POR MANO PROPIA

(The Flock) EE.UU., 2007.

Dirección: Andrew Lau.

Guión: Craig Mitchell y Hans Bauer.

Intérpretes: Richard Gere, Claire Danes, Kadee Strickland, Avril Lavigne y Ray Wise.

Compartir: 

Twitter
 

Richard Gere volvió a elegir mal.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.