espectaculos

Viernes, 7 de diciembre de 2007

CINE › EL FILM ANIMADO “BEE MOVIE”, DE SIMON J. SMITH Y STEVE HICKNER

Seinfeld lejos de la colmena

La película de Dreamworks se concentra en una abeja enfrentada al mundo de los hombres. Pero su mundo está hecho a imagen y semejanza de los humanos y abundan los chistes poco efectivos.

 Por Horacio Bernades

5

BEE MOVIE
EE.UU., 2007.

Dirección: Simon J. Smith y Steve Hickner.
Guión: Jerry Seinfeld y otros.
Voces de: Jerry Seinfeld, Renee Zellweger, Matthew Broderick, John Goodman, Chris Rock y Oprah Winfrey (versión subtitulada).

Nuevo producto de la factoría Dreamworks, Bee Movie es a la vez, o eso parece, un film de autor, en tanto Jerry Seinfeld aparece en condición de productor, guionista estrella y voz protagónica. ¿Qué puede tener en común el estudio que produjo las populares Shrek, Madagascar y El espantatiburones con el campeón de la stand up comedy, rey de la agudeza y la ironía? La respuesta es simple: tanto él como la megaproductora basan su oficio en el chiste. En el caso de Seinfeld, porque sin chistes no hay stand up. En el de Dreamworks, por considerar que nada genera mayor identificación en el público que un alud de referencias a hechos, gente y productos “que conocemos todos”. Si eso es lo que comparten ambas fuerzas motrices, ¿en qué se diferencia de los anteriores el nuevo producto Dreamworks? En poco y nada. Daría la sensación de que el amado Seinfeld, antes que funcionar como verdadera fuerza creativa, terminó “chupado” como firma de prestigio.

Saltando de una situación a otra como en la tele –y enterrando en el olvido cada secuencia anterior, con desmemoria también televisiva–, Bee Movie es la historia de la abejita Barry B. Benson (en las escasas versiones subtituladas que se estrenan en Argentina, resulta inconfundible el timbre nasal de Jerry Seinfeld), que se rebela contra el carácter colectivista de su comunidad. En tiempos de Guerra Fría esto pudo haberse leído como una poco disimulada diatriba contra el enemigo. En épocas de pax americana, el guión de Bee Movie (escrito por Seinfeld, al frente de un equipo de seis) exalta la mucho más políticamente correcta construcción de identidad personal, gestada mediante una relación, se diría que de amor-odio, con el mundo de los hombres. Tras intentar parecerse en vano a un escuadrón de abejas-vigilantes, autorizadas a volar por fuera de la colmena (menos mal que no lo logró, puede llegar a pensar el espectador), lo que mueve a Barry hacia la sociedad humana es la curiosidad, a partir del momento en que una pegajosa pelota de tenis lo eyecta hacia la ciudad. Más tarde serán la indignación y sublevación, al descubrir que la gente lucra con la miel que sus hermanos producen. Lo cual lo llevará a hacerle juicio a... la especie humana, en su conjunto.

Parábola del hijo pródigo, que tras renegar de los suyos vuelve a la colmena convertido en héroe, durante toda su primera parte Bee Movie apuesta, como Monsters, a la creación de una sociedad de pura imaginación. Pero esa apuesta se niega a sí misma, en tanto la sociedad apícola está hecha de ciudades, calles, vehículos, casas de familia, universidades y fábricas. En otras palabras, ese mundo, presuntamente librado a la imaginación, refiere sistemáticamente al mundo de los hombres. O lo que parecería ser lo mismo, al de la televisión. Oprah Winfrey le pone voz a un personaje y hay cameos de Larry King, Ray Liotta y Sting. Esa autofagocitación, sumada a una redoblada batería de chistes y reiterados juegos de palabras (la versión original extenúa todas las posibles asociaciones sonoras entre bee, abeja, y to be, ser, así como con los colores negro y amarillo), ayuda a banalizar una película que, de cualquier manera, da la impresión de no aspirar a otra cosa que eso: ser banal.

Compartir: 

Twitter
 

Sólo los que vean la versión subtitulada podrán apreciar la típica voz nasal de Jerry Seinfeld.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.