espectaculos

Jueves, 10 de enero de 2008

CINE › “SUSPIROS DEL CORAZON”, DE ENRIQUE GABRIEL

Costumbrismo de otra época

 Por Horacio Bernades

Hay en Suspiros del corazón una línea narrativa que pudo dar pie a una buena comedia absurda. Un día, un hombre se convence de que el horóscopo de una revista de fotonovelas ha acertado todas sus predicciones, obsesionándose con conocer al autor. Para averiguar quién es esa figura secreta se ofrece como actor de fotonovelas. Termina convertido en estrella del género, descubriendo lo que otro hubiera sabido prever: los horóscopos los escribe cualquiera, y lo que escribe es cualquier cosa. Pero Suspiros del corazón no se decide a hacer de esa su trama central, prefiriendo entrecruzarla con otras. Tampoco se juega por el absurdo, diluyéndolo entre anticuados costumbrismos, vulgatas de humanismo progre, una tímida historia de amor y una premisa de buddy movie.

Coproducción hispano-argentina, Suspiros del corazón es la cuarta película y el mayor desacierto de Enrique Gabriel, realizador porteño radicado en España, de quien se habían conocido Krapatchouk (1991), En la puta calle (1997) y Las huellas borradas (1999), que sigue apareciendo como la más sólida de las cuatro. Hombre de negocios madrileño, Fernando Valbuena de Montijos (Roger Coma) baja a Buenos Aires para sumar un nuevo éxito empresario a su brillante foja. Pero todo le sale mal y, sin empleo, techo o dinero necesita recurrir a un vecino escritor, que resulta ser su polo opuesto (Alejandro Awada). Valbuena es tan pragmático y eficientista como se supone que son los business men; la barba crecida y una bata raída, su vecino es tan romántico y bohemio como el lugar común solía indicarlo, por lo menos hasta cierta altura del siglo XX.

Si durante la primera media hora la cosa pinta para una suerte de Extraña pareja hispanoamericana, más tarde terminará desviándose hacia la consabida “humanización” del despiadado tiburón de los negocios, lograda gracias a los trabajadores de la revista, que parecen escapados de un sainete de Vaccarezza. Todos solidarios y desprendidos, el director de fotonovelas es un inmigrante judío amante de la alta cultura, que suele pelearse y amigarse con su camarógrafo, un rezongón anarquista español (Osvaldo Bonet) y cierto gesticulante tano antifascista, que trabaja en la imprenta. Y hay, claro, una chica a la que Valbuena mirará con simpatía.

Técnicamente pobre y con algunas actuaciones que están por debajo del standard mínimo, nunca queda del todo claro en qué época transcurre la película, suponiéndose que deberá ser más o menos por los años ’60. Aunque otras referencias parecerían correrla de los ’80 para acá, mientras que los personajes de la revista tiran todo hasta un siglo atrás. En términos de estética y concepción, el atraso parece bastante mayor.

4-SUSPIROS DEL CORAZON

España/Argentina, 2006.

Dirección: Enrique Gabriel.

Guión: Lucie Lipschutz y E. Gabriel.

Intérpretes: Roger Coma, María Dupláa, Alejandro Awada, Osvaldo Bonet y Henny Trayles.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.