espectaculos

Domingo, 24 de febrero de 2008

CINE › FESTIVAL DE PUNTA DEL ESTE

Unos premios con sabor a caipirinha

Brasil se llevó una buena porción de los festejos. Coutinho, Mejor Documental.

 Por Mariano Blejman

Desde punta del este

Un buen año para el cine brasileño en esta glamorosa ciudad charrúa, demasiado vacía de turistas como para estar en temporada alta. Estómago, de Marcos Jorge, se llevó el primer premio de la competencia oficial del Festival Internacional de Cine de Punta del Este, y Juego de escena, de Eduardo Coutinho, se quedó con el premio a la mejor película documental del festival, auspiciado por Página/12. El ganador de esta sección documental llamada “Puntadoc”, que este año homenajea a Gerardo Vallejo, recibió una estatuilla del artista argentino Adolfo Nigro en el cierre oficial del festival, ayer a las 21 en el cine Cantegril, plagado de celebridades. El mejor cortometraje fue para el también brasileño Allan Ribeiro, por El brillo de mis ojos, mientras que el premio Signis fue para La parabólica, del español Xabi Sala. Mientras tanto, la voz raspada de Graciela Borges y la figura esbelta de Natalia Oreiro daban vueltas por los pasillos del Cantegril.

No deja de ser un síntoma que tres de los premios más importantes fueran a parar a manos de trabajos brasileños, sobre los habituales galardones que el cine argentino se llevaba en Punta del Este. Quizás eso habla del momento del cine nacional, o tal vez del lugar que el cine nacional le da al festival de Punta del Este, que tiene una fecha bastante incómoda para aquellos que pretenden desembarcar en el Bafici, o que sólo puede recibir aquellos films que ya tuvieron un largo recorrido festivalero. El caso de Juego de escena, del gran Eduardo Coutinho, viene a confirmar que el realizador se maneja muy bien en el documental específicamente político pero, mejor aún, sabe acercar la cámara hasta la intimidad de los personajes, y es capaz de mezclar géneros, y usar los recursos del mundo del cine a gusto y piacere. El jurado de Puntadoc, conformado por la escritora y periodista Lorena Cancela, el cineasta Aldo Garay y el productor Guillermo Rossi argumentó que Juego de escena merecía el primer premio “por su reflexión desde el género, el rescate de historias intensas y hacer partícipe al espectador en el juego entre la realidad y la ficción”. Se llevó también una mención especial por el Programa Anual Sin Frontera (APWF, por sus siglas en inglés) Calle Santa Fe de Carmen Castillo (Chile/Francia), la reconstrucción de un hecho ocurrido el 5 de octubre de 1974, cuando, durante los primeros momentos de la dictadura de Augusto Pinochet, fue herida Carmen Castillo y muerto en combate su compañero Miguel Henríquez, jefe del Mir. Uno de los pocos premios para el cine argentino vino con la Mención especial del Jurado Puntadoc para Pulqui, un instante en la patria de la felicidad, de Alejandro Fernández Mouján, sobre aquel avión peronista que nunca tomó verdadero vuelo.

El primer premio de la Competencia Oficial para Estómago podría abrirle las puertas a la distribución en Argentina, una tarea dificilísima para los productos de países limítrofes. El jurado integrado por el escritor y periodista Fernando Butazzoni, el crítico brasileño Marcelo Janot, el uruguayo Alberto Farina, la productora Natacha López y el documentalista Sergio Sanz fueron los que dictaminaron el premio para Estómago, que cuenta la historia de un cocinero con dotes muy especiales que asciende rápidamente y luego cae en desgracia. Una historia sobre sexo, poder y arte culinario, alrededor del personaje Raimundo Nonato, uno de los miles de inmigrantes que llegan a San Pablo buscando subsistir. El hombre consigue un puesto en un restaurante, termina sorprendiendo a todos con sus dotes culinarias, es ascendido a encargado de la cocina, convierte en puro éxito el lugar, obtiene el amor de una prostituta a la que le cambia sexo por comida, pero todo adquiere un giro inesperado. ¿Qué sería el cine sin esos giros inesperados?

El Premio Revelación de la Competencia Oficial fue para La zona del uruguayo Rodrigo Plá, cuyo film fue coproducido por México y España; el Premio a la Contribución Artística fue para otra brasileña, Mutum, de Sandra Kogut; mientras que el premio a la Mejor Actriz fue para Haydée Faverola de la venezolana Postales de Leningrado, de Mariana Rondón. El premio Malcine es acompañado por la APWF, que gana, además, la posibilidad de participar en la selección oficial del Festival de Filadelfia. Y recibieron menciones Cerrajero de Shay Levert, Saciar el hambre de Flavio Stiavetti y el director Lucas Shannon, por Proyecto Diorama. Por último, el premio Signis Argentina (cuyo jurado estuvo compuesto por Priscila Aguirre, de Ecuador; Belén Baptista, Magdalena Torielli y Pablo Priano, de Uruguay, y Soledad López, de Argentina) fue por unanimidad para Xabi Sala y La parabólica por “el uso adecuado de los recursos cinematográficos al servicio de una idea que transmite la complejidad de los sistemas de información”. También recibieron menciones Ya salió el peine, de Américo Vega del Valle, y La Fu Námbula, de Verónica Paz.

Compartir: 

Twitter
 

PuntaDoc, auspiciado por Página/12, premió a Juego de escena, de Eduardo Coutinho.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared