espectaculos

Martes, 2 de septiembre de 2014

PLASTICA › LUIS PEREYRA EN EL MUSEO DE ARTES PLáSTICAS EDUARDO SíVORI

La duda como viaje y encuentro

El artista plástico y arquitecto presenta dibujos, objetos, cajas, fotos, partituras y música, reunidos en una micro-ópera que surge de haber aplicado “la duda creativa” y de “cuestionar los preconceptos adquiridos”.

 Por Ivana Sicolo *

El arquitecto y artista Luis Pereyra presenta, en el Museo Sívori, Dudandot. Micro-ópera realizada en cuatro actos, cuyo mensaje destaca la posibilidad de alcanzar logros significativos a partir de algo mínimo y circunstancial. Una obra participativa que estimula a los visitantes a desarrollar el pensamiento mágico-creativo a través de la ilusión.

En una primera etapa, la micro-ópera se desarrolla en un reino imaginario. En ella, la duda se coloca en distintas perspectivas y conforma, junto a una serie de pequeños personajes de madera pintados a mano por el artista, un mundo mínimo que nos interpela como sociedad. Los jóvenes dudan de todo, también el pueblo duda y reclama, pero los soberanos hacen oídos sordos. En un acto de fe se coloca a la nación por encima de la duda y el pueblo decide volver a creer. Pero sus líderes siguen sin escuchar y zarpan hacia el implacable mar de dudas que acaba arrastrándolos hasta el fondo, en el cual se pierden para siempre. La realidad tiene para el artista una estética encubierta y en su obra fluye el entorno, dando cuenta de las transformaciones y los cambios propios del contexto.

La esperanza llega en una segunda instancia de la obra, con los personajes nómadas de Pereyra, que forman el Dudandot World Tour. Estos viajan gestando una nueva red social, mientras se impregnan con conocimientos que absorben de los sitios que visitan. Posteriormente son inmortalizados por la fotografía en los lugares emblemáticos. Como si se tratara del reflejo de una de sociedad sin tierra que sueña con su espiritualidad, en vez de sujetarla a través de las mil tareas de la vida cotidiana. Finalmente, los personajes se reencuentran en el museo, donde interactúan con los visitantes en un juego de retroalimentación entre el artista, el público y su producción.

A partir de la década del ‘80, Pereyra sintió la necesidad de mirar hacia el afuera saliendo de la escena y entrando en la realidad, en un intento por captar lo cotidiano. Ya no era la emancipación del individuo lo que se revelaba como más urgente sino la libertad de la comunicación humana, de la dimensión relacional de la existencia. Y en un mundo en el que la alienante comunicación virtual es protagonista, a partir de dos estructuras mínimas de madera, el artista creó una nueva forma de interacción y vinculación social.

Utilizar la idea de lo múltiple es, para la cultura contemporánea, la posibilidad de inventar modos de estar juntos. La reciprocidad entre los artistas y sus producciones deriva en la exploración de las numerosas potencialidades del vínculo con el otro. Nicolás Bourriaud nos dice al respecto, en su libro Estética relacional: “El aura del arte ya no se sitúa en el mundo representado por la obra, ni en la forma misma, sino delante, en medio de la forma colectiva temporaria que produce al exponerse”. El espectador actual es el centro de un espacio de sociabilidad, en el que los aspectos expresivos y de participación colectiva son protagonistas. Para el arte contemporáneo, la obra se abre al espectador y rompe con la convención según la cual el artista crea y el público solamente recibe.

A partir de la década del ‘90, Pereyra trabaja con los mitos desde una perspectiva latinoamericana. Según el artista, la micro-ópera alejada de la fatuidad con el reciclado de materiales y la interacción con la gente desde lo sensible y la ilusión quizá nos plantea poner todo en tela de juicio para poder volver a jugar, a soñar, a imaginar lo que pudieron anhelar nuestros ancestros en las cumbres de Machu Picchu, en lo alto de las Pirámides Mayas o en la Isla de Pascua, entre otras.

Los bosquejos que el artista realiza, acompañando al proyecto, mantienen la serenidad y complejidad de las líneas y claroscuros que caracterizan a este talentoso dibujante. En éstos, la presencia del pasado se puede vislumbrar en algunas figuras antropomorfas. Los personajes de rostros sin identidad no gesticulan, simplemente existen de un modo autónomo y autosuficiente, como sucede en las representaciones de dioses mesoamericanos. Aquéllos eran conscientes de estar impregnados de poder, no necesitaban nada más para acentuarlo y, posiblemente, los personajes que dudan y se ilusionan en la micro-ópera también lo sepan.

Las direcciones conforman un rasgo destacado en la obra del artista. Ellas dan énfasis a lo que podría ser importante de descubrir. Tal es el caso de las pequeñas flechas que reemplazan las narices de las figuras y que señalan hacia sus bocas. Como si éstas relataran algo imprescindible que no podemos dejar de conocer. Algunos de los personajes también están enmarcados por direcciones circulares que conforman una fuerza centrífuga, que arrastra al espectador hacia el centro de la composición.

Con Dudandot Pereyra nos moviliza, tal vez, a cuestionarnos hacia dónde estamos yendo como sociedad. Y si hacia donde nos dirigimos es lo correcto para todos. Pero sus producciones no nos dejan sólo con el sabor de la incertidumbre; también nos proponen la búsqueda de una posible salvación a través del trabajo, la participación comunitaria y el reencuentro con la sabiduría de un pasado perdido. Aquel que aun hoy conserva su grandeza y nostalgia hacia unos dioses antiguos, cuyos templos y representaciones fueron alzados por amor a la vida, a la luz y al aliento divino que ellos sintieron latir en toda la naturaleza. (Hasta el 7 de septiembre, en el Museo Sívori, Av. Infanta Isabel 555, frente al Rosedal.)

* Licenciada en Artes. Area Investigación y Archivo de Arte Argentino del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Texto escrito especialmente para la exposición.

Compartir: 

Twitter
 

Vistas parciales de la muestra de Luis Pereyra en el Museo Sívori (en ambas fotos).
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.