espectaculos

Martes, 11 de diciembre de 2007

PLASTICA

El IUNA está en problemas

 Por Elsa Soibelman *

El IUNA tiene la importancia académica y artística de ser la única universidad de arte de Latinoamérica. Debería sobresalir por eso y por la producción teórica en arte que desarrolla su comunidad desde todos los claustros académicos. Sin embargo, con la profesora Liliana Demaio como rectora al frente del IUNA, se hace conocer por la falta de acciones que muestran y demuestran las actividades académicas respecto de la cultura y su inserción en la sociedad. Y lo que es peor aún, ahora se va a conocer por ser la única universidad nacional cuyo rector, en período democrático, utiliza métodos de la dictadura para eternizarse en el cargo.

El miércoles pasado la señora Demaio intervino el Area Trasdepartamental Docente del IUNA. En esa unidad académica cursan los estudiantes de todos los lenguajes artísticos que quieren ser docentes. Esa área, como todos los departamentos, fue a elecciones la semana del 1º al 5 de octubre para elegir Consejo y para que éste eligiera a través de sus representantes el decano. A Demaio y a sus acólitos no les satisfizo los resultados, ni del Area Docente que eligió a la profesora Susana Vega, ni del Departamento de Artes Visuales, que eligió a la licenciada Graciela Marotta, entonces resolvió poner una interventora con el nombre de “delegada normalizadora”, para la carrera docente y tiene pensado nombrar a Julio Flores en el Departamento de Artes Visuales.

La excusa es el voto de los docentes interinos. Soy docente interina: a mí y a muchos otros, con un promedio de veinte años de antigüedad en la carrera docente y una conocida trayectoria artística, seguramente otra universidad nos resguardaría y mostraría con orgullo, como masa crítica de recursos humanos destacable para la institución. Demaio y quienes se prestan a su juego golpista y excluyente quieren dejarnos afuera; creen que no tenemos derecho a elegir a nuestros representantes y a quien gestione en nuestros departamentos (facultades). Pasó mucho tiempo desde la noche de los bastones largos y desde la nefasta época del último proceso militar, y a los argentinos nos costaron muchas vidas y a la generación a la que pertenezco, muchos dolores para llegar y sostener la democracia en que vivimos. Por eso y porque creemos que debemos defender el sistema a pesar de sus defectos y posibles errores, no vamos a permitir el avasallamiento de la autonomía universitaria que sabemos que tiene su raíz en los departamentos, no en un rectorado que pretende actuar como un reinado.

Además, nos avala la Ley de Educación Superior, que pide el 75 por ciento de las carreras concursadas, para dejar fuera a los interinos de la elección, y el IUNA –por gestión de su rectora– ni de lejos alcanza esa cifra. Este accionar tiene un proyecto espurio que la moviliza: dejar a los interinos en la calle con el consiguiente achique de la universidad.

* Docente interina del IUNA. Artista plástica.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.