espectaculos

Miércoles, 5 de diciembre de 2007

DISCOS › AMY WINEHOUSE EN DVD

Una blanca-negra sin rehabilitación

I Told You I Was Trouble integra un show en Londres, junto a un documental que investiga el misterio de la cantante inglesa.

 Por Eduardo Fabregat

“They tried to make me go to rehab, I said no, no, no...”: es, seguramente, una de las frases del año. Por su honestidad brutal y por el contexto, una de esas canciones a las que le alcanza con sonar un par de veces en la radio para que quien esté cerca pare la oreja y pregunte quién es esa mina. Millones de personas se hicieron esa pregunta, convirtiendo en hit a Back to Black, segundo disco de Amy Winehouse. Pero lo curioso es que aún hoy, con ese disco y con el flamante DVD I Told You I Was Trouble a la vista, se siguen haciendo la misma pregunta. ¿Quién es Amy Winehouse? ¿La prometedora cantante que ya aparecía en Frank (2003), debut grabado a los 20 años? ¿La errática artista beoda que, en más de un show, apenas puede tenerse en pie y se olvida las letras, para desconcierto de un público extasiado por su voz? ¿La propulsora de escándalos tipo Sid & Nancy junto a su marido Blake Fielder-Civil? ¿Una Aretha Franklin blanca y en plan anoréxico?

Amy es todo eso y algo más. En el documental del DVD, una fan confiesa que, cuando vio uno de sus videos, algo no terminaba de cuadrar: “No me cerraba que esa flaquita insignificante tuviera semejante voz”, dice, y no le falta razón. Sobre el escenario del Shepherd’s Bush Empire londinense, Amy luce frágil, cohibida frente al delirio de la platea. Hasta que se lanza con “Addicted”, “Back to Black”, “Tears Dry on Their Own”, “Love Is A Losing Game” o el hit “Rehab” y esa voz, con la perfecta combinación de aspereza y terciopelo necesaria para abordar el jazz y el soul, lo gana todo. Como Joss Stone, Winehouse logra capturar el espíritu negro careciendo del factor genético, y lo hace con canciones llenas de alma, y una performance enriquecida por la paradoja entre su evidente timidez y la contundencia de su interpretación.

Así, I Told You I Was Trouble sirve como adecuado retrato de la cantante inglesa, que en estos días descartó nuevas presentaciones alegando un “cuadro de agotamiento”, contribuyendo así a su leyenda alcohólica. No solo por el brillante show retratado en el DVD, sino también por el documental, que incluye la filmación casera de su primera audición para Island Records, una simpática entrevista con papá Winehouse a bordo de su taxi y varias declaraciones de la artista, que analiza desde sus pasiones musicales y su berretín por los peinados exóticos hasta las cuestiones que llevaron a una canción como Rehab. Allí, Amy habla de sus problemas con el alcohol en pasado, explica que lo suyo fue un traspié sentimental que debió ahogar con algo y mira hacia delante con una confianza que las últimas noticias y fotografías escandalosas se empeñan en desmentir. No vale la pena juzgarla, o estigmatizarla como un Cobain con polleras. Simplemente cruzar los dedos para que, rehabilitación o no, haya más canciones con tanto fuego.

Compartir: 

Twitter
 

Una imagen rara para el caudal soulero de su voz.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.