espectaculos

Domingo, 8 de marzo de 2009

TELEVISION › GEORGE CLOONEY VUELVE PARA EL FINAL DE ER

Rating en terapia intensiva

 Por Guy Adams *

Desde Los Angeles

Alcanzó la fama como el eterno soltero de Holly- wood, pero George Clooney acaba de disparar una multimillonaria guerra de ofertas al aceptar volver a la serie televisiva ER en el atípico rol de un hombre de mediana edad casado y padre de mellizos. La cadena NBC anunció la semana pasada que triplicó el precio de los spots publicitarios de 30 segundos durante el episodio final de la serie, un especial de dos horas: de la tasa usual de 135 mil dólares, el espacio pasó a costar entre 425 y 500 mil. La decisión llegó en el medio de una palpable excitación pública por los últimos cuatro episodios del drama médico que lleva 15 años en el aire, y que tendrán como invitados especiales a Clooney y Susan Sarandon, además de una serie de figuras prominentes de ER.

Así, los espectadores esperan que Anthony Edwards y Noah Wyle vuelvan a recorrer los pasillos del County General Hospital de Chicago para el episodio 331, último adiós del programa, que se verá el 2 de abril. Julianna Margulies, que personificó a la enfermera Carol Hathaway –con quien el personaje de Clooney tuvo su historia amorosa–, también anunció su regreso al show, que lleva ganados 21 premios Emmy. Los detalles de la trama son un secreto bien guardado, aunque Margulies reveló que ella y Clooney pasaron dos días filmando en los estudios de Warner en Burbank (Los Angeles), donde se realizan las escenas fuera de locación.

La aparición de Hathaway con el alter ego de Clooney, el Dr. Doug Ross, proveerá una nota de final feliz para su discontinuo romance que, a pesar de ser una de las historias más duraderas de los últimos dramas de la TV estadounidense, nunca fue concluida apropiadamente. Los fans se enterarán de que la pareja está ahora felizmente casada y podrán ver a sus hijas mellizas de nueve años. “Podés ver una parte de su vida como es ahora. Es muy satisfactorio”, dijo Margulies en una entrevista con TV Guide, y agregó que aunque en los episodios finales se atarán varios cabos, la historia de la pareja desde que el mujeriego Dr. Ross dejó el hospital “podría ser todo un programa aparte”. Con respecto a sus sentimientos durante la filmación, señaló que se sintió “como si hubiera pasado toda una vida desde que dejamos el show en 2000. Pero en realidad nada pasó... la mitad del equipo está ahí, gracias a Dios. Somos una familia, fue como volver a casa”. Fuentes de Warner Brothers que no están autorizadas a hablar públicamente señalaron que el retorno de Clooney puede ocurrir en uno de los tres episodios que preceden al gran final. En uno de los otros capítulos, Sarandon aparecerá en el rol de una mujer cuyo joven nieto ha sido asesinado.

La decisión de NBC de terminar con la franquicia ER –que fue creada por el ya fallecido Michael Crichton y hoy es controlada por John Wells, uno de los más destacados productores de TV en Hollywood– echa luz sobre una tendencia preocupante para los amantes del drama televisivo, que está siendo reemplazado en las viejas cadenas por la más rentable programación de realities. ER tiene uno de los costos de producción más altos de la TV estadounidense: cuesta 12 millones de dólares por capítulo, mientras que un reality insume apenas una fracción de ese monto. Y mientras la audiencia de ER viene cayendo sistemáticamente desde su pico a mitad de los ’90 con 27 millones de espectadores –según la empresa medidora Nielsen, el episodio más reciente llegó a poco más de siete millones de televidentes–, los reality shows aseguran una audiencia masiva en un mercado cada vez más fragmentado. El programa semanal más grande de la televisión de Estados Unidos es American Idol, que consigue 26 millones de espectadores en las dos noches a la semana en que se emite.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Clooney, de nuevo como el Dr. Ross.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.