espectaculos

Martes, 4 de enero de 2011

TELEVISION › EL TRECE LE ARREBATó EL PRIMER PUESTO A TELEFE

El rating se gana bailando

Con un promedio de 10,1 puntos, el canal dirigido artísticamente por Adrián Suar resolvió el problema de las tardes y los fines de semana entregándose a ShowMatch y sus ciclos derivados. La de 2010 fue la temporada de menor encendido televisivo de este siglo.

 Por Emanuel Respighi

Esta vez no les entregaron a los empleados del canal botellas de champagne con la etiqueta Don Primerón, le champú de les champions, como cuando el por entonces Canal 13 había ganado el mes de octubre de 2002 después de un largo reinado en manos de Telefe. Pese a que el objetivo alcanzado fue muy superior a aquel mes en el que pudo quebrar la hegemonía de la competencia, en esta ocasión el festejo en El Trece por haber sido el canal más visto de 2010 fue medido. Al fin y al cabo se trataba de un hecho consumado desde hacía semanas, cuando –aunque muchos insistieron hasta último momento en que la competencia entre los canales líderes era reñida– la tendencia en el comportamiento de la audiencia hacía imposible pensar en una resurrección de la pantalla de Telefe en el último mes. El 2010, entonces, terminó de la mejor forma para el canal dirigido artísticamente por Adrián Suar, que con un promedio de 10,1 puntos destronó por dos décimas a Telefe del liderazgo absoluto de la TV argentina.

Antes de analizar la temporada en términos de ganadores y perdedores, vale la pena destacar un dato que arroja 2010. Un dato que seguramente en estos días pasará inadvertido para el público en general y para los “analistas” que suelen eclipsarse con el resultadismo deportivo del quién le ganó a quién en el que se convirtió el rating en los últimos años. La información más relevante del año que acaba de terminar es que la de 2010 fue la temporada de menor encendido televisivo del siglo XXI. Los 31,4 puntos que promediaron los cinco canales de aire a lo largo del año significaron un descenso de casi un punto respecto de 2009 (cuando la sumatoria total había arrojado 30,5 puntos) y de ocho puntos con relación a 2004, cuando el promedio había alcanzado los 39,1. La continua baja del encendido televisivo seguramente tenga que ver con la incorporación a la vida cotidiana de Internet y consolas de videojuegos, pero ningún programador puede seguir creyendo que el lugar que la TV está perdiendo obedece sólo a artefactos tecnológicos que se suman al hogar. Una televisión que circula alrededor de un único programa deja afuera a todos aquellos televidentes que no gustan de dicho contenido. Tan frío como contundente, el derrotero del encendido televisivo es una señal de alarma que parece pedir, como mínimo, mayor pluralidad de contenidos.

La victoria anual de El Trece después de muchos años bajo la sombra de Telefe fue el resultado de virtudes propias y problemas ajenos. Puertas para adentro, Suar supo en este 2010 conformar una programación integral como nunca antes lo había logrado. Históricamente ganador del prime time, esta vez resolvió el problema de las tardes y los fines de semana del canal entregándose completamente a ShowMatch y sus ciclos derivados. Así, con la temporada más exitosa del programa de Tinelli (obtuvo 29,9 puntos de promedio), profundizó la ventaja en la grilla nocturna, y con Este el show, Sábado show y La cocina del show acabó con todos sus males. La buena performance de Malparida –luego de que la opción A, Alguien que me quiera, no funcionara en términos de audiencia– y el digno acompañamiento de Para vestir santos terminaron de conformar una programación que dio sus frutos a largo plazo.

En la vereda de enfrente, Telefe arrancó el año con nueva directora artística –Marisa Badía reemplazó a Claudio Villarruel– y logró imponerse en los primeros siete meses del año, con Botineras y el Mundial de Fútbol como estandartes de una programación que, sin embargo, mostraba signos de debilidad. La decisión de estrenar Secretos de amor en pleno Mundial de Fútbol fue una jugada de riesgo que llevó a que tres meses después la telenovela de Soledad Silveyra fuera levantada en consenso con On TV, la productora de los ex gerentes. Mucho peor resultó el andar de Caín & Abel, que con un ShowMatch encendido y copando todos los canales intentó hacerle fuerza al boom Tinelli desde octubre en competencia directa, pero –pese a su calidad técnica y actoral– nunca pudo traccionar la audiencia necesaria para sostenerse en el prime time. Tres meses después de su estreno, y declaraciones cruzadas mediante, Caín y Abel fue levantada unilateralmente por el canal para poner una nueva edición de Gran Hermano. Una jugada entendible, pero que tal vez habría obtenido mejores resultados si Telefe hubiese estrenado en octubre el reality show y dejado que Caín & Abel comenzara una vez que ShowMatch terminara su temporada.

Entre la virtud de El Trece de haber encontrado la estrategia correcta y los inconvenientes internos de Telefe, el canal dirigido por Suar pudo pasar al frente del rating anual en noviembre. Hasta octubre, de hecho, Telefe se mantenía al frente por una décima: recién en los últimos dos meses, El Trece le arrebató el liderazgo con la finalización de Bailando por un sueño. De hecho, si se contabiliza mes a mes, Telefe ganó los primeros siete (enero se lo llevó por sólo una centésima) y El Trece “sólo” los últimos cinco. O sea: El Trece ganó menos meses que Telefe, pero la ventaja que sacó en los parciales mensuales en los que se impuso le bastó para convertirse en el canal más visto del año después de varias temporadas. Para ello, claro, tuvo que resignar definitivamente el perfil de calidad y prestigio que construyó desde su privatización, para mutar en la pantalla popular que otrora era potestad de Telefe. Por el rating, todo.

Fuera de la competencia por el primer lugar, la pantalla enlatada de Canal 9 –que este año contó con Duro de domar y TVR como refuerzos– mantuvo su lugar en el podio, con una media de 5,1 puntos. La planificación de una pantalla periodística-chimenteril “en vivo” de América no le alcanzó al canal, sin embargo, para saltar al ansiado tercer lugar, y tuvo que conformarse nuevamente con la cuarta posición, con un promedio de 4,7 puntos. Por su parte, Canal 7 quedó en la quinta posición con 2,8 puntos, una audiencia superior a su media histórica gracias a las ficciones que estrenó (Ciega a citas, Contra las cuerdas), al Fútbol para Todos y a los derechos de transmisión del Mundial de Fútbol de Sudáfrica.

Compartir: 

Twitter
 

La que terminó fue la temporada más exitosa del programa de Tinelli.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.