espectaculos

Viernes, 6 de abril de 2012

TELEVISION › VOLVER A NACER, NOTABLE FICCION SOCIAL DE CANAL 7

Un intrigante policial negro

La miniserie de trece capítulos protagonizada por las hermanas Melina y Julieta Petriella se basa en la apropiación de bebés durante la dictadura para construir un relato que combina la lógica del entretenimiento con el compromiso con su tiempo.

 Por Emanuel Respighi

Los concursos de contenidos de ficciones federales para la Televisión Digital organizados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) han provocado un giro copernicano en la industria de la TV local. Como en ningún otro momento de la historia del medio, la posibilidad de que nuevos jugadores puedan producir historias ficcionalizadas le otorgaron a la pantalla una riqueza y variedad de propuestas impensadas hace tiempo, cuando las productoras mainstream (Pol-Ka, Underground-Endemol) eran las únicas abastecedoras del mercado. El hecho de que nuevos actores sumaran miradas, lenguajes y temáticas que no estaban presentes en el género, en cierto modo representa una renovación artística que debe celebrarse. Hoy, el universo ficcional de la TV argentina es más amplio y rico que hace dos años. Y la ficción social se convirtió en un género en sí , con propuestas que saben combinar la lógica del entretenimiento con el compromiso. Volver a nacer, la ficción que esta semana Canal 7 estrenó en su pantalla (lunes a jueves a las 22.30), es el más reciente exponente de esa transformación.

Concebida con la clara finalidad de echar luz sobre uno de los aspectos más crueles de la última dictadura militar, como lo es la apropiación de bebés nacidos en cautiverio por parte de los genocidas, Volver... tiene la virtud, sin embargo, de trascender el compromiso que motivó su génesis para constituirse en una ficción atractiva. Es que, amparada en un necesario criterio artístico, en función de optimizar la concientización social que propone, la ficción escrita por Sol Levinton y Ricardo Morteo es mucho más un intrigante policial negro en el que se cuela la temática de la apropiación de bebés que un ensayo político social camuflado de ficción. La manera en que está estructurado el relato, combinado con una prolija puesta y una excelente fotografía, le imprimen al programa un armazón artístico que nada tiene que envidiarle a las más logradas propuestas comerciales.

A lo largo de 13 capítulos, Volver a nacer narra la vida de dos hermanas gemelas (las también hermanas en la vida real Melina y Julieta Petriella), hijas de detenidos-desaparecidos durante la última dictadura militar, que fueron apropiadas y separadas al nacer. Las dos tienen vidas muy diferentes. A Pilar (Melina) la cría un ex oficial de Inteligencia y vive en la ciudad de Buenos Aires. Hoy está casada y es dueña de una escuela de danza clásica. Por su parte, Soledad (Julieta) fue regalada al nacer por un cura a una pareja que vive en un pueblo en el interior del país y allí crece sabiendo que es adoptada, aunque sin conocer su verdadero origen. Soledad es maestra de una escuela en Laguna Verde, un pequeño pueblo. A los 31 años y sin conocer su verdadera procedencia, por diferentes motivos, las mujeres buscan recuperar sus verdaderas identidades, contra todo y contra todos. Incluso contra sus propios prejuicios y miedos.

Claro que esa historia, que le permitirá a Pilar y Soledad renacer para poder comenzar a vivir una vida que les pertenece y les fue robada en los años de plomo, es sólo una parte de una trama mucho más compleja, un pequeño rompecabezas que irá tomando forma de cuentagotas, en efecto homeopático. Y es en ese punto en el que la manera en que está estructurado el relato cobra un significado que potencia y enriquece al mensaje. En efecto, el verdadero motor de la trama es una historia policial en la que se mezclan el periodismo de investigación y los negocios turbios ligados a la “seguridad”, a partir de la muerte del compañero de un periodista (Fabio Di Tomaso), que hará lo que sea necesario para esclarecer el hecho. En esa búsqueda –periodística y personal– lo acompañará su hermano fiscal, a cargo de la “causa Monteagudo”, que sigue los pasos de un agente de Inteligencia de la dictadura (Daniel Fanego) que se apropió de un bebé y que tres décadas después es citado por la Justicia. El destino hará que ambas causas estén íntimamente relacionadas. Coproducción de Astro Films y Atuel Producciones, Volver a nacer cuenta con la dirección de Daniel de Felippo y un elenco que completan Federico D’Elía, Rita Cortese y Alicia Zanca, entre otros. Hijo audiovisual de la actual sociedad argentina, el unitario es la más clara expresión de cómo es posible ser contemporáneo a su tiempo sin por eso perder relato y atracción televisivos. Una muestra más de que la ficción, cuando está bien contada y actuada, puede acompañar los procesos sociales y aportar una mirada sobre lo que ocurre en la vida real. Bienvenido el intercambio, entonces.

Compartir: 

Twitter
 

Las hermanas Petriella encarnan a dos gemelas que fueron apropiadas y separadas al nacer.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.