espectaculos

Jueves, 13 de julio de 2006

TELEVISION › LA VERSION LATINA DE “AMERICAN IDOL”

En busca de freaks latinos

 Por Emanuel Respighi

Tras la repercusión que tuvo “American Idol” en Estados Unidos, donde su quinta temporada fue seguida por más de 28 millones de espectadores semanales (con un pico de 60 en el programa final), el reality show que busca nuevos talentos musicales estrenó ayer su versión latina. Con el mismo sarcasmo, ironía y crudeza del original, muy alejado del lacrimógeno “Operación triunfo” local, “Latin American Idol”(por Sony, miércoles a las 20) demostró en esta versión que la galería de freaks no es exclusiva del país gobernado por Bush. En América latina también se consiguen. Presentada como “la superproducción artística más importante de la historia de la TV regional”, “Latin American Idol” une a toda América latina en busca del nuevo ídolo pop del siglo XXI. Conducido por Monchi Balestra y Erika de La Vega, la primera sensación que dejó la adaptación local de “American Idol” es que se trata del formato ideal para cualquier productor en busca de un éxito: no falla. Es que la materia prima del ciclo, los millones de extraños candidatos que desean ser cantantes (muchos de los cuales realmente creen serlo), es infinita. La audición que realizaron en Caracas, eje del envío de ayer, es representativa: producidos hasta el hastío (extraños peinados, tatuajes y colgantes de todo tipo), adolescentes excitados se presentaron a la convocatoria, uno más llamativo que otro. Todo sirve con tal de llamar la atención del jurado. Se sabe: la afinación o el manejo de la voz, en estos programas, son secundarios. Siempre es bueno contar con gente extraña, fenómenos de feria y/o patéticos participantes para atraer a los espectadores.

En busca de conformar un equilibrio justo entre lo artístico y lo bizarro, la escala latinoamericana de “American Idol” repite formato, aspecto, escenografía y estructura. La única diferencia es que el jurado made in EE.UU., conformado por la cantante pop Paula Abdul, Simon Cowell y Randy Jackson, es aquí reemplazado por el productor portorriqueño Gustavo Sánchez (autor de “Provócame”, hit que popularizó Chayanne), la mexicana Elizabeth Mesa y el cantante cubano Jon Secada. Pero sólo se trata de un cambio de nombres. “¡Cantas muy mal y suenas peor!”, “¿Quién te dijo a ti que cantas?” o “¡Vete de aquí! ¡Suenas horrible!” son algunas de las consideraciones que el jurado escupe sin ruborizarse. Todo sea por lograr esos mágicos segundos de fama... Mucho más, encima, si la audiencia se multiplica por millones en toda América latina.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.