espectaculos

Domingo, 14 de diciembre de 2014

TELEVISION › UN DOCUMENTAL VALIENTE

Gorilas en peligro

En el inicio de Virunga hay un poderoso e impactante clip a la manera de un racconto histórico del Congo. Del exterminio llevado a cabo por el rey belga Leopoldo II al asesinato de Patrice Lumumba, de la apropiación económica del pasado a la del presente, con los minerales que son utilizados en los equipos tecnológicos. En esa cinta de Moebius violenta y rapaz, el documental expone la costumbre en tiempos de colonialismo de mutilar a los nativos que desobedecieran cualquier norma. Minutos después la cámara del director Orlando von Einsiedel se detiene en Kaboko, un gorila de montaña al que le falta una mano que perdió por obra de un cazador furtivo. La parábola es evidente y no hay necesidades de trazos gruesos. Es un momento único del documental. El resto de la producción, por su parte, se divide en dos grandes momentos. El que busca dar a conocer el trabajo y la dedicación de los guardaparques de Virunga, y otra que recorre los carriles más o menos convencionales del documental de denuncia sin dejar de mostrar (más que explicar) el caldeado contexto civil. Casi como separadores aparecen postales de ese lugar apacible donde hay un volcán en permanente actividad.

En el primer tramo aparecen los gorilas en su entorno (comiendo papas fritas, jugueteando con humanos) y los alegatos de héroes anónimos entre los que se destacan el conservacionista Vibeke Venema y Emmanuel de Merode, director del parque. “Tengo dos familias, una con humanos y la otra con gorilas”, dice un emocionado Venema. El otro, miembro de la realeza belga, se vuelve la voz de la formalidad, casi una voz en off del documental. “Esta batalla no la ganaremos con las armas, tenemos que utilizar a los medios de comunicación”, se le escucha decir a De Merode en una reunión. En abril de este año, De Merode sufrió un atentado que casi le cuesta la vida, lo cual refleja el estado de las cosas en Virunga y la urgencia con la que trabajó el equipo de documentalistas. Otro síntoma de época es que las imágenes de archivo provienen en su mayoría de Al Jazeera y no de señales de países centrales.

Otra de las frases que se esparce como pólvora la pronuncia un contratado por Soco, la petrolera británica que tiene interés en explotar el área. El francés, que hace el trabajo sucio de la empresa, se suelta frente a una periodista encubierta: “¿A quién carajo le importa un mono?”. Es el mismo sujeto que, segundos después, sin ningún tipo de tapujos, dice que los congoleños llevan la violencia en la sangre y que se puede ver en sus ojos. Claro que lo expresa frente a una cámara oculta y el recurso puede pecar de arbitrario en relación con lo que Virunga pretende demostrar. La relación entre el racismo (eurocentrismo en este caso), la explotación al Tercer Mundo, la corrupción y la destrucción de la naturaleza nunca quedan tan explícitas como con ese enunciado.

Tras la introducción y esos dos actos llega el momento de mayor tensión del montaje. Cuando se reanuda el fuego entre el ejército congoleño y los rebeldes del M-23. La acción y adrenalina le ganan, es cierto, a la profundidad del relato, pero el espectador puede sentir el silbido de las balas y el miedo de los animales. Aunque sobre el final haya una extraña serenidad y cierta esperanza, con ese gorila recién nacido que es encontrado por los reservistas junto a su madre.

Los realizadores de Virunga apuntan que en la página web del documental (VirungaMovie.com) hay más información para seguir las novedades del caso. “Para nosotros se trata de que el mensaje de los guardaparques y de la comunidad se amplifique. Porque esto es para las futuras generaciones de congoleños”, apunta Von Einsiedel. “No es un conflicto que se haya zanjado”, aclara DiCaprio. “En junio, la petrolera implicada anunció oficialmente que iba a cesar sus operaciones en la zona. Para muchas personas, eso significa que el parque ya está resguardado y eso no es así ni por asomo. La compañía sigue ahí, el mensaje de Virunga llegó, pero el parque sigue en peligro”, alerta su director.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.