espectaculos

Domingo, 22 de febrero de 2015

TELEVISION › ZAMBA PASO POR LOS EMMY KIDS INTERNATIONAL

Otra excursión para el asombro

El niño que desde su Clorinda natal viaja en el tiempo contándoles la historia a los más pequeños fue parte de la entrega del prestigioso premio televisivo. Y aunque no ganó, la producción que se emite por Pakapaka llamó la atención de la industria internacional.

 Por Emanuel Respighi

Desde Nueva York

Zamba no fue un programa planeado con lógica comercial para “ganar” premios.

La confirmación de que se puede jugar de igual a igual con los grandes productores de animación de calidad del mundo: ésa fue la sensación que dejó el paso de La asombrosa excursión de Zamba por el Emmy Kids International, el galardón dedicado exclusivamente al género infantil. No hubo estatuilla para el niño que desde su Clorinda natal viaja en el tiempo contándoles la historia a los más pequeños con una simpleza y un lenguaje propio que le valió que el jurado del Emmy haya nominado como mejor animación a la producción que se emite por Pakapaka. No hubo victoria, tampoco tristeza, en el salón del Chelsea Piers, a orillas de un Hudson helado que fue testigo de la venia de la industria global a un contenido local que parece marchar por el buen camino. Finalmente, la estatuilla en la categoría en la que competía Zamba fue a parar a manos de la producción francesa Les as de la jungle a la rescousse, por méritos más estéticos que narrativos.

Cuando se está nominado a un premio de tanto nombre como un Emmy, las reales motivaciones y finalidades por las que una producción audiovisual fue concebida se dejan de lado. Al menos por el rato que dura la ceremonia de entrega. Se sabe: La asombrosa excursión de Zamba no fue un programa planeado con lógica comercial para “ganar” premios. Desde su génesis, allá por 2009, la producción de El Perro en la Luna pensó en un personaje que fuera capaz de acercarles a los más chicos a los acontecimientos y personalidades más relevantes de la historia argentina. El programa fue, desde entonces, una suerte de medio audiovisual que pudo despertar la curiosidad infantil sobre temas que hasta ese momento eran abordados exclusiva y gélidamente en las aulas a través de pesados (en más de un sentido) libros de historia. Zamba desafío ese modelo, abrió otras instancias formativas y se constituyó como una herramienta de apoyo escolar que hoy en día dinamiza el ámbito escolar en muchas escuelas del país. Incluso hasta les facilitó a los padres la compleja tarea de explicarles a los hijos problemáticas complejas u olvidadas en algún lugar del cerebro. Haber estado nominado en los Emmy no es poco. Claro que no hay premios consuelos que valgan. Ni siquiera para Zamba.

“Poder hacer un programa que aporta valores y entretiene, en una pantalla prestigiosa como la de Pakapaka, trabajando con artistas talentosos y llegar a estar nominados a un Emmy es entender de que se está yendo por el buen camino”, reflexiona Sebastián Mignona, de El Perro en la Luna, productora realizadora de Zamba. “Estar acá es hacer industria. La única manera de llegar a este tipo de lugares y competir es persistir las veces que sean necesarias. Siempre poniendo a resguardo el contenido, que en definitiva es lo que hace que la producción argentina sea muy singular”, subrayó el productor apenas finalizada la ceremonia de entrega.

Entre las salutaciones de rigor con productores de Europa y América, hubo un denominador común que matizaron las charlas con los responsables argentinos de Zamba: la manera que encontró el Estado argentino para transmitirles de manera simple temáticas complejas a los más chicos. En efecto, el episodio por el que la serie, que ya tiene 100 capítulos realizados, estaba nominado era “La asombrosa excursión de Zamba en la Casa Rosada”, un episodio en el que el encantador personaje intenta entender cómo una democracia se convierte en una dictadura y los atroces efectos que tuvo la Junta Militar que se mantuvo en el poder entre 1976 y 1983. En cierta manera, Zamba tiene la virtud de pensar a los héroes en términos reales, desde el general José de San Martín hasta Manuel Belgrano, entre otros. Y que los villanos sean nada más y nada menos que Videla y compañía.

“La nominación de Zamba, y este capítulo en particular, es una señal, un llamado de atención y un verdadero estímulo para todos los que hacemos Pakapaka y Zamba”, detalla Marcelo Lirio, coordinador general de Producción de la señal dependiente del Ministerio de Educación. “Significa un reconocimiento al esfuerzo y al interés del Estado en facilitar herramientas significativas que permitan que los niños y niñas puedan acceder al conocimiento mediante propuestas innovadoras, entretenidas y con profunda sensibilidad artística.”

Más allá de la tristeza por no haberse alzado con la estatuilla, lo cierto es que Zamba fue la primera producción de animación estatal en tener semejante reconocimiento. En tanto cara visible de Pakapaka, con propuestas que alrededor de su figura trascienden la pantalla y llegan incluso al teatro musical, Zamba parece tratarse de un personaje de enorme potencial para seguir creciendo. No sólo por la penetración que sus historias tienen en un público voraz como el infantil, sino porque su figura trasciende al mismo programa de TV: desde hace un tiempo La asombrosa excursión de Zamba pasó a ser simplemente Zamba, a secas. El desafío, entonces, pasa por cómo ese contenido estatal formativo puede ampliar sus recursos y dar un salto masivo de penetración a través de merchandising o juegos alrededor de Zamba. ¿Es posible desde la órbita estatal “comercializar” un personaje potencialmente masivo como Zamba? La respuesta parece ser afirmativa, siempre y cuando no traicione los valores y sentidos identitarios que Zamba pone en juego en cada episodio. El desafío parece estar al alcance de la mano. Quien quiera ver, que vea.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.