espectaculos

Sábado, 10 de mayo de 2008

VIDEO › A TRAVéS DEL UNIVERSO, MUSICAL DIRIGIDO POR JULIE TAYMOR

Los años ‘60, en clave beatle

La película recorre, sin profundizar, los dorados sixties, con el cancionero de Lennon & McCartney en la mano y un paneo por el contexto político y cultural. Participan, entre otros, Bono y Joe Cocker.

 Por Horacio Bernades

“¿Is there anybody going to listen to my story?”, pregunta el chico en una playa desolada, mirando al espectador a los ojos. Es el comienzo de Across the Universe, musical que recorre la entera década del ’60 con el cancionero beatle en la mano, y que desde fines del año pasado viene haciendo bastante ruido, si no a través del universo, sí en festivales y salas comerciales del planeta Tierra. Presentada internacionalmente en el Festival de Toronto, nominada como mejor película en los Globos de Oro y al mejor vestuario en la última entrega del Oscar, el musical dirigido por Julie Taymor (especialista en el género y realizadora de Titus y Frida) se lanza en la Argentina con el título A través del universo. El sello LK-Tel la presenta en estos días en edición de dos discos, uno de los cuales está enteramente dedicado a los abundantes extras.

Con guión de los autores de The Commitments, A través del universo sigue las andanzas de un grupo de chicos que a mediados de los ’60 coinciden en el Village neoyorquino, en los tiempos que van de las primeras luchas por los derechos civiles a la plena guerra de Vietnam. El grupo de amigos está encabezado por Jude, chico de Liverpool que un día deja los astilleros y cruza el Atlántico en busca del soldado yanqui que a fines de la Segunda Guerra dejó embarazada a su mamá. En Nueva York se hace amigo de Max, que en algún momento será convocado a Vietnam, y se pone de novio con la rubia Lucy. Jude, Lucy, y también la querida Prudence, la sexy Sadie, JoJo, la encantadora Rita, el doctor Robert y Dr. Kite: una de las ideas que animan A través del universo es la de ilustrar el universo entero de Los Beatles, personaje a personaje. Y canción a canción, of course.

Una friolera de 34 temas de Lennon, McCartney, Harrison & Starkey (fragmentos de temas, las más de las veces) es interpretada por los propios actores sin seguir un orden cronológico, sino de acuerdo con lo que indique la necesidad de cada escena. “All my Loving” puede venir a continuación de “Revolution”, ésta después de “Something”, y así. Los chicos no lo hacen mal –sobre todo el protagonista, que canta parecido a Sting– y en ocasiones reciben una pequeña ayuda de sus amigos. Representando varios personajes y moviendo siempre las manitos como bajo un ataque de parkinsonismo leve, Joe Cocker hace una buena versión raspada de “Come Together”, mientras que a cargo de Bono queda “I am the Walrus”. Además de cantar, el líder de U2 interpreta al Dr. Robert, veterano hippón que lleva a pasear a los protagonistas en un magic bus, todo lleno de flores y colores.

No son Los Beatles los únicos evocados: el dramático vibrato de Sadie y sus sacudones en escena remedan inconfundiblemente a cierta chica llamada Janis (aunque la muy lookeada Dana Fuchs luce más parecida a Cher que a Joplin). Más que los solos del morocho JoJo, lo que alude a Hendrix son su vincha y camisas floreadas: otra vez el look en lugar del carácter. Sería un error esperar del film de Taymor una inmersión a fondo en la época o algún enfoque nuevo sobre Los Beatles, el pop, el rock, el siglo o cuanto menos la década. La ambición de A través del universo es ilustrar una que sepamos todos, y eso rige tanto para las canciones como para los hitos históricos. Que obviamente van de las drogas a la marcha sobre Washington y de allí al asesinato de Luther King, la psicodelia, la libertad sexual y la lluvia de napalm sobre la selva asiática.

Algunos covers ofrecen variaciones originales: la versión melanco-ralentada de “I Wanna Hold your Hand”, el gospel de “Let it Be”, el cuarteto de cuerdas que acompaña “If I Fell” o la traslación instrumental de “I Read the News”. Cuando no caen en el kitsch, los números musicales pueden mostrar imaginación. Así sucede con el reloj de pared que puntúa cada “Yeah, Yeah, Yeah” de “It Won’t Belong”, en la escena del llamado a Vietnam (con el icono del Tío Sam cantándole un amenazante “I Want you” a los conscriptos) o cuando un grupo de soldados carga a la Estatua de la Libertad por la selva, quejándose de que “She’s so Heavy”.

Compartir: 

Twitter
 

A través... ilustra el universo entero de Los Beatles, personaje a personaje.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.