espectaculos

Sábado, 8 de octubre de 2011

VIDEO › TRISTáN BAUER Y CHE - UN HOMBRE NUEVO, UNA PELíCULA CON MATERIAL SORPRENDENTE

“Buscamos hacer un retrato riguroso”

En la película que Página/12 ofrece mañana a sus lectores, el realizador de Iluminados por el fuego y Cortázar se dio el lujo de acceder a material audiovisual raro o inédito, aunque destaca que “bajo ningún motivo pienso que ésta sea ‘la’ película del Che”.

 Por Oscar Ranzani

Doce años les demandó a Tristán Bauer y a Carolina Scaglione la investigación para realizar el documental Che - Un hombre nuevo, considerada la biografía más completa que se ha hecho sobre Ernesto Guevara y que Página/12 ofrece mañana a sus lectores como compra opcional. No es casual que el director de Iluminados por el fuego haya posado su mirada en el guerrillero heroico: Bauer nació en 1959, el año en que se gestó uno de los acontecimientos más relevantes de la historia del siglo XX, la Revolución Cubana. “Haber nacido en ese momento, ese acontecimiento que para mí fue uno de los fundamentales del siglo pasado, me marcó muy fuertemente. Y a partir de ahí, viviendo y recorriendo América latina con una cámara, durante mi juventud, fui descubriendo la figura del Che, que siempre me resultó muy cautivante”, admite Bauer.

El director de Che - Un hombre nuevo traza una nueva mirada sobre Guevara que incluye un retrato íntimo de su vida hasta su faceta más pública en el contexto histórico que le tocó vivir. En ese sentido, construyó una estructura narrativa alejada de los documentales más convencionales para que fuera la propia voz del Che (y en algunos momentos la de su sobrino Rafael “Taco” Guevara) la que cuente su historia. “Buscamos un retrato riguroso desde el punto de vista historiográfico. Y por eso, lo que fundamentalmente tiene este trabajo es una investigación periodística, biográfica e histórica muy profunda. Y consistió en trabajar y en andar atrás de materiales de archivo, de documentos históricos que nunca se habían revelado: profundizamos en esa línea”, completa Bauer.

Uno de los grandes méritos de Che –ganador como Mejor Documental en el Festival de Montreal y del Premio Balance de Oro en Pantalla Pinamar– es que, si bien Bauer y Scaglione entrevistaron a todo aquel que pudiera aportar datos que enriquecieran la biografía, el director del documental no recurrió a las entrevistas en cámara, sino que las dos horas del film se sostienen con un notable material audiovisual inédito, parte del cual Bauer consiguió gracias a la colaboración de la familia Guevara que, sin duda, le aporta esa nueva mirada a la vida del revolucionario argentino-cubano. “Aleida March tuvo una generosidad inmensa con nosotros, pero tuvimos que explicarle a lo largo de los años cuál era la mirada que queríamos tener”, afirma Bauer, quien recalca que la familia de Guevara recibió muy bien la película. “Siempre quedaba claro que era nuestra mirada. Para Aleida acompañarnos en el trabajo de una biografía sobre su esposo amado no ha sido nada fácil, pero la verdad es que ellos tuvieron una actitud inmejorable; más que ejemplar, diría, para con nosotros.”

“Esto es lo único e íntimamente mío, e íntimamente conocido de los dos que puedo dejarte ahora”, le dice Ernesto Guevara a su mujer, Aleida March. Su voz puede escucharse en una vieja grabación que le obsequió poco antes de ir a luchar a Bolivia, donde finalmente fue asesinado, hecho del que mañana se cumplen cuarenta y cuatro años. Y después de ese mensaje a Aleida, se lo escucha al Che recitar el poema “Los heraldos negros”, del peruano César Vallejo. Antes de filmar este documental, seguramente a Bauer muchos le habrán dicho que sobre el Che estaba todo dicho. Pero el mencionado poema y otro numeroso material histórico tanto público como íntimo (incluyendo documentos que tenía el ejército boliviano y a los que Evo Morales facilitó el acceso) da la clave de que Un hombre nuevo es la biografía más completa. Bauer agrega: “El documental puede gustar más o menos, pero desde el punto de vista histórico tiene un valor muy importante, revela muchos de estos materiales que abren nuevas ventanas para redescubrir al Che”.

Es de suponer lo difícil que resulta sintetizar 39 años de una vida muy intensa en poco más de dos horas: Bauer comenta que quedó mucho material sin mostrar. “Y uno hace un recorte. No es que se propone hacer una síntesis sino que determina un camino, busca una línea de narración y trata de moverse dentro de esos ejes. Bajo ningún motivo yo pienso que ésta sea la película del Che, o una síntesis de esos 39 años. Sería imposible. Yo creo que es nuestra mirada hecha desde el rigor histórico y desde una valoración hacia la figura del Che.”

Además de imágenes del Che en diferentes sitios como, por ejemplo, en la vieja Checoslovaquia (donde expuso sobre la política revolucionaria) y en la República Popular China en 1960 (donde se lo ve comiendo arroz con palitos), el film también contiene imágenes de la infancia de Ernesto Guevara en Alta Gracia, donde se menciona que, ya de chico, le gustaba escribir. Si se tiene en cuenta que Bauer realizó películas sobre la vida de escritores fundamentales como Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, no es casual que este documental refleje también la faceta de escritor que tenía el Che. “Era un apasionado por la literatura, un lector empedernido desde niño y alguien que escribía, siempre acompañado por pequeñas libretitas.” Y explica que Guevara tenía una característica de doble y, a veces, de triple escritura. “Fue muy curioso encontrar pequeñas libretas que él llevaba en los combates, donde anotaba con un impulso su primera sensación. Después, bajo la forma de un cuaderno, se transformaba en una reflexión más intensa, más profunda, más analítica de esa experiencia vivida y, muchas veces, esto pasaba a una escritura en mecanógrafo que, a veces, incluso tomaba forma de un libro. La palabra fue muy importante en la vida del Che”, considera Bauer.

Lo llamativo de este asunto es que, generalmente, hay hombres de acción, y en el otro terreno, hombres reflexivos: en el Che convivían el espíritu apasionado con la mente fría. “Yo creo que eso tiene que ver mucho con la argentinidad del Che y la pertenencia a su generación. Ese niño que, por un lado, andaba por las sierras de Córdoba, que era una aventurero, que en su adolescencia tomó una bicicleta con un motorcito y recorrió el país con una ansiedad por descubrir, al mismo tiempo se sumergió en la biblioteca de su padre y leyó a los clásicos de la literatura, se interesó por la Guerra Civil Española y quiso leer permanentemente, y profundizar”, cuenta el director. Entre tantos momentos felices del trabajo, Bauer expresa que una de las experiencias más gratificantes fue la filmación en la Sierra Maestra junto a Ernesto, hijo menor del Che. “Fue hermoso recorrer de la mano de Ernestito esos paisajes, esos lugares y ver la sorpresa en los campesinos cuando descubrían que quien nos acompañaba y nos guiaba era el hijo del Che. Algunos lucharon con él, otros eran hijos o sobrinos de los que lucharon. Y desde lo paisajístico es un lugar muy bello. Hicimos todo a lomo de mula y caminando. Fue una experiencia maravillosa y conmovedora desde todo punto de vista”, recuerda el cineasta.

Bauer no se planteó dirigir esta película pensando en quienes comulgan con el Che o para contar a las nuevas generaciones o a quienes no conocen su vida quién era. “Nos planteamos ser sinceros con nosotros mismos y hacer una película que refleje esta investigación tan intensa, tan profunda, y por supuesto, queriendo ser absolutamente respetuosos de esa vida humana tan profunda como la del Che.” Y le resulta “complejo” expresar cuál es el legado del Che en el siglo XXI. “Lo que sí puedo decir es que una de las figuras centrales, fundamentales para toda nuestra América, es la del Che. Y es una figura que va a seguir creciendo y siendo un referente cada vez mayor.” También comenta que “tanto en el mundo donde predomina el capitalismo como en los distintos intentos del socialismo, la palabra del Che es muy vibrante, muy fuerte. Seguirá para siempre”.

Compartir: 

Twitter
 

“La palabra fue muy importante en la vida del Che. Era un apasionado por la literatura, un lector empedernido.”
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.