espectaculos

Sábado, 15 de diciembre de 2012

VIDEO › EL RASCACIELOS LATINO, DE SEBASTIAN SCHINDEL

La leyenda urbana del Dante

Según el documental de Schindel, el mítico Palacio Barolo de la Avenida de Mayo no sería otra cosa que un mausoleo levantado en homenaje a Dante Alighieri, con la posible intención de depositar en él las cenizas del autor de La divina comedia.

 Por Horacio Bernades

Con su estilo gótico-romántico lleno de detalles y relieves, de volúmenes y salientes, con su inconfundible cúpula que remata en un impensado faro, con sus aires exóticos, los hermosos herrajes de sus ascensores y el mármol de los pisos de la galería central, el Palacio Barolo es, desde hace casi un siglo, una de las perlas más preciadas del collar arquitectónico porteño. Considerado único y destinado desde hace tiempo a oficinas comerciales, como todo edificio añoso el Barolo esconde, detrás de sus galerías, balcones y volutas, las historias más diversas y sorprendentes. Mucho más sorprendente que las que pueden albergar el Kavanagh, el Alas o el Palacio Alcorta. Según dicen, el edificio entero no sería otra cosa que un Danteum, un mausoleo levantado en homenaje a Dante Alighieri, con la posible intención de depositar en él las cenizas del autor de La divina comedia, cumpliendo un deseo que (créase o no) el propio autor habría dejado expreso en su obra más célebre.

Tras los secretos del Barolo fue el realizador Sebastián Schindel, codirector de los documentales Rerum Novarum y Mundo Alas, entre otros. Fruto de esa investigación es El rascacielos latino, que tras su presentación en el último Bafici se estrenó en cines un mes atrás, brindando sus últimas funciones hoy a las 15 y mañana a las 18, en el Bajo Plaza del Centro Cultural General San Martín. Quien no pueda ir no deberá hacerse drama: lanzada por el sello Epoca junto a otros dos documentales (ver aparte), El rascacielos latino estará llegando en los próximos días a videoclubes selectos y casas de venta de videos, sobre todo de la zona de Corrientes y Callao. “¿Por dónde empezar a investigar?”, se pregunta Schindel, de cuerpo presente. “¿Qué es lo que hay que investigar?”, se preguntará el lector. En principio, la historia del edificio, tal como la cuentan documentos, libros y archivos. Edificio que el industrial textil Luis Barolo, inmigrante italiano, encargó a su compatriota Mario Palanti, y que empezó a construirse en 1919, inaugurándose en 1923.

En su momento el más alto no sólo de Argentina sino de Latinoamérica, el Barolo (que algunos llaman Pasaje y otros Galería) medía cien metros desde la base hasta la cúspide. Es en ese punto donde del terreno edilicio se va pasando a uno más simbólico, ya que cien son los cantos en los que se escande La divina comedia. Y hay quienes sostienen que las tres partes en las que se organiza el edificio corresponden, a las de la obra de Alighieri: Infierno, Paraíso y Purgatorio. Vestido con un piloto oscuro, que connota su condición casi de detective de film noir –y por extensión, al Barolo como el personaje misteriosamente desaparecido de un policial negro–, Schindel recorre bibliotecas, visita archivos, consulta a especialistas. Especialistas en arquitectura, en Dante, en ocultismo finalmente. Es que tanto Barolo como Palanti eran masones, Dante fue Gran Maestre de una orden secreta y expresó, en su obra mayor, el deseo de que sus cenizas reposaran bajo la Cruz del Sur. Ese grupo de estrellas es visible sólo en el Hemisferio Sur, donde según el mito medieval se asentaría el mismísimo Purgatorio.

Un día al año, la Cruz del Sur queda alineada con la cúpula del Barolo. La Cruz del Sur, la cúpula, el faro que apunta al cielo, una escultura hoy misteriosamente desaparecida, emplazada justo en medio de la galería. Escultura destinada tal vez a albergar las cenizas del poeta, ubicadas justo “en el eje ascensional de las almas”. Paparruchada o delirio místico, leyenda urbana o ficción verdadera, ocultismo de ocasión o auténtica conspiración secreta: El rascacielos latino despliega, bajo la forma de un documental noir, la exuberante colección de historias, mitos o leyendas que subyacen a esta joya del urbanismo porteño.

Compartir: 

Twitter
 

Un día al año, la Cruz del Sur queda alineada con la cúpula del Barolo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.