espectaculos

Martes, 17 de junio de 2008

TEATRO

La ficha

Paco Giménez es actor y director de teatro, y ama el canto, su primera pasión, a la que retornó en su unipersonal Paco Peca (dirigido por Marcelo Massa, en El Portón de Sánchez). Aún se recuerda Choque de cráneos (1990), obra que impactó cuando la trajo al C. C. Rojas desde Córdoba, junto a La Cochera (nombre del grupo y del teatro que fundó en su provincia). Allí dirigía y actuaba cruzando climas y textos de Los siete locos y Los lanzallamas, de Roberto Arlt. El currículum de Giménez dice que se inició en la Escuela de Artes de la Universidad de Córdoba, que logró becas y recibió distinciones y se afirmó a su regreso a la Argentina tras su exilio en México durante la última dictadura. Estrenó numerosas obras, y no sólo con los elencos por él formados, como Enfermos del culo y Luminarias; La noche en Vela, inexpresable amor (de 1992, inspirada en Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes); Manjar de los Dioses; Ganado en pie (transfiguraciones del sentimiento patriótico) y Fiori di merda, inspirado en novelas y películas de Pasolini. Intimatum (con Los Delincuentes), “especie de bestiario del drama moderno”, supuso trabajar sobre personajes de Madre Coraje, de Bertolt Brecht; El jardín de los cerezos, de Anton Chejov; El gran dios Brown, de Eugene O’Neill; El balcón, de Jean Genet; y, entre otros, Casa de muñecas, de Henrik Ibsen. Al estreno de Los últimos felices, Giménez suma Peligran los vasos, en Córdoba; y un proyecto en Buenos Aires. “Será un bestiario sobre el teatro posmoderno surgido en la Argentina de los ’90. Nuestro Virgilio –afirma– será Jorge Dubatti (investigador teatral), como antes, en Intimatum, lo fue el libro El teatro de la rebelión, de Robert Burstin; y ahora es Beatriz Sarlo.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.