espectaculos

Sábado, 11 de junio de 2011

MUSICA

Leda Valladares, hondura y humildad

En el largo camino recorrido por Pedro Aznar, hay nombres emblemáticos que aparecen ligados a su historia. Están Charly García y Pat Metheny, claro, y el Mono Fontana –de quien aprendió al sumarse a Madre Atómica–, y Gustavo Moretto, el siguiente maestro en Alas. “Me parece lógico que aparezcan estos nombres, todos saben que toqué con ellos, cuánto los respeto y admiro, lo que me enseñaron. Yo insistiría en que no se olvide a Leda Valladares como una maestra fundamental”, advierte.

–¿Qué le enseñó?

–Una comprensión diferente del canto, de la melodía, de la relevancia de la música de raíz. No en un sentido nacionalista torpe, sino antropológico. Ella me hizo descubrir música raigal, de tradición oral, que viene de vieja data, como pueden serlo el flamenco, el blues o el choro, ancestral. Son músicas que comparten el no tener un afán esteticista ni académico, no están ahí para demostrarle nada a nadie, están nada más y nada menos que para comunicar lo más profundo del ser humano, lo más doliente. Es música que se mete sin decirlo, con absoluta humildad, pero con una hondura asombrosa, con las grandes preguntas. Y ni siquiera lo dicen expresamente. En los blues o en las coplas o en las bagualas no te vas a encontrar con preguntas metafísicas planteadas como tales, pero son músicas que no hacen otra cosa que hablar de eso. Leda trascendió lo musicológico y lo antropológico. Fue una gran comunicadora, una gran docente, y también una gran recopiladora, hizo un trabajo de campo impresionante.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.