espectaculos

Sábado, 11 de junio de 2011

MUSICA

Obsesivo no, incansable

Además de compositor, arreglador, multiinstrumentista y cantante, Aznar se ha destacado por su trabajo como productor de una cantidad de grupos, solistas y producciones especiales. Para muchos de ellos –como el brasileño Vitor Ramil o la cantante de jazz Roxana Amed–, su sello como productor ha sido de hecho una suerte de carta de presentación. “Tenés la ventaja de que cuando producís a otro, podés usar más ampliamente tu escucha desacoplada, una escucha con distancia que cuando hacés lo propio es más difícil de usar”, define su trabajo. “Como productor te ofrecen ese rol precisamente para que seas la mirada global, para que estés viendo el alcance grande de esa obra. Es un hermoso ejercicio. Algo de lo cual aprendo mucho también para mi propio trabajo. No lo hago con ese fin, pero termina resultando un ejercicio de amplitud de mirada que me sirve también para mi propio trabajo como artista.”

–Puede adivinarse como un productor obsesivo, muy en el detalle...

–Más que obsesivo, diría incansable.

–Bueno, si lo prefiere, suena mejor.

–Obsesivo no me gusta, conlleva algo negativo. Soy de buscar hasta encontrar lo que quiero, tome el tiempo que tome. Pero obsesivo sería alguien que no sabe cuándo parar, alguien que tiene una compulsión. Yo busco hasta que encuentro lo que quiero, o lo que me parece más cercano a eso. Si en alguna instancia siento que hay algo que está haciendo que se pierda lo macro por lo micro, lo dejo. Ya está, es suficientemente cerca de lo que me imaginé, más que esto no puedo, listo. Es un trabajo muy intenso que lleva mucho tiempo, meses. Salvo que me tiente mucho, no lo hago más.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.