espectaculos

Sábado, 12 de abril de 2014

MUSICA › ALFREDO PIRO SE PRESENTA ESTA NOCHE EN ULTRA

Un intérprete con voz propia

 Por Cristian Vitale

Lleva un largo trayecto ya, pero es la primera vez que Alfredo Piro graba un disco con todas canciones propias. Se llama El tiempo de los necios y lo define a partir de un eje tripartito en plan bien debute: autor-compositor-intérprete. “Yo no lo elegí así, habrá sido mi subconsciente”, se ríe él, poco antes de mostrar su nueva criatura esta noche a partir de las 21 en Ultra (San Martín 678). “Creo que la necesidad se traduce en poner en mi propia voz, mis propias palabras, en vencer, después de muchos años, un prurito indeleble que estaba implícito a la hora de preguntarme cómo componer un tango, por ejemplo. Tardé muchísimos años en comprender que el prejuicio estaba implícito en el condicionamiento del “género”, en lugar de dejar que salga solo. Fue casi terapéutico. Que salga lo que tenga que salir y después ver con qué género se vestirá”, despliega Piro, sobre un trabajo que al final concretó con doce temas producidos por Richard Coleman, atravesados por el desprejuicio. “Mi norma es la búsqueda constante porque, claro, el artista que no es curioso perece en el intento de gestar su propia obra”, determina el hijo de Susana Rinaldi y Osvaldo Piro.

–Cuna tanguera, gusto zitarroseano, lazos con el rock, impronta punk, ¿hay una síntesis?, ¿se puede llegar a un punto que homologue sus influencias?

–Calculo que es este disco porque significa, en el mejor de los casos, una respuesta o devolución sobre cómo un artista puede ser capaz de dejarse influir. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de “música popular argentina”? Yupanqui, Troilo, Spinetta, García, por ahí pasa.

Piro fue a buscar el nombre del disco a su adolescencia. A los 16 años, puntualmente, cuando escribió “El tiempo de los necios” –el tema–, influido por el post punk, cierta liturgia católica y algo que él define como “prosapia gótica”. “De aquella letra originaria quedó poco y nada... solo rescaté la primera frase (‘Nada puedo ver si en mis ojos no hay lágrimas’) y el segundo estribillo que justamente dice: ‘Este es el tiempo de los necios, de los que ahogan su suerte en resentimiento’. Hoy tiene otra resignificación eso, desde ya. Considero que la nomenclatura propone una reflexión sobre una realidad actual binaria que en un punto me molesta bastante”, sostiene este cantante nacido en Mar del Plata hace 41 años, que ya les ha puesto voz a varias orquestas –la Filiberto y la de Leopoldo Federico, entre ellas– además de haber grabado seis discos como solista, unificados bajo una intención, pese a la infinidad de influencias y búsquedas que los impregnan: “Siempre me interesó jugar, armar cierta construcción lúdica en el sentido conceptual de cada trabajo discográfico. En este caso, decir que necios hay en todas partes y en todos los tiempos”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Un intérprete con voz propia
    Por Cristian Vitale
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.