espectaculos

Jueves, 1 de marzo de 2007

PLASTICA › OPINION

Virtudes del montaje

 Por Alberto Giudici *

El Nunca Más de León Ferrari, realizado para la edición en fascículos del Informe de la Conadep sobre el terrorismo de Estado realizada por Página/12, es un corpus visual que ilumina, con el lenguaje del collage, el horror de una época. De ahí que las 49 láminas que el propio León preparó en 2006, recopilando esos y otros trabajos posteriores, funcionan como un gran panóptico que hiela la sangre; además del genocidio que el libro desgrana, sus imágenes devienen un tábano implacable sobre la red de complicidades que en su momento tejieron los mismos sectores poderosos que hoy claman la pacificación. La portentosa imaginería de León lo hace posible.

El collage es el medio de expresión preferido de Ferrari. Se mueve en él como pez en el agua. Uniendo imágenes-significantes sin una aparente relación causal entre sí, teje una red de significados que funcionan como un único discurso, y que desde su propia construcción formal se recicla y actualiza siempre. Es un montaje, eso que Eisenstein, en relación con su estética del cine, llamaba de “atracciones”: imanes que operan sobre el espectador alumbrando otros sentidos de lectura. Suntuosos cardenales haciendo el saludo nazi frente al Führer, mientras otros, en gesto reverencial, se inclinan frente al dictador Videla. Un cuerpo colgado de un brazo con pesas en los pies en un grabado del siglo XVII, mientras el médico policial Bergés, especialista en detener la tortura un segundo antes de la muerte, mira embelesado la escena. “Mira”: virtudes del montaje-collage. Imágenes de la iconografía cristiana, que son como un manual de torturas y horrores sin fin, mientras Videla por un lado, Hitler por otro, acarician amorosamente sendas cabezas de niños. Recortes de diarios. Cuerpos hallados en las costas del Río de la Plata. Comprensiva declaración del Episcopado en marzo del ’77. Un bello mascarón de proa, el de una fragata llamada Libertad. Rodeándolo, León, con su menuda caligrafía transcribe el testimonio de Scilingo sobre los vuelos de la muerte y el sentido de honor con que los oficiales asumían la magna tarea...

Como el gran John Heartfield, que en los años ’30, con parecidos procedimientos (el fotomontaje) desmontó la maquinaria del nazismo, León ha legado, de hoy y para siempre, un nunca más que es exactamente eso: Nunca Más.

* Curador de la muestra de León Ferrari.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Virtudes del montaje
    Por Alberto Giudici *
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.