futuro

Sábado, 30 de marzo de 2002

donde se da la respuesta al problema de Galileo y se agrega una pregunta más

 Por Leonardo Moledo

–A propósito de Galileo –dijo el Comisario Inspector– que, como todo el mundo sabe es uno de los héroes favoritos de la policía...
–No cabe duda –dijo Kuhn– el paradigma policial coincide exactamente con el galileano.
–Bueno –dijo el Comisario Inspector– no discutamos estos enojosos problemas, que tenemos poco espacio. Susana Roitman, desde Córdoba, nos manda una carta que quiero citar en parte:

“Queridos Comisario y Kuhn:

Me parece que la carta de Galileo a Sarpi, de 1604, donde expresaba el notable enunciado por ustedes resumido no tiene desperdicio así que me atrevo a una cita más larga, si nadie se opone.
`Reflexionando sobre los problemas del movimiento para los cuales (...), me faltaba un principio totalmente indudable que pudiera poner como axioma, he llegado a una proposición que tiene mucho de natural y evidente; y supuesto esto demuestro luego todo el resto, en especial que los espacios atravesados por el movimiento natural están en proporción doble del tiempo y que por consiguiente, los espacios atravesados en tiempos iguales son como los números impares ab unitate. Esto es, que el móvil natural va aumentando de velocidad en la misma proporción que se aleja del punto de partida...` (De estudios galileanos, A. Koyré.)
O dicho en criollo el espacio recorrido en el movimiento uniformemente acelerado que es el de la caída de los cuerpos será proporcional al cuadrado del tiempo transcurrido desde el momento inicial.Es decir, si en el primer segundo se recorrió en total un metro, en el segundo segundo (valga la redundancia, el eco, la retumbancia o como se llame) se recorrieron cuatro, el el tercero nueve y así.”

–Esa es la respuesta –dijo Kuhn–, como aclara también Alexis Tcach, que empieza su carta diciendo “soy un lector silencioso del suplemento, tal vez porque me dan miedo ciertas figuras de autoridad”.
–Siempre dije que los filósofos atemorizan –dijo el Comisario Inspector.
–No cabe duda –dijo Kuhn–. No cabe ninguna duda. La ley de caída de los cuerpos dice que el espacio recorrido es proporcional al cuadrado del tiempo transcurrido. Y la suma de los números impares 1 + 3 = 4, 1 + 3 + 5 = 9, 1 + 3 + 5 + 7 = 16, va dando, justamente la sucesión de los cuadrados. La ley, enunciada modernamente, dice que e = 1 2 g.t2, donde g es la aceleración de la gravedad.
–También escribieron viejos amigos nuestros como Daniel Rosenvasser y Gustavo Soprano –dijo el Comisario Inspector–, y ahora dejo planteado un pequeño enigma: ¿Por qué la suma de los números impares da la sucesión de los cuadrados?

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Por qué? ¿Y hay un porqué en estas cuestiones?

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.